Say Watt. What?

Watt y la tetera
Cuenta la leyenda popular, que cuando era niño, el eminente físico e ingeniero escocés James Watt (1736-1819) se quedó verdaderamente “alelado” contemplando como hervía el agua en una tetera situada en la chimenea. Armado con una cucharilla, el chaval jugaba a tapar y liberar el pitorro del recipiente contemplando con interés los cambios en la presión y la condensación del vapor.

Y en esas se encontraba cuando su tía entró en escena y le descubrió “perdiendo el tiempo”. La señora, sin demasiados miramientos, le reprendió severamente y lo mandó a la calle exortándole a “hacer algo productivo“.

La leyenda se cuenta como si fuera todo un chiste, y es que lógicamente aquella señora no tenía ni idea de que las mejoras en la máquina de Newcomen que realizaría su sobrino (considerado hoy como el padre de la máquina a vapor) darían lugar a la revolución industrial, el inicio de la época más “productiva” de la historia de la humanidad.

Y es que Watt podía ser pequeño, pero ya tenía una curiosidad de caballo. Un nuevo chiste siendo él la persona que acuñó el término caballo de vapor. Aunque la anécdota sea probablemente falsa, por si las moscas creo que no deberíamos reprender a los niños cuando observan fascinados los fenómenos que les rodean. No vaya a ser que pasemos a la historia como la “tía mala” de la película.

Y hablando de chistes, de niños y de Watt, es imposible no acabar este post contando el viejo chiste infantil que cualquier alumno anglosajón de primaria ha escuchado cientos de veces.

- Johny, tell me… Who invented the steam engine?

- Watt!

- You idiot! I said, who invented the steam engine?

La culpa no tiene madre…

La perdiz de la crisis no es que haya sido mareada desde 2008, es que falleció de vértigo ya en los tiempos de la desaceleración, pero finalmente en España hemos llegado al quid de la cuestión: las cajas y su necesidades de recapitalización.

Después de tantos años desayunándonos cada mañana con las escaramuzas de los políticos, no por servir al votante con más honradez y presteza, sino por ocupar un puesto en el consejo de dirección de la caja de ahogos y presiones de su finquita autonómica privada, al final en Europa nos han obligado a levantar la alfombra… y menudo agujero que había debajo.

Las Cajas tienen más activos tóxicos que la última infusión de Litvinenko, y ahora hay que sacar dinero de algún lado para sanearlas. Además, a ser posible hay que hacerlo sin pedir rescate y sin poner dinero público para no disparar nuestro déficit.. la cuadratura del círculo, vamos. Es como si el médico que atiende a nuestra abuela, hipertensa y diabética, le recetase recortarle la insulina para evitar que le suba la tensión.

En fin un marrón en toda regla. Para sacudirse la culpabilidad en el gobierno hablan de herencia recibida, como si Aznar hubiera predicado en el desierto durante años, advirtiendo de la llegada de una burbuja inmobiliaria y de sus nefastas consecuencias futuras. Yo no le oí tal cosa ¿y usted?

En la ahora oposición dirán, que mientras fueron gobierno no pudieron pinchar la burbuja inmobiliaria porque la única forma posible de hacer tal cosa era subiendo los tipos de interés, algo fuera de su alcance desde que se cedió la soberanía al Banco Central Europeo. Y dirán también que de hecho, el gran culpable de aquella locura colectiva por el ladrillo fue la histórica bajada de los tipos de interés que sobrevino al entrar en el Euro. Argumentarán probablemente además que fueron los mismísimos banqueros alemanes que hoy nos acusan de haber vivido por encima de nuestras posibilidades, quienes se ocuparon de regar con créditos abundantes aquel nuevo deporte nacional llamado especulación.

Lo cierto es que entre todos la mataron y ella sola pidió el rescate. Como el pueblo no es tonto, a los políticos no les queda ahora más remedio que asumir el cabreo soberano. ¿Se han dado cuenta ustedes de que Zapatero ha empezado ya a entonar el mea culpa por no haber actuado contra la burbuja mientras pudo? Lástima que lo diga ahora y no mientras sacaba pecho por haber metido a España en la “Champions League”.

Y mira tu que cosa, los alemanes en cambio con nuestra misma moneda e idénticos tipos de interés bajitos lograron evitar la burbuja. ¿Cómo lo hicieron? Fue tan sencillo como idear un fuerte impuesto a aplicar al comprador solo en caso de que vendiera su casa antes de 10 años, acompañado de otro impuesto que cargaba al comprador con unos cuantos miles de euros extras en caso de que la vivienda adquirida no fuera la residencia principal.

¿Se imaginan ustedes la que habrían liado aquí los promotores si se hubiesen propuesto medidas similares? Y no solo los promotores oiga, “que mi niño no vale p’a estudiar y ahí lo ve alicatando tan ricamente, ganando 2.000 euros al mes y con el BMW (a crédito) aparcado a pie de obra”.

En Alemania en cambio se ocuparon también de que los precios que se declaraban por las transacciones inmobiliarias coincidiesen con lo que realmente se pagaba. Me temo que la idiosincrasia germana tuvo bastante que ver con el éxito de la aplicación de esta medida, para estas cosas aquí los notarios “daban la nota”.

Supongo además, que los titulares de urbanismo de los ayuntamientos germanos tampoco estuvieron muy por la labor de recalificar suelos a cambio de favorcillos. Una cosa así era tan impensable como imaginar al alcalde (o al presidente del Lander de turno) ocupando un puesto en el consejo de dirección de un banco local, a pesar de no tener ni idea de economía y finanzas.

Pero en fin, lamentablemente Spanien ist anders! (versión alemana del “Spain is different!”).

Y espere espere, que usted tampoco se va a ir de rositas. Seguro que conoce a alguien que hace bien poquito se vanagloriaba de haber conseguido el 110% de la cantidad necesaria para la compra del piso (“pedí un piquito más para cambiar el coche”) a pesar de contar con un trabajo temporal (“total, si no puedo pagar les devuelvo el piso, que el precio no va a bajar nunca”).

Estos últimos le echarán la culpa de su desgracia presente al político patrio que no pinchó la burbuja, al empleado de la Caja que le concedió cuanto pidió sin asesorarle, al ideólogo europeo que le tentó con la opulencia del euro y ahora le estrangula con su propio cinturón, a la canciller alemana que nos niega los eurobonos y a los dichosos mercados que elevan nuestra prima y llevan a España a la ruina.

Lo cierto es que esta chapuza llamada unión monetaria (pero sin unión fiscal) se estudiará dentro de unos años en los libros de economía como una de las más grandes barbaridades jamás cometidas en nombre del capital. Y para cuando eso ocurra os apuesto el valor actual de la entrada de un piso en Seseña (es decir un café), a que nadie se sentirá culpable en primera persona.

AbyssBox, o cómo mantener vivo a un pez abisal

Architeuthis en Luarca
Los científicos no tienen demasiada idea sobre los aspectos generales de las formas de vida de las profundidades océanicas. Sucede que cada vez que sacan a la superficie una de estas criaturas, los cambios de presión terminan por matarlas. Casi todo lo que sabemos de los calamares gigante (que se encuentran en abundancia frente a las costas de Asturias) es gracias a las necropsias. Si te topas con uno de estos krakens vivo en superficie, lo más probable es que esté agonizando.

Y claro, esto es una lata… que digo yo que si andamos con dificultades para mantener vivas a especies de nuestro propio planeta, como para creer a esos iluminados que sostienen que en el área 51 el ejército USA tiene criaderos de “grises” que sobrevivieron al accidente de Rosswell.

Pero volvamos al problema de los biólogos, no al de los psicólogos. ¿Se puede crear un acuario que mantenga vivo a un crustáceo de las profundidades oceánicas? Para lograr algo así hay que crear una “pecera” que reproduzca las enormes presiones a las que se ven sometidas estas criaturas, y por lo que puedo leer esto último ya está en vía de solución.

En efecto, biólogos de la parisina Universidad Pierre y Marie Curie, trabajando en colaboración al Instituto de Investigación Francés de la Explotación del Mar, acaban de crear el AbyssBox. Un habitáculo diseñado para sostener y nutrir a los residentes abisales en su interior por largo tiempo. Todo un logro teniendo en cuenta que hay que cambiar el agua regularmente sin que la caja pierda la presión de 18 megapascales (180 bar), que es la que los peces encontrarían a una profundidad de 1.800 metros.

Puerta del AbyssBox

¿Veremos entonces pronto a calamares gigantes en los acuarios? Yo no apostaría demasiado. De momento el AbyssBox tiene una limitadísima capacidad de 16 litros, y la maquinaria necesaria para sostener tan poca agua pesa en cambio 600 kilos.

Pero bueno, este es el primer paso hacia el objetivo. Tal vez en el futuro podamos recrear en nuestros laboratorios los paisajes – casi alienígenas – de fumarolas típicas de los afloramientos termales del abismo, con sus poblaciones de crustáceos albinos incluidas.

– La imagen de la puerta del AbyssBox la encontré en Popsci.com.

Eres más raro que un pedo de pato

culo de pato
Perdonadme por el explosivo titular, pero es que acabo de enterarme de que las aves no ventosean. La verdad es que nunca me lo había preguntado, afortunadamente, pero me ha parecido curioso descubrir que las aves tienen la habilidad física y anatómica de evitar los gases gastrointestinales.

De hecho, los intestinos de las aves carecen de las típicas bacterias productoras de gas con las que contamos los humanos y otros mamíferos para ayudarnos a digerir la comida. Así que cuando tu loro suelte una pedorreta, puedes estar seguro de que te está tomando el pelo, y de que el sonido vino de arriba y no de abajo.

De lo que no están tan convencidos los científicos es de si pueden eructar. No existe documentación alguna sobre este hecho aunque sospecho que si alguien preparase un estudio sobre esta cuestíón acabaría seguramente premiado con un IgNobel.

De todos modos los ornitólogos creen que si algun ave se viese en la necesidad de liberar gas estomacal (pongamos que una oca se tragó una lata de “Ocacola” y que esta se abrió en plena digestión) no tendría ninguna dificultad para liberarse del exceso gaseoso a través de la boca. Si están preparados para regurgitar su comida directamente desde el estómago cuando alimentan a sus crías, es lógico pensar que no habría problema con los gases.

Bonito tema para la tertulia cervecera del viernes ¿verdad?

[Relacionados: ¿Qué nos hace ventosear, ¿Llega la vacuna anti pedo?, Científicos estudian el pedo del canguro]

Me enteré leyendo Popular Science.

La seguridad del KERS puesta en entredicho

141017293KR115_SPANISH_F1_G
Ayer Pastor Maldonado devolvía a Williams a las primeras líneas de la sección de deportes de todos los periódicos por su victoria en el Gran Premio de España. Pocos minutos después el box de Williams era también noticia por un asunto menos grato, una explosión que dejaba varias decenas de heridos y que pudo acabar en tragedia de no ser por la celeridad con la que actuaron los mecánicos de esta escudería y de las vecinas.

Acabo de leer en New Scientist que el incendio podría provocar la alteración de la normativa sobre seguridad en lo relativo al uso del Sistema de Recuperación de Energía Cinética (KERS) si finalmente demuestra ser el culpable de la explosión.

Al parecer la deflagración tuvo lugar cuando los mecánicos vaciaban de combustible el motor del coche de Bruno Senna, que había abandonado la carrera como resultado de una colisión con el Mercedes de Michael Schumacher.

El KERS se encuentra justo debajo del tanque de combustible, y almacena 400 kilojulios de energía eléctirica recuperada de las frenadas. Esta energía, cuando se libera de pronto, puede impulsar al motor con una empuje extra durante 6,6 segundos por vuelta, lo cual ha hecho mucho más emocionante y atractiva la fórmula 1, al facilitar los adelantamientos.

¿Partió la chispa que incendió la gasolina del KERS? Eso es lo que la FIA se propone averiguar.

[Enlace relacionado: De como el torno del alfarero podría ayudar a los aerogeneradores].

Recordemos que el KERS ya cuenta con fuertes detractores, sobre todo después de que un ingeniero de BMW Sauber recibiera una descarga en el 2008.

A pesar de su “mala prensa”, la FIA cuenta con aumentar la potencia de almacenamiento de este dispositivo en años sucesivos hasta alcanzar los 4 megajulios. Forma parte de la estrategia “ecologista” que comenzará el año que viene cuando se reduzca la cilindrada del motor desde los 2,4 litros actuales a los 1,6.

La idea es convertir poco a poco a los coches de F1 a la tecnología híbrida, y que por ejemplo, los pases por el pitlane se realicen de forma silenciosa empleando únicamente el motor eléctrico.

Teniendo en cuenta que los fabricantes usan la F1 como banco de pruebas para sus vehículos de calle, la investigación de lo sucedido ayer en Barcelona puede resultar crucial para el devenir del desarrollo de la tecnología KERS.

Me enteré leyendo el blog de Paul Marks en New Scientist.

Robojelly, otro ejemplo de biomimesis

Robojelly

Tanto en este blog como en Amazings, he tratado con cierta frecuencia el tema de la biomimesis (rama de la ingeniería que trata de imitar las soluciones empleadas por la naturaleza para resolver toda clase de problemas), así que no debe extrañaros demasiado que hoy os hable de un robot medusa.

En efecto, ese extraño ser que aparece en la foto superior, y que tiene un aspecto que recuerda al cruce entre una medusa fuera del mar y una lámpara con diseño vintage, es en realidad un robot llamado Robojelly (¡poco original el nombre, pardiez!). Así en seco, fuera de su elemento, el robor parece poca cosa, pero si seguís leyendo veréis un vídeo en el que se le ve elevarse desde el fondo del tanque de agua, con movimientos rítmicos de bombeo que recuerdan indefectiblemente a la criatura en la que se inspira, la medusa común (Aurelia aurita).

Este pequeño robot es en realidad un prototipo a escala reducida. Lo que pretenden los científicos es diseñar un vehículo submarino no tripulado capaz de moverse gracias a sus músculos artificiales activados por hidrógeno. Y eso es lo realmente sorprendente, la idea es que el robot genere su energía de forma perpetua, sin recargas de batería. Para lograr algo así de complicado hay que buscar formas de propulsión efectivas y realmente sencillas, y la musculatura de una medusa ciertamente cumple estas condiciones.

Imagen de previsualización de YouTube

El robot, descrito por sus autores – un equipo de científicos de Virginia Tech y de la Universidad de Texas en Dallas – el pasado marzo en la revista Smart Materials and Structures consta principalmente de una estructura de nickel-titanio capaz de recordar su forma, envuelta en nanotubos de carbono cubiertos de un catalizador de platino. Para terminar de darle un aspecto orgánico, se cubre todo el conjunto con una mesoglea (capa gelatinosa no celular situada entre el ectodermo y el mesodermo de animales tales como esponjas y celentéreos) de silicona, y asunto arreglado.

El concepto es simplísimo y brillante, los músculos artificiales se moverán gracias al calor producido por la reacción del platino con los recursos renovables de gas oxígeno e hidrógeno presentes en el agua. Como estos elementos son en principio inagotables, Robojelly podrá ser capaz de nadar de forma indefinida… al menos hasta que llegue la primera avería mecánica (dile tu a una tortuga laúd de 500 kilos que esa cosa que se mueve como una “sabrosa” medusa no es lo que parece).

En fin, no se si hay planes inmediatos para soltar robots de estos en aguas abiertas para que monitoricen el estado del océano, pero a mi no me disgusta para nada la idea. Siempre y cuando los fabriquen con sabores horribles claro, pensemos en las tortugas…

Lo descubrí leyendo el blog de Kara Rogers en Scientific American.

¿Cuánto oro hace falta para llenar la casa del Tío Gilito?

Tío gilito

En la factoría Disney le bautizaron Scrooge McDuck, en clara alusión al cliché de la tacañería escocesa y como homenaje al personaje central del celebérrimo “cuento de navidad” de Dickens, que como bien sabéis personifica lo peor del hombre avaro.

En España algún espabilado le bautizó simplemente como Tío Gilito, quitándole así toda la gracia al primer chiste del personaje: su propio y definitorio nombre.

Llevaba entre nosotros desde 1947, y al parecer la crisis económica se lo ha llevado por delante. La factoría Disney ha debido pensar que con la que está cayendo es de muy mal gusto que un personaje viva en una caja de caudales y que su máxima afición sea zambullirse en su inmensa fortuna sin querer gastar ni un centavo. Es un mensaje totalmente contrario al que los mandamases estadounidenses pretenden conseguir: incentivar el gasto de sus ciudadanos. Saben de sobra que sin consumo no hay crecimiento. Esperemos que aquí los talibanes… digo los alemanes, entren también por la idea y dejen de pensar que la única solución a la crisis pasa por el ajuste fiscal y la austeridad.

Pero no quiero hablaros de economía, campo en el que denifivamente no soy ningún experto. De hecho tengo miedo a que por hablaros hoy de un aspecto lúdico y cómico relacionado con la economía, la agencia Bloodie’s rebaje el rate de mi blog y pierda la triple A, pero aún así lo intentaré. Si he empezado a hablaros del Tío Gilito es porque acabo de descubrir que en Life’s little mysteries alguien con mucho tiempo libre se ha propuesto averiguar a cuanto ascendería su fortuna en el mundo real.

O por decirlo de otro modo. ¿Cuanta pasta hace falta para hacerse una piscina de monedas de oro como la de este McPato?

caja_de_caudales_de_tio_gilito

Bien, primero tomemos medidas a la enorme caja de caudales en la que vive el personaje. Según su creador, Carl Banks, el edificio tendría la altura de un rascacielos de 12 plantas. Don Rosa, el guionista que continó ocupándose del Tío Gilito cuando Carl Banks dejó Disney les facilitó las medidas “reales” de la caja de caudales.

Mediría 39 metros de altura, y su planta cuadrada tendría 37 metros por cada lado.

Obviamente el dinero no la llena por completo, hace falta espacio para el Gilito salte desde su palanca. Como resulta imposible saber cuanto espacio ocupaban las monedas se ha supuesto por simplicidad que la caja estaba mediada.

Eso significa que contiene aproximadamente 6.470 metros cúbicos de monedas de oro. Tras hacer una estimación del espacio vacío entre las monedas, que viene a ser un cuarto del volumen total, la cantidad real de oro que posee Gilito es de 4.855 metros cúbicos.

Trasladando ese volumen a onzas, el resultado son 3.302.088.419 onzas, y teniendo en cuenta que el precio actual de mercado para la onza de oro es de 1,641 dólares USA, el volumen de su fortuna es de 5,4 billones de dólares.

Otra pregunta curiosa. ¿Existe en el mundo real tanto oro como para llenar la casa ficticia de Gilito? La respuesta es sí. Desde los inicios de la fiebre humana por el oro hasta el momento, se han extraido de las minas 158.000 toneladas de oro, que equivale a unos 8.187 metros cúbicos.

Por cierto, el hombre más rico del mundo: Carlos Slim Helu, “sólo” tiene 70.000 millones de dólares, así que como vemos no se acerca ni de lejos a la irreal fortuna de Gilito. Aunque algo me dice sin embargo, que Slim puede dormir tranquilo ya que Forbes no dejará entrar a Gilito en la afamada lista de ricachones. Sobre todo ahora, que le han metido en el armario los de la Disney por incentivar demasiado el ahorro.

Por fin entiendo el porqué del símbolo republicano yanki

partido_republicano

Siempre me había preguntado por qué el partido republicano de los Estados Unidos había adoptado el símbolo de un elefante. Me gustaba pensar, ya que no simpatizo nada con sus ideas, que se debía a que cuando entran a saco en el gobierno, arrasan con las políticas sociales “como un elefante en una cacharrería“. Sin embargo, el reciente viajecito “privado” (subvencionado “públicamente” por ti y por mi) del Juancar a pegarse unos tiritos a África durante la peor crisis económica que se recuerda, eligiendo además como objetivo a un animal símbolo de cohesión social y sabiduría que se encuentra en peligro de extinción, me ha hecho entender por fin el por qué del logo estadounidense. Cuando en 1874 el caricaturista Thomas Nast dibujó a un paquidermo simbolizando el peso del voto republicano, no sabía que estaba inspirando a un buen puñado de españoles casi 140 años después.

Rey elefante

.

Recoge-mugre mágico


Por más vueltas que le doy, soy incapaz de adivinar el truco que emplea esta impresionante mano robótica nipona, llamada SWITL, para recoger depósitos de gel, salsas y otros semi-líquidos sin alterar su forma ni embadurnarse con ellas lo más mínimo. Las pruebas del vídeo se efectuaron con ketchup y mayonesa.

En la web del fabricante, Furukawa Kikou, no explican nada sobre la tecnología empleada (tal vez porque se encuentra pendiente de patente) pero la herramienta parece incorporar una cinta transportadora extensible, realizada probablemente con una sustancia antiadherente similar al teflón. Esta herramienta fue inicialmente diseñada para su uso en líneas de producción de dulces, pero esa habilidad – casi mágica – para manejar de forma aséptica todo tipo de gelatinas, puede hacerla muy útil en un amplio abanico de aplicaciones.

Me enteré visitando Pink Tentacle.

La bombilla que se estrenó 100 años después de ser fabricada

Imagen de previsualización de YouTube

Hay algo fascinante en las cápsulas del tiempo. Abrir una caja 100 años más tarde de que alguien guardara para ti objetos de su época y observar en un solo instante el impresionante ritmo al que se mueve nuestra sociedad, es algo que parece hipnotizarnos. Historia viva… mensajes del pasado.

La humanidad no había experimentado aún las dos guerras más catastróficas de la historia cuando alguien empaquetó esta vieja bombilla que véis en el vídeo, capaz aún de encenderse (yo no llamaría a eso iluminar) 100 años después. Es curioso pensar que a pesar de su innegable look vintage, esta lámpara es en realidad “nueva”, o por ser más exacto, recién estrenada. Habla bastante mal del escaso nivel de eficiencia e innovación que hemos conseguido en iluminación, ya que a pesar de las actuales bombillas de bajo consumo, o de los LEDs, nuestras casas siguen plagadas de cacharros muy parecidos a este vejestorio filamento incandescente.

Ahí donde la véis es una superviviente. La única que funcionó de entre las 5 bombillas rescatadas de la cápsula del tiempo originaria de 1912 recientemente abierta por empleados de General Electrics en el NELA Park (National Electric Lamp Company) en Cleveland, Estados Unidos. Un recordatorio de los tiempos de Edison.

Buen momento para recapacitar de nuevo sobre la obsolescencia programada.

Me enteré leyendo Boing Boing.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr