La increíble historia del padre y el hijo que cumplieron 11 años el mismo día

papa e hijo cumplen 11Dos de mis mejores amigos de adolescencia, Pablo y Javier Hurlé, tenían una madre peculiar. La rareza de esta simpática señora radicaba en que decía tener 12 años, cuando en realidad multiplicaba por cuatro esa edad. Siendo como es hoy 29 de febrero seguro que adivináis dónde estaba el secreto.

En efecto, es una broma muy común entre los “agraciados” con tan inusual fecha de nacimiento quitarse años por lo legal. Pero la historia de este padre e hijo que acabo de encontrar en Neatorama (véase foto) se lleva la palma. El chaval nació el 28 de febrero de 2001, por lo que ayer cumplió 11 años. Mientras que su padre nació el 29 de febrero de 1968, por lo que descontándose los 33 años no bisiestos que ha vivido, tal día como hoy cumple también 11 años. ¿Cuándo se ha visto que un hijo cumpla 11 años un día antes que su padre? Nunca, porque es del todo imposible, pero algo hay que hacer para salir en las noticias. ¿Verdad?

Por cierto. Si la probabilidad de que algo así suceda debe ser muy escasa, imaginaos lo rarísimo que debe ser tener “trillizos bisiestos”. En la prensa lo anuncian como el único caso mundial. La verdad, yo no se cual de las dos cosas es más complicada de ver desde el punto de vista estadístico, pero me encantaría averiguarlo. ¿Algún matemático en la sala se atreve a hacer números?

Me enteré leyendo Neatorama.

¿Por qué hace más frío cuanto más alto subimos, si se está más cerca del sol?

Estas cosas que pasan… El otro día un familiar me preguntó el por qué de algo que le parecía sumamente contraintuitivo. ¿Por qué cuanto más subimos, más frío hace, si en realidad nos vamos acercando más al sol, y por tanto debería hacer más calor?

Cuando una porción de aire se calienta cerca de la superficie de la tierra, esta tiende a subir (el principio fundamental del aerostato). Pero si esto es así ¿por qué no hace entonces más calor ahí arriba? Bien, la respuesta está en la presión atmosférica, o por resumir, en el peso de la columna de aire que hay sobre un punto cualquiera.

Bien, a medida que esa porción de aire caliente se mueve a regiones altas, la presión atmosférica sobre ella desciende. (El descenso es de 1 milibar por cada 9 metros de ascenso, o lo que es lo mismo 110 milibares por cada kilómetro que subamos). Y cuando ese aire caliente se adentra en las regiones de baja presión tiende a expandirse, lo cual hace que se enfríe. Esto es así porque para expandirse el aire necesita efectuar un trabajo, y la única fuente de energía de la que puede nutrirse para efectuar dicho trabajo es la térmica. Esta reducción de temperatura producida por la expansión del aire puede establecerse en unos 5 grados por cada 1000 metros de ascensión.

Pero para que ese aire suba a enfriarse a las alturas, antes tiene que calentarse en las “bajuras”. ¿Cómo? Bien, ahí entra el hecho de que el aire es transparente, lo que hace que la radiación solar lo atraviese casi limpiamente sin que los fotones le cedan energía. Cuando estos fotones llegan al suelo (o al agua) transfieren su energía generando calentamiento, y es desde estos medios (tierra o agua) desde los que se produce una cesión de calor al aire colindante, principalmente a través del espectro infrarrojo. De ahí que cuanto más cerca del suelo, más caliente esté el aire.

También hay que tener en cuenta (siquiera anecdóticamente) que la Tierra está viva geológicamente, y que el interior del planeta cuenta con su propia “calefacción”. Parte de este calor también asciende a la superficie, especialmente si te encuentras en una zona activa geotérmicamente (como bien saben los turistas que visitan el Parque Nacional de Timanfaya en Lanzarote).

Pero todo esto, lo de intentar comprender las cosas de forma intuitiva y no de manera empírica, me hizo recordar lo sencillo que resulta ser engañado por los sentidos (y aquí incluyo al sentido común). O por decirlo de un modo más pedante. ¡Cuan aristotélicos somos todos en cierto modo! Aristóteles (como todo hijo de vecino) creía en sus sentidos, él veía cada mañana salir al sol por oriente. Veía al astro trazar un círculo en el aire sobre su cabeza, y esconderse por occidente. Con todas estas pistas, parecía claro que el sol giraba alrededor de la Tierra, y teniendo en cuenta que algo similar pasaba también con las estrellas, estaba claro que la Tierra debía ser el centro del universo.

Basándose en concepciones como estas, aparéntemente lógicas aunque erróneas, los clasicos griegos idearon hermosas historias totalmente “aristotélicas” que no pasarían un control de calidad científico en nuestros días. Y sí, estoy pensando en el arquitecto Dédalo intentando escapar volando de la isla en la que él y su hijo eran retenidos.

Pasemos por alto la imposibilidad de volar con alas de pájaro sin músculos pectorales inimaginablemente poderososos; el “fallo” científico que me preocupa está relacionado con el título del post. Todos sabéis que Ícaro desoyó el consejo paterno y voló muy alto, más cerca del sol, y que de este modo la cera que daba soporte a las plumas de sus alas se derritió, precipitándolo al mar y hacia la muerte.

Y es que en nuestros días, cualquier niño que haya hecho una excursión a lo alto de una montaña (de esas que no eran especialmente altas en Atenas, recordemos que su mitológico monte Olimpo queda en Macedonia, mucho más al norte) sabría que efectivamente Ícaro debería evitar subir mucho con sus alas emplumadas si quería ahorrarse problemas. Pero no el que nos cuenta la historia clásica (de hecho a mayor altura más se solidificaría la cera y por tanto más seguras serían las alas) sino el verdadero problema: vestido con un taparrabos, el frío allí arriba debía ser endemoniado. ¡La pulmonía no se la evitaba nadie!

Tal vez por cosas como estas Platon me ha resultado siempre más simpatico. Y es que desde el punto de vista científico Platón hilaba algo más fino que Aristóteles, ya que era consciente de que los sentidos nos engañaban y de que la verdad se encontraba oculta en un mundo ideal, del que apenas divisábamos sombras. Bien podríamos imaginar hoy que era en ese platónico mundo de las ideas en el que se encontraba latente el método científico, esperando aún al nacimiento de Descartes para irrumpir con fuerza.

Ya puedes reservar el nº2 de la revista Amazings

Después del inesperado éxito que obtuvimos en Amazings con el lanzamiento de una revista en papel, realizada íntegramente por blogueros, acabamos de meternos en el segundo capítulo del fregado. (¿Qué fue de aquello de que lo digital acabaría con el papel?)

En apenas dos días desde que el proyecto se hizo visble en Lánzanos, hemos alcanzado y superado el 40% del objetivo final. ¡No damos crédito! (Sí, exactamente igual que los bancos).

La gente me suele preguntar cómo funciona eso del “crowdfunding”, palabro compuesto inglés que podríamos traducir como “financiaoporlapeña“, y cuales son sus ventajas a la hora de vender lo que sea. Bien, obviamente la ventaja es que te hace jugar sobre seguro. Nosotros no haremos la revista a no ser que encontremos previamente la bolsa de compradores, porque pagar p’a no cobrar es tontería (y arruina mucho).

En Amazings hicimos números. Supimos que las imprentas (por ejemplo) son más baratas cuantos más ejemplares encargas. Y que las empresas de distribución te hacen más o menos caso, según el volumen que les entregues. Además queríamos que los colaboradores y el maquetador (que se pegan un curro estupendo escribiendo esos magníficos e inéditos artículos) recibieran algo más que una palmadita en la espalda de agradecimiento. Así que para que todo cuadrara establecimos una cantidad de dinero necesaria: 16.000 Euros.

La respuesta popular en aquel primer número fue asombrosa, obtuvimos casi 25.000 (un 145% del dinero necesario). Por las trazas que lleva este segundo número, que puedes reservar ya a través de la plataforma Lánzanos, la historia parece que va a volver a repetirse.

Y es que 100 páginas de divulgación, sin publicidad, en papel de calidad, en tamaño buzón de correos para llevárselo a cualquier parte, y con el cariño y dedicación del trabajo artesano, por solo 9 euros entregado en tu casita no es dinero. Sí, estoy pidiéndote apoyo, lo reconozco… pero más triste es de robar.

La aventura nos ha aparecido tan apasionante que los cuatro fundadores del blog acabamos de crear recientemente Amazings S.L. (En plena crisis y fundando empresas, de nuevo a contracorriente).

Para ir acabando, os dejo con los temas a tratar en este segundo número en papel, con el que además vendemos una copia digital del número 1:

Profecías estelares, por el astrofotógrafo Paco Bellido (El beso en la luna)

¡Estos médicos están locos!, por el doctor Julián Palacios (Per ardua ad astra)

La vida secreta de los números, por el matemático J. A. Prado-Bassas (Eliatron)

Virus jugando al escondite en nuestro interior, por la doctora Esther Samper (Shora)

Por qué le gusta la armonía a tu cerebro, por Almudena M. Castro (puratura)

Avances en genética, por el divulgador y bioquímico Pere Estupinya

Energía negra. La energía del futuro, por el astrofísico Miguel Santander

¿Como maneja el cerebro la información?, por el neurocientífico Xurxo Mariño

Extinciones masivas y rayos cósmicos, por el biólogo Antonio José Osuna (Biotay)

Codigos secretos y criptografía. La máquina enigma en España, por el físico Arturo Quirantes (elprofedefísica)

¡Ah! Y recuerda que no hacemos reediciones. El nº1 en papel se ha convertido en pieza de coleccionismo. ¡Que no te pase lo mismo con el segundo!

Crédito imagen portada revista #2: Carla Isabel Ribeiro.

La Tierra es un globo, que se me escapó…

Tierra desinflandose
Esto es una autentica locura. En uno de mis primeros posts en Amazings, trataba un asunto que todos nos hemos cuestionado alguna vez. ¿La masa total de la Tierra crece o decrece? Bien, según aquella respuesta, basada en dos de mis fuentes predilectas de información: Straightdope y The Naked Scientist, la masa de la Tierra crecía, puesto que la aportación espacial en forma de polvo “caido del cielo” superaba a las masas gaseosas que lograban escapar en lo alto de la atmósfera.

Sin embargo hoy me he topado con un artículo más actualizado en la BBC que defiende totalmente lo contrario. Según el doctor Chris Smith y el físico de la muy british Universidad de Cambridge, Dave Ansel, las 40.000 toneladas anuales de polvo espacial que nos caen literalmente encima no llegarían a compensar a las 95.000 toneladas de hidrógeno (y 1.600 toneladas de helio) que se escapan al espacio cada año.

¿El resulta? Súmalo tu mismo. La Tierra adelgaza 50.000 toneladas al año.

¡Curioso! El espacio matándonos a polvos, y el planeta pasando de todo soltando gases. ¡Qué digo yo que lo que podía soltar es CO2, que de ese tenemos de sobra! Pero no, no es ese el gas que nos abandona cual desodorante barato. El que huye al espacio es el hidrógeno, para muchos símbolo de la nueva economía que ha de llegar cuando los combustibles fósiles nos entierren en carbonilla hasta los sobacos (o cuando Ahmadineyad cierre el estrecho de Ormuz, que caerá primero).

Supongo que los economistas futurólogos estarán de los nervios. En plena crisis económica-ecológica, sin saber aún como conseguir hidrógeno de forma barata para nuestros coches venideros, y los científicos alertando ya de que se nos escapa al espacio “a puñaos”. ¡Menos mal que es el elemento más común del universo y no habrá recortes!

A mi me preocupa más la fuga de Helio. ¡Oh noble gas que nos pone voz de contribuyente en plena inspección fiscal cuando lo inhalamos! ¡Oh ligero vientecillo que eleva al cielo el globo de los niños que no saben hacer nudos en condiciones!

Te puede parecerte una tontería (de hecho lo de los globos infantiles ciertamente lo es) pero el helio es fundamental en electrónica, y no nos viene nada bien que se agote. Según he podido leer en este blog, nos quedan solo 25 años de helio. Así que dentro de poco tendremos que empezar a buscarle un sustituto.

¡O eso o montamos una policía de fronteras espacial que evite la fuga de este recurso tan injustamente menospreciado!

Sí, sí… riete con la ocurrencia. A lo mejor te crees que esto último (ponerle puertas al espacio) puede resultar técnicamente imposible, pero ya ves… controlar que la gente no use internet para intercambiar información libremente también es imposible, y ahí tienes a los políticos apoyando el cierre de Megaupload.

Ketamina y depresión

ketamina___484x363Lo que es malo para unos es gloria bendita para otros. No se si existe tal refrán, pero seguro que hay algo parecido. Acabo de leer una de esas historias fascinantes sobre medicina moderna e investigación neurológica en Npr.org que te hacen replantearte la necesidad de estar constantemente etiquetando las cosas. La marihuana es mala (te dice el policía) mientras que en su casa, una paciente sometida a quimioterapia se hace un canutillo que la hará sentir hambre, acabará con sus nauseas y la pondrá a dormir feliz… al menos todo lo feliz que se puede estar en esa situación.

La ketamina, esa droga de síntesis que los veterinarios usan para anestesiar caballos, y que algunos “camellos” te ofrecerán a buen precio a la puerta de cualquier disco ibicenca es una bomba que te podrá dar un mal viaje que no olvidarás. Y sin embargo, según cuentan en Npr, se está convirtiendo en una esperanza para el tratamiento rápido contra la depresión suicida.

Desde la llegada en los 70 del Prozac, el antidepresivo por antonomasia, no ha habido prácticamente avances en el tratamiento farmacológico de la depresión. Y el Prozac parece funcionar verdaderamente bien, pero necesita ser administrado durante semanas para empezar a obrar su bien en la química cerebral del paciente.

Algunos enfermos de depresión grave en crisis suicida simplemente no tienen ese tiempo. Cuando uno de estos enfermos llega al hospital, lo único que los doctores pueden hacerse es mantenerlo vigilado (para que no atente contra su vida) el tiempo necesario hasta que la crisis remita. Pasados unos días, que se antojan preciosos, el enfermo habrá superado su pozo de angustia lo bastante como para regresar a casa y alejar temporalmente la tentación de buscar una solución “definitiva” para su dolor.

Sin embargo, tal y como comentan los expertos de Centro Neurosiquiátrico del Hospital Ben Taub de Houston, la ketamina simplemente transforma su humor y comportamiento de forma inmediata. Una paciente sometida al estudio de doble ciego a la que aparentemente le han suministrado ketamina por vía intravenosa hace 24 horas comenta lo que sintió tras el pinchazo: “la sensación de calma y relajación fue casi inmediata”.

De hecho, según comenta Carlos Zarate, un investigador del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, que también estudia los efectos de la Ketamina, los efectos de la droga son tan evidentes, que cada vez resulta más difícil que los doctores que participan en el estudio de doble ciego no distingan a simple vista a los enfermos tratados con esta droga de los tratados con el placebo de control.

He tenido la fortuna de no convivir con enfermos de depresión severa, pero estoy seguro que debe ser un infierno, así que cruzo los dedos para que la ketamina sea tan eficaz como el artículo parece sugerir. Si así fuera, esa sustancia que no querrás jamas ver en el bolsillo de tu chaval le dará a estos enfermos la oportunidad (y el tiempo necesario) para poder comenzar a tratarse con Prozac, o cualquier otro antidepresivo de acción lenta.

Lecciones de historia exprés

Cosas de la red

A veces internet te provoca una sonrisa cuando menos te lo esperas. Sin comentarios.

Visto en Yahoo answers.

¿Sirve de algo destripar un gran animal y refugiarte dentro del cadáver para sobrevivir al frío?

Pastel Luke Tauntaun

El Imperio Contraataca, planeta Hoth, Han Solo abre en canal el cadáver de su montura, un tauntaun, para alojar dentro a un atérido Luke y que el calor del animal le proteja del frío de la tormenta polar.

Todos recordamos la escena con mezcla de asco (imaginando entrar en contacto con los apestosos intestinos calientes que afloraban del vientre abierto del bicho) y de admiración por lo ingenioso del truco. En realidad la escena cinematográfica no era novedosa, antes que Lucas otros directores idearon situaciones similares con tuaregs, y camellos de por medio, guareciéndose de las tormentas de arena del terrible Sáhara. (Un truco bereber que probablemente haya sido usado en realidad).

Pero al grano, el caso es que en una de mis webs favoritas (Thestraightdope.com), uno de los lectores rememora el episodio de Starwars y pregunta si el truco es leyenda urbana o si en efecto funciona. Ya de paso, consulta qué clase de animal sería mejor usar en la Tierra en un caso de emergencia similar.

Cecil Adams cuenta entonces el único caso histórico documentado de un episodio similar, el del Padre Goiffon, un clérigo que debía viajar en el invierno de 1860 a Saint Paul, en Minnesota, para asistir a una reunión eclesiástica. Al parecer el pobre hombre se perdió en una tormenta de nieve, su caballo murió agotado, y para sobrevivir, el padre lo abrió en canal extrayendo las vísceras y refugiándose en su interior. Aquella maniobra le salvó la vida, pero no pudo evitar que perdiera una pierna por congelación.

Así pues, en efecto parece que el truco funciona, aunque solo sea durante unas horas, que en determinadas circunstancias podrían resultar críticas. Según cálculos efectuados por Cecil Adams, si imaginamos un día de frío extremo (temperaturas de -12ºC y vientos de 20 km/h) y no tenemos a mano para refugiarnos nada más que el cadáver de una vaca recién muerta de unos 500 kilos, la idea de guarecernos en su interior no sería en absoluto despreciable.

Los números indican que el cadáver del cuadrúpedo perdería calor a una media de tres grados por hora, lo cual nos mantendría “asquerosamente” calientes en su seno durante unas 15 horas. Tiempo más que de sobra para que la tormenta amaine y podamos, cuando nos de por asomar la cabeza, enfrentarnos tranquilamente a la manada de lobos que acudirían con toda seguridad a dar buena cuenta de la vaca “rellena” de explorador intrépido.

En fin, otro de esos datos absolútamente prescindibles e intrascendentes que sin embargo parecen encantarnos a todos. ¿O no?

Los datos los encontré en Straightdope.

La imagen que abre el post corresponde a un pastel de lo más original, y la encontré en GreatWhiteSnark.

¿Oler romero y mascar chicle para mejorar la memoria?

romero

Si me dices la palabra “romero” inmediatamente se me vienen dos cosas a la mente. Uno son unas fabulosas croquetas que me comí en Sevilla hace ya unos años, aderezadas con esta planta muy poco usada en cocina aquí en el norte. La otra es la primera película que vi de zombies siendo demasiado niño como para digerirla, las noches no volvieron a ser lo mismo por culpa de un tal George A. Romero. (Si me apuras el tercer recuerdo es la grave voz de Constantino Romero en la Parodia Nacional).

Y tu dirás… vale, el hombre este tiene unos recuerdos muy personales asociados al romero ¿y qué? Pues eso. Que me ha hecho gracia recordar tan vívidamente estos dos eventos de mi historia, leyendo precisamente una noticia que asocia al romero con la buena memoria.

Resulta que en una de mis webs favoritas Life’s little mysteries, han publicado el típico artículo-lista que tanto me gusta. “Cinco formas divertidas de mejorar tu memoria”.

Cuando me he puesto a leerlo, creyendo que todo serían dieta razonable, ejercicio físico moderado, y el típico entrenamiento para el coco tipo sudokus, crucigramas, Brain-training y cosas por el estilo, resulta que lo primero que aconsejan es rociar el espacio en que trabajas con esencia de romero.

Al parecer los científicos han descubierto que ciertos aromas afectan de manera profunda a las habilidades cognitivas de los humanos. El estudio, realizado por psicólogos británicos, se publicó en 2003 y podéis leerlo en este enlace. De entre todas las esencias que se probaron con los conejillos de indias, que tenían que realizar ejercicios de memorización, el romero parece haber funcionado a las mil maravillas, mientras que la lavanda en cambio, influyó por debajo de la media.

La cosa sigue sorprendiéndome en el segundo consejo: mascar chicle. De nuevo un estudio realizado en el Reino Unido hace ahora 10 años, parece probar cierta leve mejora entre los participantes masca-chicles que colaboraron en otro experimento de memorización, con respecto a los que no hacían pompas.

En fin, he seguido leyendo el artículo y lo demás es bastante previsible. Dieta rica en antioxidantes, los antes citados pasatiempos, una buena dosis de sueño reparador y los inevitables paseos. Nada tan sorprendente como los dos primeros consejos.

Si la información resulta cierta ¿Por qué el romero y los chicles mejoran la memoria? Ni idea, pero obviamente he cursado una patente para vender chicles con aroma a romero a los que llamaré “Memogum”. Lo hago fijo, bueno… si mañana me acuerdo.

Por cierto, siempre es buen momento para recordar aquel artículo que tanto gustó: 10 trucos increíblemente fáciles para convertir tu cerebro en una poderosa máquina de pensar.

10 grandes errores de la ingeniería

Naufragio del VASA

En estos tiempos de grandes pifias económicas, los banqueros estarán encantados de que hablemos de los errores de otros colectivos, por ejemplo los ingenieros. Por eso he recuperado este viejo artículo que publiqué en 2006 en Astroseti (contenido que desafortunadamente ya no es accesible en aquella web), en el que se recopilan diez de los mayores errores de la ingeniería (anglosajones todos salvo la del Vasa) y se cuentan sus consecuencias nefastas para los que estuvieron cerca.

1. Presa de St. Francis, 1928
El ingeniero autodidacta William Mulholland construyó esta presa en Los Angeles sobre cimientos defectuosos e ignoró la geología del cañón circundante. Además despreció las grietas que empezaron a aparecer en cuanto comenzó a llenarse. Cinco días después, la presa se rompió matando a 450 personas y destruyendo ciudades enteras (así como la carrera de Mulholland).

2. Las pasarelas del Hotel Hyatt Regency, 1981
Las pasarelas entrelazadas entre los distintos pisos del atrio del hotel se desplomaron, como fichas de dominó, provocando una lluvia de restos que cayó sobre cientos de participantes en un concurso de baile. La causa: un diseño tremendamente negligente y el uso de vigas que solo podían soportar un 30 por cierto de la carga.

3. Vasa, 1628
Trescientos años antes del Titanic, el VASA fue el mayor buque de vela de su tiempo que logró navegar. El sobrecargado buque sueco gobernó los mares durante apenas una milla antes de hacer agua a causa de lo bajas que estaban las troneras para sus cañones, por lo que enseguida zozobró.

4. Central Eléctrica del Noreste de los EE.UU., 1965
Un solo relé protector activado en Ontario, sobrecargó los circuitos cercanos y provocó una cadena de apagones que dejó a 30 millones de personas sin corriente durante 13 horas. Un diseño frágil, libre de redundancias hizo posible que finalmente esto sucediera. Después de décadas de reparaciones y actualizaciones, en el 2003 sucedió de nuevo.

5. McDonnell Douglas DC-10, década de 1970
Antes de solucionar sus problemas, casi mil personas en todo el mundo perdieron sus vidas a causa de este competidor de 290 toneladas del Boeing 747. Puertas de bodega que salían despedidas, líneas hidráulicas trituradas, y motores que se soltaban a mitad de vuelo fueron solo algunos de los primeros problemas a los que se enfrentó este peso pesado.

6. Neumáticos Radiales Firestone 500, década de 1970
Estos neumáticos con radiales encintados de acero permitían que el agua se infiltrara por entre el dibujo, lo que provocaba que las cintas se oxidasen y el dibujo se separase, lo cual sucedía normalmente a altas velocidades. Docenas de muertos más tarde, Firestone culpó a los consumidores, y más tarde retiró 10 millones de neumáticos.

7. Tanque de una compañía de destilación de pureza, 1919
Había que almacenar la melaza en alguna parte ¿qué tal en un desvencijado tanque de 15 metros de alto y 27 de diámetro en medio de Boston? La estructura se pintó de marrón para ocultar las goteras. Finalmente explotó (posiblemente a causa de la fermentación), provocando olas de melaza de una altura de 4,5 metros que cayeron sobre la ciudad matando a 21 personas.

8. Skylab, 1973
La primera estación espacial de los EE.UU. se dañó irremisiblemente durante el lanzamiento porque algunos ingenieros habían errado al no tener en cuenta la aerodinámica del escudo contra meteoroides y de los paneles solares. Cuando los tripulantes no se encontraban atareados con las constantes reparaciones, se quejaban del extremo calor que había a bordo.

9. Citigroup Center, 1978
Cambios de último minuto en las abrazaderas estructurales de este rascacielos de Manhattan le hicieron vulnerable al colapso a causa de los altos vientos. Con un huracán empujando fuerte por la ciudad, los constructores se apresuraron a reforzar la torre soldando dos chapas de acero de 51 mm. de grosor sobre 200 juntas débilmente atornilladas.

10. Dirigible R101, 1930
Siete años antes del desastre Hindenburg, los británicos pensaron que sería divertido darse una vuelta en una burbuja de tela que albergara a 155.000 metros cúbicos de hidrógeno. En su vuelo inaugural, el viento rasgó la cubierta del dirigible, y aquello fue la ciudad del “Oh, la humanidad“.

Este texto es una traducción del artículo de Christopher Null para Wired “The Worst: Stupid Engineering Mistakes“.

Se funde la bombilla centenaria de Livermore

inocente

En efecto, todo en la noticia es falso, la bombilla sigue encendida tal y como se puede comprobar fácilmente en esta webcam. No os enfadéis conmigo si os lo habéis tragado, y feliz día de los inocentes ;-)

Leer más »

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr