¿Es seguro cortar la parte con moho y comerse el resto?

pan mohoso
Seguramente hay más moho en ese trozo de pan pasado, que ese parche verde y “peludo” que ves en su superficie. Y lo mismo se aplica para esa pieza de frutas que olvidaste fuera de la nevera, y que aparentemente solo tiene unos puntos aterciopelados en la piel. Resulta que los coloridos parches que vemos a simple vista son las esporas, o partículas diminutas que dan al hongo su color. El resto del moho, sus ramificaciones y raíces, son difíciles de ver y algunas veces se adentran profundamente en tu comida.

Como esas coloridas esporas de moho que ves en la superficie de tu comida son solo parte del hongo, arañar o cortar esa parte de tu rebanada de pan no evitará que te metas en la boca un buen bocado de fungi.

Como afirma Nadine Shaw, especialista en información técnica del Ministerio de Agricultura de los EE.UU. (USDA) en su podcast: “La mayor parte de los mohos son inofensivos, pero algunos son peligrosos. Y es que hay mohos que contienen micotoxinas, que son sustancias venenosas que pueden causar reacciones alérgicas o problemas respiratorios. Hay una en particular, llamada aflatoxina, capaz de provocar cáncer”.

Según informa la USDA, las micotoxinas se encuentran principalmente en los mohos que crecen en los cereales y los frutos secos, aunque también se las puede encontrar en el zumo de uva, apio, manzanas y otros productos. La temida aflatoxina es más común en las cosechas de maíz y cacahuete, razón por la cual hay varios organismos oficiales que analizan regularmente su presencia en estos cultivos.

Por mi experiencia personal como Agente de Aduanas sé que de este cometido, en España, se encarga el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) para las cosechas propias. No obstante para las partidas importadas también existen controles de Sanidad Exterior, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Msssi).

Para acabar unos consejos prácticos para intentar evitar que el moho invada nuestra comida:

• Cubrir la comida para evitar que entre en contacto con las esporas de moho que flotan en el aire.
• Emplear recipientes con tapa para almacenar alimentos perecederos y mantenerlos en el frigorífico.
• Consumir la comida sobrante antes de tres o cuatro días.

En fin, reconozco que en materia de hongos, en alguna ocasión he “cortado por lo sano” y consumido el resto. Ahora veo que no ha sido una buena idea. Después de escribir este post creo que todo irá a parar a la basura en cuanto vea asomar la primera espora.

Me enteré leyendo LiveScience

Hay otros mundos, pero están en este

Alienigenas terrestres
El poeta francés Paul Éluard, amigo y rival de Dalí por el amor de Gala, acuñó una de mis frases favoritas: “hay otros mundos, pero están en este”. Siempre que veo imágenes de la vida de las profundidades oceánicas, inevitablemente recuerdo la popular máxima de este literato surrealista, cuyos restos descansan por cierto en el mítico cementerio de Père-Lachaise de París.

Ya estoy divagando.

De lo que quería hablaros hoy era precisamente del extraño mundo de las profundidades marinas, donde habitan criaturas que bien podrían provenir de otro planeta. El fotógrafo Wayne MacWilliams se sumergió en las aguas de la costa de Singer Island en Palm Beach, Florida, y capturó un momento particularmente fascinante del abismo negro de las profundidades del mar.

Las imágenes muestran una criatura marina translúcida, conocida como salpa, con un pez brillante en su vientre.

En la web IFL Science, los biólogos pelágicos y fotógrafos submarinos de Hawai, Sarah Matye y Jeff Milisen, dan una explicación “alucinante” sobre estas hipnóticas imágenes: “Este pez, un Holocentridae, no está siendo digerido por este sálpido, sino que vive y se oculta en el interior de esta criatura transparente. Las larvas de estos peces se ocultan dondequiera que pueden en los grandes vacíos pelágicos del océano, y por tanto un salpas se convierte en un gran hogar, especialmente cuando se ven cegados por las luces estroboscópicas”.

TRANSLUCENT FISH
Por lo que puedo leer, en declaraciones del autor de la foto, MacWilliams, al diario MailOnline: “Yo estaba buceando a la deriva en la negra noche, y fue muy divertido ya que simplemente uno no sabe lo que le va a salir al encuentro. Puede ser un poco intimidante, incluso puede ser espeluznante la primera vez que lo haces, ya que a tu alrededor todo es de color negro azabache, y no tienes referencias visuales del fondo”.

¡Hay que tener coraje! En fin, puestos a divagar por esos otros mundos que habitan en este y tendiendo puentes interdisciplinares, las imágenes de estas dos criaturas han terminado también por recordarme aquella película de los 70 protagonizada por John Travolta: El chico de la burbuja de plástico. Demostrando que la realidad de la naturaleza es mucho más sofisticada que la ficción de los hombres, la burbuja captada por el fotógrafo MacWilliams está viva.

¡Quién iba a pensar que Éluard y Travolta podían acabar juntos en un post!

Me enteré leyendo IFL Science

¿No ligas nada? Prueba a cambiar de postura

self-confidence
Buena parte de la comunicación se da sin ninguna palabra en absoluto, sobre todo en las citas modernas, donde la elección de una pareja puede basarse en una sola imagen (pensad en Tinder).

Por ejemplo, la expansividad (la distancia a la que se separan las extremidades) podría señalar a una pareja romántica que una persona es socialmente dominante, haciéndola parecer más deseable.

Para averiguar si esta relación se sigue manteniendo en las citas moderna, los investigadores comprobaron si las posturas amplias (con los brazos y piernas extendidos) eran más atractivas en dos escenarios ampliamente utilizados hoy en día para encontrar compañero sentimental: las citas rápidas y las típicas aplicaciones de citas para smartphone (como el antes mencionado Tinder).

El análisis de video de 144 citas rápidas mostró que por cada aumento de un punto en una escala de siete puntos de expansión, la probabilidad de los estudiantes universitarios de conseguir un “sí” como respuesta se incrementaba en un 76%.

Pero eso es sólo una correlación. A continuación, para ver si adoptar una postura más amplia realmente hace aumentar el atractivo y no al revés, los investigadores emplearon una aplicación de citas y centraron su actividad en San Francisco, California. Allí, registraron la cantidad de personas que tenían “un match” con ciertos perfiles falsos creados para el experimento, algunos de los cuales mostraban posturas expansivas y otros lo contrario.

Y ciertamente, los perfiles con fotos que mostraban las extremidades extendidas ampliamente consiguieron un 27% más de “matches” que los que tenían las extremidades pegadas al cuerpo.

En ambos experimentos, el efecto funcionaba tanto para hombres como para mujeres. Estos resultados puede que no sean aplicables para todos los grupos humanos, pero al menos para los estudiantes universitarios de Illinois (los que participaron en el experimento de las citas rápidas) y para los habitantes de San Francisco que usaron cierta aplicación de ligoteo para móviles, mostrar una posición “desplegada” pudo ayudarles a conseguir una segunda cita.

¿Qué tal si lo probáis?

El trabajo se ha publicado en PNAS.

Me enteré leyendo Science.

Señor Pichler, hay un tiburón blanco en el pasillo

vienna-natural-history-museum-pichler-photography-essay-taxidermy_dezeen_936_0
¿Qué sucede cuando le das a un fotógrafo acceso total a las salas no abiertas al público de un museo de historia natural? Pues que uno se encuentra frente a frente con toda clase de imágenes surrealistas cargadas de una belleza casi onírica. Tamaña fortuna le ha caído en gracia al fotógrafo austríaco Klaus Pichler, a quien la dirección del Museo de Historia Natural de Viena dio carta blanca para pasearse por todas las salas donde se almacena una colección de más de 30 millones de objetos.

Merece la pena decir que Pichler no colocó a su antojo las piezas, bien fueran reproducciones o ejemplares disecados, sino que se limitó a fotografiar lo que encontró en el estado en que estaba almacenado.

El resultado a su expedición por los fondos ocultos del museo, que duró cuatro años, se exhibe ahora en una exposición fotográfica llamada, con mucho acierto, “esqueletos en el armario”, en relación al popular dicho anglosajón, que se emplea cuando alguien guarda un secreto oscuro en su pasado.

vienna-natural-history-museum-pichler-photography-essay-taxidermy_dezeen_1568_9
No os perdáis la galería de imágenes accesible en la web Dezeen, donde seguramente algunas de las fotos os impactarán y fascinarán a partes iguales. En cierto modo, es como asistir al rodaje de un episodio de El Ministerio del Tiempo. Apuesto que una visita privada a otro museo, similar a este, fue lo que inspiró la película Una Noche en el Museo.

Holanda tiene un problema, se queda sin criminales

Interno en su celda de Scheveningen, La Haya

Por lo que puedo leer en The Telegraph, Holanda tiene cierto problema “hotelero” del que la verdad, muchos neerlandeses podrían sentirse orgulloso. Hay exceso de “habitaciones enrejadas con vistas al patio”, o lo que es lo mismo, de las 15.300 celdas carcelarias con las que cuenta el estado, solo un tercio están ocupadas. Y el problema irá a más, sobre todo si tenemos en cuenta que el gobierno anticipa que la criminalidad disminuirá un 0,9% anualmente durante el próximo lustro. ¿Qué hacer entonces? Pues lo lógico, cerrar prisiones.

Claro que no todo el mundo estará contento con la medida. Como afirma Jaap Oosterverr, portavoz del Ministerio de Justicia holandés:

“Obviamente, desde una perspectiva social es mejor que la criminalidad esté a la baja, pero si trabajas como funcionario de prisiones, entonces la noticia no es tan buena”.

Claro que la idea de cerrar prisiones para acabar con el exceso de celdas vacías no es la única opción empleada para acabar con el problema. Los holandeses también se han decidido a “importar” convictos de otros países vecinos.

En The Telegraph puede leerse:

Holanda ha intentado solucionar su problema carcelario de una forma innovadora. Ha “alquilado” zonas completas de sus prisiones a Bélgica y Noruega, de modo que por ejemplo hay unos 300 internos belgas en la prisión de Tilberg.

Mientras tanto, el pasado mes de septiembre el país firmó un nuevo acuerdo trianual con Noruega para que 240 convictos de esa nacionalidad puedan cumplir sus penas en la Prisión de Norgerhaven, situada en las cercanías de Drenthe.

En declaraciones recientes de Karl Hilleslan (director de las prisiones holandesas) al canal de televisión RTV Drenthe: “incluso existe una pequeña lista de espera”, debida en parte al éxito que han tenido las promociones publicitarias emitidas en Noruega.

¡Ver para creer! Bendito problema. Claro que siendo un poco malo, si tienen tanto sitio libre, tal vez puedan aprovecharlo para organizar cursos destinados a reeducar a ciertos hooligans del PSV. No hace demasiado que nos visitaron, dejando una “honda” impresión entre nosotros.

Me enteré leyendo The Telegraph.

PD. La foto que abre el post muestra a un interno en la prisión de Scheveningen, cerca de la Haya.

El calentamiento global ha sido bueno para el vino (pero todo se acaba)

viñedos
Los entendidos dicen que un buen vino nace de su terruño, una combinación única de la calidad del suelo y de la tradición vitivinícola de la zona. Resulta que la atmósfera también es importante. Un estudio reciente ha descubierto que el calentamiento global ha, por ahora, ayudado a los vinos permitiendo vendimias tempranas, lo que a su vez se correlaciona con la calidad. Lástima que esto no vaya a durar, y que esta relación sea cada vez menos estable.

Empleando registros de viñedos de 400 años de edad situados en ocho regiones vinícolas de Francia y Suiza, los investigadores analizaron cómo ha afectado el clima a las vendimias desde 1600 a 2007, y cómo se correlacionan esos factores con la calidad del vino. En general, una cosecha temprana de uva y por tanto un buen vino, dependen de una primavera húmeda, un verano caliente, y un poco de sequía hacia el final de la temporada.

Los investigadores descubrieron que las cosechas de uva han llegado (en promedio) 10 días antes desde 1981, gracias a las altas temperaturas del verano. En otras palabras, el calentamiento global ha sido bueno para el vino, tal y como acaba de publicarse en Nature Climate Change. Pero ojo, que no todo es bueno.

Antes de 1981, las altas temperaturas de verano por lo general se producían en años de sequía, y esta ausencia de lluvias era esencialmente un indicador de una vendimia temprana y de una buena campaña. Ahora, los veranos calientes llegan con o sin sequía, una señal de que la relación climática no se está manteniendo.

Existen estudios que ya sugieren que, si las temperaturas siguen subiendo, con el paso del tiempo las variedades de uva terminarán alcanzando su límite de tolerancia al calor. Eso hará que lugares hasta ahora con poco tradición vinícola a causa del clima, como Asturias, puedan acabar convirtiéndose en cuna de buenos caldos.

Me enteré leyendo ScienceMag.

Nano-bolas rellenas de fármacos borran la metástasis del cáncer en ratones

nano%20embed
Hoy la noticia más leída en Science tiene que ver con una prometedora técnica para atacar a la metástasis, que como sabéis e una especie de “spin-off” del cáncer original, que muchas veces es lo que termina por matar realmente a los pacientes.

El innovador tratamiento del que se habla en Science ha sido diseñado por Mauro Ferri, un experto en nano-medicina que preside el Instituto Houston Metodista de Investigación en Texas. Al parecer este investigador lleva varios años trabajando en el diseño de nano-partículas porosas de silicio, que puedan emplearse como “mulas de carga” de fármacos, para llevarlas allí donde son realmente efectivas.

En algunos casos los doctores cuentan con fármacos sumamente efectivos contra los tumores, como es el caso de un agente llamado dox (doxorubicina), capaz de unirse al ADN presente en el núcleo de las células cancerosas y detener su división incontrolada. El problema es que cuando se inyecta dox al torrente sanguíneo, el fármaco puede ir a parar a un sitio no deseado, como el tejido cardíaco, donde puede matar a las células y provocar una parada del corazón. Por ello, muchas veces los médicos tienen que reducir las dosis o incluso suministrarlas de forma discontinua en prevención de que el remedio sea peor que la enfermedad.

Bien, pues el enfoque de Ferri pasa por crear nano-partículas de silicio poroso, con forma de disco, y rellenarlas de dox. Cuando se inyectan estas nano-partículas (a escala micrométrica) en el torrente sanguíneo, estas son capaces de rebotar en las paredes de las venas y arterias sanas. Sin embargo, si entran en los vasos sanguíneos que alimentan a los tumores, que normalmente tienen malformaciones y sufren ‘perdidas’ (como si tuvieran goteras), las nano-partículas logran salir de la circulación y se depositan cerca del tumor.

Ferri descubrió que esto por si solo no bastaba. Cuando las nano-bolas liberaban el dox, incluso aunque una pequeña porción accediera a las células tumorales, a menudo se estrellaba contra la membrana de proteínas que actúa como una bomba diminuta que expulsa los fármacos fuera de las células, antes de que estos puedan provocar daños. ¿Solución? Hacer llegar más cantidad de fármaco, para lo cual lo mejor era unir las moléculas de dox entre si formando una especie de ‘ristra’, o para ser más técnico, un polímero.

Cuando consiguieron hacer estos polímeros de dox y rellenar con ellos las nano-bolas, decidieron probar su eficacia inyectándoselas a ratones a los que se les había implantado tejido metastásico de tumor de hígado y pulmón humano. Los investigadores descubrieron que de este modo, las micro-partículas de silicio se congregaban en las zonas tumorales, y que una vez allí se iban degradando a lo largo de un período que iba de 2 a 4 semanas.

En Science leo literalmente:

Mientras lo hacían, las partículas de silicio liberaban las hebras de polímero de dox que transportaban. En el ambiente acuoso alrededor de las células tumorales, las hebras se enrollaban formando pequeñas bolas, cada una de sólo 20-80 nanómetros de diámetro. Que sean de ese tamaño, dice Ferrari, es ideal, ya que este es el mismo tamaño que tienen las vesículas diminutas que se intercambian comúnmente las células vecinas como parte de su comunicación química normal. En este caso, las células tumorales se ‘tragaron’ sin problema las bolas de polímero de dox. Una vez allí, una gran fracción logró internarse y evitar las bombas que expulsan el dox de la membrana celular, hasta alcanzar el núcleo. Ferrari dice en este punto que su equipo no está seguro exactamente del por qué las bolas cargadas de dox son transportadas hacia el núcleo, aunque esto es exactamente lo que querían lograr.

¿Y qué pasó con los ratones? Por lo que puedo leer, hasta el 50% de los roedores que portaban cáncer, respondieron al tratamiento y no mostraron señales de tumores metastásicos 8 semanas más tarde, lo que en escala humana equivale a un período libre de cáncer de 24 años. ¡Sin duda muy esperanzador! Aunque conviene recordar que los resultados con ratones no siempre son extrapolables a humanos, y que falta un largo proceso de pruebas intermedias hasta que veamos ensayos con humanos en marcha.

Me enteré leyendo Science.

¿Puede un bebé nacer con dientes?

bebé nace con dientes
De tanto en tanto leemos noticias de bebés que vienen al mundo con dientes (aquí un ejemplo del Daily Mail), pero lo cierto es que pese a ser poco común, no es una cosa endemoniadamente rara.

De hecho, según acabo de comprobar en un artículo sobre hechos extraños relacionados con el embarazo, uno de cada 2500 bebés viene al mundo con dientes natales. Lo curioso es lo que hacen los médicos entonces: quitárselos.

Al parecer estos dientes no tienen raíces fuertes, por lo que la extracción no supone mucho problema. Dejarlos en su sitio, en cambio, si que podría traer problemas tanto para el niño como para la madre. Cuando a un bebé no se le extraen los dientes natales, estos pueden provocarle cortes en la lengua, dañar a la madre durante la lactancia, y dar más de un susto cuando finalmente se les caen (ya que se los pueden tragar).

Así que si tu hijo nace con dientes y en el hospital no han tenido la precaución de extraérselos, lo mejor es que busques un dentista para que se los quite en cuanto empiecen a moverse un poco.

Y ahora la pregunta del millón. ¿Si le extirpamos esos dientes al bebé, le nacerán más tarde los dientes de leche, y los de adulto después? La respuesta es si, a su debido tiempo estos bebés comenzarán la dentición como cualquier otro niño, así que como vemos algunos humanos “disfrutan” de tres pares de incisivos de forma natural a lo largo de su vida.

En la web MedlinePlus dan algo más de información sobre esta curiosidad:

Los dientes natales son infrecuentes y se presentan en aproximadamente 1 de cada 2,000 a 3,000 nacimientos. Los dientes natales generalmente aparecen en la encía inferior, donde surgirán posteriormente los dientes incisivos centrales. Estos dientes tienen poca estructura radicular, están adheridos al borde de la encía por medio del tejido blando y a menudo son poco firmes.

Nadie cierra la boca como la hidra verde

Cuando la hydra cierra la boca, esta desaparece
La naturaleza a veces es más imaginativa que la ficción. Estoy pensando en el Gato de Cheshire, famoso personaje de Lewis Carroll capaz de desaparecer ante tus ojos dejando solo a la vista su maléfica boca sonriente, flotando en el aire. Bien, pues eso no es nada en comparación con lo que hace con su boca el animal de la fotografía superior, un pólipo conocido como hidra verde (Hydra viridissima).

Natural de las aguas dulces de Norteamérica, este pólipo diminuto (mide menos de 1,5 cms de largo) es muy común en los manantiales, donde se los observa desde comienzos de primavera hasta finales de otoño. Su color verde proviene de la presencia de seres fotosintéticos (algas unicelulares de la especie Chlorella) atrapadas en el interior de las células de la hidra. En esto, se parece bastante al caracol marino Elysia chlorotica, un “animal planta” del que os hablé en este mismo blog allá por 2008.

Pero me estoy yendo por las ramas, y debo “cerrar mi boca” para volver a dirigirme al tema central de este post. ¿Por qué los científicos simplemente alucinan con la Hydra viridissima? Porque al contario que nosotros, que incluso cuando cerramos la boca apretando los labios firmemente, seguimos contando con un orificio de entrada, la hydra es capaz de hacer desparecer su boca a nivel celular.

Lo cuenta Ed Yong en su blog de National Geographic, de un modo muy ilustrativo gracias a este vídeo:

En 1987, Richard Campbell de la Universidad de California Irvine, descubrió por qué la boca de la hidra verde no está permanentemente abierta. En realidad su boca está constantemente formándose y desvaneciéndose. Cuando se cierra, un gran anillo de células situadas alrededor del borde de la boca colapsa en un pequeño túmulo llamado hipóstoma, que cuenta con una roseta de entre 6 y 12 células en su centro. Estas células están grapadas entre si por pequeñas juntas, de modo que no queda entre ellas ni siquiera un poro diminuto. En muchos modos, escribió Campbell, para esta criatura cerrar la boca es como cicatrizar una herida.

Neo-enmudece
Como vemos la naturaleza se adelantó a los Hermanos Wachowski, y es que a la hidra verde le pasaba mucho antes que a Neo.

¿Se encuentra la oncología ante su momento ‘eureka’?

jimmy carter
A estas alturas todo el mundo sabe que el cáncer no es una enfermedad, sino cientos, muchas de cuyas variedades se consiguen ya curar en porcentajes muy elevados. Otros, como el melanoma maligno, tienen mucho peor pronóstico. O al menos así era hasta ahora, cuando una nueva terapia aún en fase de ensayo a la que llaman inhibidor de puntos de control inmunitario parece estar cosechando resultados espectaculares.

A finales del año pasado, al ex presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter se le detectó un melanoma en fase avanzada en su cerebro. En 2013, incluso con los mejores tratamientos a su disposición, este político habría sobrevivido seis meses. Sin embargo el fármaco de inmunoterapia que se le administró, llamado pembrolizumab (un inhibidor de puntos de control inmunitario) hizo que el tumor desapareciera, hasta el punto de que los escáneres cerebrales realizados con resonancia magnética tras el tratamiento, no han encontrado señales del cáncer original ni nuevos tumores.

En la web Cancer.gov publican una esclarecedora entrevista con el doctor James Gulley, especialista en tumores genitourinarios y jefe de la sección de inmunoterapia del Centro para Investigación del Cáncer, laboratorio dependiente del Instituto Nacional del Cáncer, el equivalente estadounidense a nuestro CNIO.

Le preguntan:

Suele describirse a los inhibidores de punto de control como terapias que liberan los frenos del sistema inmunitario. ¿Es esa la mejor descripción?

Si, esa es una buena manera de explicarlo. Pero también es verdaderamente importante comprender que los inhibidores de punto de control inmunitario no van dirigidos directamente contra el tumor. No tienen propiamente una actividad antitumoral, por lo que si antes de su aplicación no existe actividad del sistema inmunológico contra el tumor, estos fármacos no tendrán ningún efecto. Estas drogas solo liberan los frenos de la respuesta inmunológica si previamente esta se ha producido.

Pero es difícil de decir si ya hay una respuesta inmunológica, y si por tanto un paciente responderá al fármaco ¿verdad?

Si, solo estamos recibiendo respuesta de una minoría de pacientes que reciben estas terapias. Pero uno de los factores que ha despertado tanta excitación alrededor de estos fármacos ha sido la rápida, duradera y profunda respuesta a los agentes anti PD-1 como el pembrolizumab y el nivolumab. Y estamos apreciando respuestas a estas terapias en un amplio espectro de tipos de tumores, pero de nuevo, los pacientes necesitan mostrar una respuesta inmunológica ya en marcha.

Una forma posible de obtener una respuesta inmune subyacente es que exista alguna mutación en el tumor. Ciertos tumores (los de pulmón, el melanoma, el de vejiga) tienen más probabilidades de sufrir mutaciones y por tanto son más susceptibles de provocar una respuesta del sistema inmunológico.

En la mayor parte de los pacientes con cáncer colorectal, por ejemplo, no vemos verdaderamente una actividad inmunológica demasiado fuerte. Sin embargo, ahora sabemos que si los tumores colorectales tienen algo a lo que llamamos inestabilidad microsatélite, lo cual produce muchas mutaciones, el reconocimiento de la existencia del tumor por parte del sistema inmune se incrementa. Esa es la razón por la que también hemos visto funcionar a los inhibidores de punto de control inmunitario en pacientes con cáncer colorectal.

En New Scientist, el periodista Andy Coghlan cree que la oncología se encuentra en estos momentos ante lo que él llama su “momento penicilina”, tan altas son las esperanzas de que esta clase de fármaco sea capaz de desatar la fiera acción del sistema inmunológico contra los tumores. Lo cierto es que por lo que leo, los ensayos realizados hasta la fecha están ya dando años extra de vida a aquellos que hasta hace bien poco no tenían ninguna esperanza. Tal es el grado de optimismo que Coghlan se pregunta si los inhibidores de puntos de control inmunitario no estarán por fin pagando al cáncer con su propia moneda.

El caso clínico del que se habla en el artículo de New Scientist, el de Vicky Brown, es realmente asombroso. A esta mujer británica se le detectaron melanomas en la garganta y pecho. Tras el terrible diagnostico en 2013, propusieron a Brown su participación en unas pruebas experimentales realizadas en el Hospital Royal Marsden de Londres, pruebas que cambiaron su vida por completo. De una muerte casi inevitable, en cuestión de semanas tras iniciar el tratamiento, sus tumores se desvanecieron. Brown sigue viva a día de hoy, tres años después de su diagnístico. Los doctores que la atendieron afirman que no habían visto unos resultados tan rápidos en su vida.

El caso de Jimmy Carter, dado el grado de conocimiento mundial del personaje, ha situado a esta nueva generación de fármacos en la primera línea de la atención mediática. Hasta hace muy poco el melanoma o el cáncer de pulmón eran equivalentes a una condena a muerte, pero gracias a los inhibidores de punto de control inmunitario esto está empezando a cambiar. Para Gordon Freeman, del Instituto Oncológico Dana-Farber de Boston: “Son una revolución, y esto es solo el comienzo”.

Desde este blog estaremos atentos e informaremos de esta nueva y esperanzadora herramienta médica. El optimismo se nota en el ambiente.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr