RIP David Bowie, y algunas nociones sobre heterocromía

David Bowie
Me incorporo al tajo tras una semana de “teclas caídas” por vacaciones navideñas con la tristeza de saber muerto a David Bowie (que ya apareció en este blog en 2007), el camaleón que me encandiló con su mítico Ziggy Stardust, cuyo tema “Space Oddity” forma parte de la banda sonora de mi vida. No llegó a cumplir los 70, pero en nuestros corazones el hombre de los ojos de dos colores es ya eterno.

Y precisamente de esta rareza bi-cromática os quiero hablar hoy, en homenaje a este “jovenzuelo” nacido en Brixton, barrio londinense que conozco bien por ser casualmente el hogar de mi hermana y su familia. En efecto, existen dos “aberraciones” genéticas que permiten que un humano nazca con los ojos de dos colores diferentes. La primera se conoce como Heterocromía iridium (individuo que presenta ojos de dos colores diferentes) y a la segunda se la conoce como heterocromia iridis (individuo que presenta un iris con dos colores). Sin embargo, David Bowie no debía su peculiaridad a los caprichos de Mendel, sino a una pelea juvenil.

Hoy en el Time publican un decálogo de curiosidades sobre este legendario músico que incluye una explicación sobre este punto. Por lo que puedo leer a su biógrafo Paul Trynka (David Bowie: Starman), Bowie recibió un golpe en el ojo de su colega George Underwood por haberle mentido a una chica (Carol Goldsmith), tras afirmar que George iba a cancelar una cita que ambos habían concertado. Cuando George descubrió la mentira de David, le atizó con tan mala suerte que rasgó su globo ocular. A consecuencia del golpe los músculos que contraían su pupila izquierda sufrieron una parálisis, por lo que esta pupila quedó permanentemente dilatada. Él mismo explicaba que su perspectiva había quedado tocada a raíz del golpe, por lo que cuando conducía no veía a los coches acercarse hacia él, sino que simplemente se hacían más grandes.

Pero volvamos sobre personas que si padecen heterocromía. En Scientific American, la doctora Susan J. Gross publicó una nota interesante en noviembre de 2001, de la cual traduzco:

El color de los ojos es una manifestación del pigmento que está presente en el iris. Los ojos marrones son ricos en depósitos de melanina y los ojos azules indican una falta de melanina. Los melanocitos del iris reposan en un falso sincitio ricamente inervado, lo cual es necesario para mantener el color de los ojos. Dos genes controlan el color de ojos: el ‘EYCL3‘, que se encuentra en el cromosoma 15 y que codifica los colores marrón/azul de los ojos y el ‘EYCL1‘, que se encuentra en el cromosoma 19 y que codifica los colores verde/azul de los ojos. Aunque anteriormente se creía que la heterocromía se heredaba de manera simple mendeliana, el color de los ojos ha demostrado ser un rasgo poligénico. Precisamente, seguimos sin conocer cómo interactúan estos dos genes para proporcionar la constelación completa de colores, como el gris o el color avellana. Además, otros genes podrían determinar el patrón y la colocación del pigmento en el iris, lo que explicaría que algunas personas tuvieran los ojos completamente marrones en contraposición a otros que muestran rayos de este color.

Podéis leer algo más sobre las heterocromías en Wikipedia.

Por cierto, si queréis conocer los 100 libros favoritos de David Bowie, podéis consultarlos aquí.

Aprovecho para desearos un muy feliz año 2016.

Descanse en paz David Bowie. ¡Se nos ha ido un grande

¿Por qué no hay humanos con pelo (natural) de color azul o verde?

Pelo-azul-brillante
En Straight Dope, uno de mis sitios Web predilectos y referenciado en este blog en múltiples ocasiones, un lector pregunta a Cecil Adams por qué no hemos desarrollado los humanos la capacidad de tener el pelo de color azul o verde, tal y como si sucede en insectos, aves e incluso babuinos, más próximos genéticamente a nosotros. La respuesta de Cecile Adams y su panel científico me ha divertido e instruido a partes iguales, así que he decido compartirla.

La respuesta es sencilla: desarrollar un rasgo similar mediante una mutación aleatoria no debe de inferir una ventaja evolutiva a su portador. Sus ayudantes apuntan un par de datos interesantes (y pelín irreverentes, como manda el espíritu de la Web) al respecto.

(1) En los animales, los colores vivos son un medio de exhibición sexual. Para este fin los humanos contamos con bikinis con tanga y tatuajes para bíceps, o, más en serio, glándulas mamarias y un cabello (potencialmente) largo de cualquier color. Existe la creencia ampliamente extendida de que, en origen, el color del cabello sirvió para cumplir un propósito puramente práctico: protegernos del sol. Esto explica que los pueblos indígenas de los climas del norte tiendan a ser rubios (es decir cuentan con menos melanina, el pigmento protector), mientras que los que viven más al sur tienden a ser morenos.

(2) La variación del color del pelo puede ser más complicada de lo que piensas. Mark Lomas de Cambridge, Inglaterra ofrece el siguiente dato ilustrativo: un número desproporcionado de los gatos encontrados atropellados por los coches en las carreteras británicas son de color blanco. ¿Por qué? Resulta que los gatos blancos suelen ser sordos y si se han salvado de la extinción es simplemente por los seres humanos que los crían. Lomas señala que el cambio genético necesario para conseguir cabello humano de color azul o verde podría tener efectos secundarios desastrosos que impedirían que el rasgo se transmitiese a la siguiente generación.

¡Curioso verdad!

Como digo, me enteré leyendo uno de mis sitios favoritos: Straight Dope.

¿Tiran cosas al suelo los gatos para jorobarnos voluntariamente?

Gatos. Seres ágiles, astutos, ligeros, dotados de reflejos extraordinarios y capaces de caer siempre de pie. Sin embargo, hay otras características que no nos hacen tanta gracia, como esa tendencia que tienen a golpear levemente con sus patitas acolchadas cualquier cosa que uno tenga posado sobre una mesa, la encimera, u otro punto elevado. ¿Por qué lo hacen si está claro que no son torpes? ¿Les gusta ver nuestra cara de terror cuando el frágil objeto en cuestión se va acercando al borde del abismo? O en otras palabras: ¿Nos putean los gatos voluntariamente?

Bien, aunque parezca mentira, existen científicos como la profesora de comportamiento animal Katherine Houpt (Facultad de Veterinaria, Universidad Cornell) que han abordado este asunto. Y la respuesta es “no”, los gatos no tiran cosas al suelo para sacarnos de quicio, en realidad lo hacen para llamar nuestra atención.

A los gatos les encanta darle golpecitos rápidos a las cosas que dejamos sobre nuestras mesas por culpa de su instinto depredador, que les lleva a dar un uso a sus garras. De ese modo, lo de ir atizando con la pata a los vasos hasta que terminan por caerse puede verse como una especie de ejercicio de entrenamiento para la caza.

A los que sufren esta costumbre felina lo que les apetece en realidad es lanzar a su mascota por la ventana y perderla de vista una temporada. Pero en fin, así son los gatos, o los tomas o los dejas.

Me enteré leyendo ThriveWire.

¿Sueña Santa Claus con renos eléctricos?


Ya en 2008 os había hablado del trabajo en robots cuadrúpedos que realizaban los ingenieros de Boston Dynamics, empresa que recibe financiación del ejército de los EE.UU. por cierto.

Bien, tal vez para que sus futuras mulas de carga robóticas no cojan mala fama cuando su misión sea transportar armas para los Marines, por terrenos demasiado irregulares para los vehículos clásicos, los responsables de Boston Dynamics han decidido usar a sus “cuatro-patas” mecánicos para felicitarnos a todos las fiestas.

Para ello les han “tuneado” ligeramente atándolos a un trineo cargado de regalos, añadiéndoles cuernos de reno de pega, unos cuentos cascabeles, e incluso añadiendo una especie de nariz roja al “Rudolph” que abre la comitiva.

¿Será este el final laboral de los renos de verdad que hasta ahora empleaba Santa Claus? Esperemos que no, o a más de un niño las navidades le van a provocar pesadillas.

Pd. No he podido evitar hacerle un guiño a Philip K. Dick en el título de este post. ¡Felices fiestas a todos!

Cinco cosas que tal vez no sepas del solsticio de invierno,

Celebración del solsticio de invierno en Stonhenge
Llega el solsticio de invierno lo que significa que esta noche será la más larga del año (o el día más corto, que tanto da) en el hemisferio norte. Sin duda son buenas noticias para los amantes del verano, ya que los días empezarán a crecer a partir de mañana mismo, aunque poco a poco, claro.

¿Qué causa el solsticio?
El evento astronómico es causado por la inclinación de la Tierra sobre su eje y por la órbita continua que nuestro planeta sigue alrededor del sol. En este día en el hemisferio norte, el sol se encuentra en su máxima inclinación con respecto al polo norte (23,5 grados). Por el contrario, en el hemisferio sur hoy celebran el equivalente a nuestra noche de San Juan, es decir su día más largo.

¿Qué significa la palabra “solsticio”?
El término deriva del latín, “sol” (nuestra estrella) y “sistere” (quieto), ya que durante los días previos al solsticio – cuando el sol alcanza su arco más bajo posible – parece como si el sol naciese y se pusiese en el mismo lugar.

El tiempo lo es todo
Aunque la mayoría de las personas creen que el solsticio dura el día completo, el solsticio de invierno ocurre solo en un momento específico. Este se da cuando el sol se encuentra directamente sobre el trópico de Capricornio. Este año sucederá la próxima madrugada (22/12/2015) a las 04:48 horas GMT (o de Canarias), es decir, en el territorio penínsular de España sucederá una hora más tarde. En ese preciso instante comenzará el invierno, que durará 88 días.

La fecha puede variar
Pese a que “administrativamente” nos enseñan que el invierno comienza el 21 de diciembre, lo cierto es que el evento astronómico puede diferir de lo que marca nuestro calendario. Un año no bisiesto tiene 365 días, pero el año solar dura en realidad 365,242199 días. El solsticio de invierno puede suceder entre el 20 y el 23 de diciembre de cada año, aunque lo normal es que se de el 21 o 22 de diciembre. La última vez que el solsticio de invierno cayó en día 23 fue en 1903.

Observaciones culturales
Durante milenios, culturas de todas partes del mundo han venido celebrando el solsticio de invierno. En Gran Bretaña, las multitudes se reunían para observar el amanecer en Stonenge como parte de un mandato tradicional de los druidas relacionado con este evento astronómico. En la antiguedad, los romanos celebraban Saturnalia, el festival de las luces, que culminaba el día del solsticio. Algunos historiadores creen de hecho que Saturnalia fue la precursora de nuestra actual navidad.

Me enteré leyendo CBSnews.com.

La banda sonora de Star Wars hace más efectivas las colonoscopias

Colonoscopia Star Wars
No puedo dejar pasar el momento. El próximo viernes 18 de diciembre de 2015 se estrena “El Despertar de la Fuerza“, la primera película de la nueva trilogía de Star Wars, que continúa la acción de la primera (y mítica) serie iniciada por George Lucas. En esta secuela, veremos de nuevo a los viejos personajes que nos hicieron enamorarnos de este western moderno ambientado en una galaxia muy muy lejana. ¿Y qué hago yo hablando de La Guerra de las Galaxias en un blog de ciencia? Bien, ahora os lo explico.

Como amante del cine sci-fi, y como desgraciado sufridor de una colonoscopia en el pasado, no he sabido negarme a hablar de un trabajo científico realizado por el doctor Said. S.M. Ardalan y sus colegas del Hospital Austin Health en Melbourne, Australia. Al parecer, estos doctores han realizado un estudio acerca de la efectividad de las colonoscopias a la hora de detectar pólipos. La particularidad del estudio radica en que mientras se exploraba a los pacientes se les ponía música de fondo, la mejor de las cuales (según hipótesis de los autores) es la banda sonora de Star Wars. Sin duda con esta partitura, los matasanos eran capaces de notar mejor las “perturbaciones” en el colon.

En el trabajo puede leerse:

Las bandas sonoras de películas de ese tipo, contienen a menudo pistas musicales edificantes asociadas a la gloria, al éxito y a la victoria a gran escala. Teniendo en cuenta que somos ávidos fanáticos de las películas de Star Wars (Lucasfilm Ltd ), y con el lanzamiento inminente de la última entrega, Star Wars: “El despertar de la fuerza”, nos pareció que sería importante y oportuno evaluar el efecto de la música de la banda sonora de Star Wars en la colonoscopia. Por lo tanto, nuestra hipótesis era que la música de Star Wars sería superior a la música popular endoscopista seleccionada habitualmente, a la hora de medir los resultados de la calidad de las colonoscopias.

Y ahí está el tema, al parecer los doctores no se equivocaron, y los resultados eran mejores (es decir exploraban, encontraban y extirpaban más y mejor) cuando las melodías de John Williams les acompañaban en la sala. Pero ¿por qué? Según los autores:

Como fans de Star Wars, debemos sospechar que la Fuerza también participó, mejorando nuestras habilidades y sensibilidad para detectar pólipos, a pesar de un entorno lumínico en general más hostil. Al igual que Luke Skywalker cuando destruye la Estrella de la Muerte (en “Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza”) a pesar de ser perseguido por Darth Vader y sus cazas TIE fighters, confiamos en la fuerza que nos guiaba a través de las turbias aguas del colon para localizar y destruir los pólipos.

El trabajo podéis consultarlo en el Medical Journal of Australia. Notad que astutamente, el trabajo ha recibido el nombre VADER (Value of Audio Device in the Endoscopy Room), que podríamos traducir por el Valor de los Dispositivos de Audio en la Sala de Endoscopia. Está claro que los frikis abundan incluso en los hospitales.

Ya sabes, si vas a pasar próximamente por el mal trago de poner vuestro intestino al alcance de un enorme tubo luminoso y con cámara, pedid al menos que os pongan de fondo la partitura de John Williams. ¡Y que la fuerza os acompañe!

Me enteré leyendo Stuff.

The Crab Bridge, la última atracción turística en materia de puentes

puente para cangrejosEl cangrejo rojo (Gecarcoidea natalis) es originario de la isla Navidad, en Australia, y no se encuentra en ningún otro lugar del planeta. En su isla “bunker”, donde forman una comunidad numerosísima (120 millones de individuos), juegan un papel fundamental en el ecosistema al reciclar los nutrientes que el bosque produce y devolvérselos al suelo.

carreteras cortadasA pesar de que viven en esos bosques la mayor parte del año, cuando necesitan reproducirse acuden al mar. Cada vez que esto ocurría, las carreteras se cubrían con miles de cadáveres de crustáceos, por lo que las autoridades locales terminaron por proteger a su especie bandera mediante múltiples medidas, como cerrar ocasionalmente las carreteras durante la época de apareamiento (véase foto superior). Sin embargo, durante estos últimos años la medida que ha demostrado ser más eficaz es la de construir puentes – como el que veis en la foto – para ayudarles a cruzar las carreteras de forma segura.

Paso subterráneo para cangrejosPara conducirlos de forma segura hacia esos puentes durante su migración anual, más de 20 kilómetros de carreteras lucen barreras protectoras de plástico a nivel del suelo. Gracias a ellas los cangrejos terminan por dirigirse a alguno de los 31 pasos subterráneos situados estratégicamente (véase foto superio), o bien a alguno de los puentes de cinco metros de altitud, que salvan las carreteras con mayor tráfico. Aparentemente, estos puentes han terminado por convertirse en atracciones turísticas, ya que permiten ver a grandes cantidades de cangrejos en movimiento.

Autoridades turísticas de la Isla Navidad, como Linda Cash, ya bromean con la importancia de sus puentes. “Sydney puede tener su Harbour Bridge, y San Francisco su Golden Gate, pero lo que llama la atención de los turistas ahora mismo en materia de puentes son nuestras pasarelas para cangrejos”.

Me enteré leyendo The Telegraph.

Visiones poco usuales de Júpiter

Polo norte de Júpiter
Cuando piensas en el mayor de los planetas de nuestro sistema solar, el gigante gaseoso Júpiter, probablemente te lo imaginas enorme, a franjas naranjas y jalonado con su típica y definitoria mancha roja anticiclónica, esa tormenta que barre perpetuamente su superficie. Pero es simplemente el modo “clásico” de observar Júpiter.

Vamos a darte una nueva perspectiva. La foto de arriba, por ejemplo, muestra al mayor de nuestros planetas visto desde el polo norte. La imagen se ha creado mezclando varias fotos tomadas por la sonda de la NASA Cassini, en sus innumerables sobrevuelos por el vecindario de Júpiter y sus lunas.

Polo sur de Júpiter
Y ahora mirad esta otra composición fotográfica, montada también gracias a las imágenes de Cassini. Asi es Júpiter visto desde “debajo”, es decir justo desde lo alto de su polo sur. En esta vista la Gran Mancha Roja joviana es visible claramente.

Júpiter como lo has visto siempre
Y solo para los amantes de lo clásico, aquellos a quienes las novedades se les hacen difíciles de tragar, ahí va una perspectiva típica y tópica de Júpiter que seguramente habréis visto cientos de veces.

Me enteré visitando Kottke.org.

¿Por qué hace más frío cuando el cielo está despejado?

cielos despejadosUna vez más, dar un paseo con tu hijo de 8 años es uno de los mejores ejercicios para la mente, ya que te hace preguntas que te obligan a recordar las viejas lecciones de física y meteorología. En esta ocasión su pregunta tuvo que ver con la noche, preciosa y despejada, pero fría como pocas. “Papá, ¿por qué si el cielo está despejado, y entonces dices que mañana lucirá el sol, hace tanto frío?“.

En fin, la respuesta va para ti Miguelín.

En invierno, la luz del sol es solo una de las cosas que afectan a la temperatura, pero dista mucho de ser la única. En esta estación, el aire frío que viene del norte de Europa baja a hacernos un visita. Ese viento frío cerca de la superficie de la Tierra es muy denso y pesado, por lo que a las nubes les cuesta mucho trabajo formarse a partir de ese aire. Por ello, algunas veces en invierno los cielos pueden estar muy despejados y al mismo tiempo las temperaturas ser muy frías. Además, en esta estación, cuanto más al norte estés más bajo es el ángulo del sol sobre la superficie del planeta, por lo que aunque lo veamos en el cielo su luz no incide directamente sobre la Tierra las horas necesarias para calentar el suelo (ten en cuenta además que los días son más cortos en invierno). El efecto es aún mayor si nieva, ya que el poco calor que llega desde el sol se refleja en el manto blanco que cubre el suelo evitando que este lo absorba.

Además, las nubes no solo sirven para “fastidiar” en verano, impidiendo que la luz del sol llegue al suelo y nos permita ir a la playa (algo tan desgraciadamente común en Asturias). Sin nubes en la noche invernal, el calor que emite el suelo no encuentra ningún “tapón” que obstaculice su fuga hacia el espacio, y es por eso que en las noches despejadas hace más frío que en las nubladas. Los dibujos que añado al principio te ayudarán a entender esto. Ya ves hijo que el sol en invierno no es tan de fiar como en verano, así que aún cuando mires por la ventana antes de salir de casa y veas que el sol brilla, debes abrigarte.

Kit de enema de tabaco, el equivalente del S.XVIII al desfibrilador

Kit para enemas el desfibriliador del sigo XVIIIRápido, la perdemos, hay que actuar con premura. Una persona se ha caído al agua y se ha ahogado. Por suerte aún podemos reanimarla. Lo primero que hay que hacer es bajarle los pantalones. Luego hay que insertarle este tubo por el ano. Tras eso, hay que encender un cigarro y bombear el humo “culo adentro”.

¿Sorprendido no? Pues algo parecido a este texto podía leerse en los tratados de medicina británicos del siglo XVIII, ya que entonces se pensaba que era posible revivir a una persona que hubiera dejado de respirar si se le hacía pasar un flujo de humo de tabaco a través de su recto. Por tanto, un kit de emergencia de enemas como el que aparece en la foto, seria el equivalente al desfribrilador de nuestros días.

Según escribe Ella Morton en la web Atlas Obscura:

Faltaban varios siglos para que la resucitación cardiopulmonar fuera una maniobra médica de uso común. En lugar de comprimir repetidamente el pecho del ahogado para reactivar su corazón, y hacerle el boca a boca (una práctica que el eminente doctor británico William Hunter consideraba “vulgar” en 1776), los equipos de rescate aplicaban una serie de métodos dudosos para intentar reanimar a quienes tenían los pulmones inundados. Entre los favoritas estaban: frotar la piel del ahogado para que entrase en calor, inflar los pulmones a través de un tubo insertado en su tráquea o el siempre ‘útil’ sangrado. Sin embargo, de entre todas las técnicas de reanimación la más creativa era la de la insuflación rectal de tabaco, que consistía en insertar humo de tabaco en los intestinos de la persona inconsciente empleando un fuelle y un tubo insertado al ano.

Lo peor de todo es que de tanto en tanto el proceso funcionaba. De hecho, la revista médica The Lancet, recrea una historia sucedida en 1746 en la que puede leerse:

La esposa de un hombre fue recuperada del agua aparentemente muerta. Tras discutir una serie de consejos muy conflictivos, un marinero que pasaba por allí ofreció su pipa y encargó al marido que insertara la boquilla en el recto de su esposa, que cubriera el hornillo de la misma con una pieza de papel agujereado y que soplara fuerte. Milagrosamente la mujer resucitó.

¡Y todavía dirán que el tabaco es malo! ;-)
Me enteré leyendo Neatorama.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr