Holanda tiene un problema, se queda sin criminales

Interno en su celda de Scheveningen, La Haya

Por lo que puedo leer en The Telegraph, Holanda tiene cierto problema “hotelero” del que la verdad, muchos neerlandeses podrían sentirse orgulloso. Hay exceso de “habitaciones enrejadas con vistas al patio”, o lo que es lo mismo, de las 15.300 celdas carcelarias con las que cuenta el estado, solo un tercio están ocupadas. Y el problema irá a más, sobre todo si tenemos en cuenta que el gobierno anticipa que la criminalidad disminuirá un 0,9% anualmente durante el próximo lustro. ¿Qué hacer entonces? Pues lo lógico, cerrar prisiones.

Claro que no todo el mundo estará contento con la medida. Como afirma Jaap Oosterverr, portavoz del Ministerio de Justicia holandés:

“Obviamente, desde una perspectiva social es mejor que la criminalidad esté a la baja, pero si trabajas como funcionario de prisiones, entonces la noticia no es tan buena”.

Claro que la idea de cerrar prisiones para acabar con el exceso de celdas vacías no es la única opción empleada para acabar con el problema. Los holandeses también se han decidido a “importar” convictos de otros países vecinos.

En The Telegraph puede leerse:

Holanda ha intentado solucionar su problema carcelario de una forma innovadora. Ha “alquilado” zonas completas de sus prisiones a Bélgica y Noruega, de modo que por ejemplo hay unos 300 internos belgas en la prisión de Tilberg.

Mientras tanto, el pasado mes de septiembre el país firmó un nuevo acuerdo trianual con Noruega para que 240 convictos de esa nacionalidad puedan cumplir sus penas en la Prisión de Norgerhaven, situada en las cercanías de Drenthe.

En declaraciones recientes de Karl Hilleslan (director de las prisiones holandesas) al canal de televisión RTV Drenthe: “incluso existe una pequeña lista de espera”, debida en parte al éxito que han tenido las promociones publicitarias emitidas en Noruega.

¡Ver para creer! Bendito problema. Claro que siendo un poco malo, si tienen tanto sitio libre, tal vez puedan aprovecharlo para organizar cursos destinados a reeducar a ciertos hooligans del PSV. No hace demasiado que nos visitaron, dejando una “honda” impresión entre nosotros.

Me enteré leyendo The Telegraph.

PD. La foto que abre el post muestra a un interno en la prisión de Scheveningen, cerca de la Haya.

El calentamiento global ha sido bueno para el vino (pero todo se acaba)

viñedos
Los entendidos dicen que un buen vino nace de su terruño, una combinación única de la calidad del suelo y de la tradición vitivinícola de la zona. Resulta que la atmósfera también es importante. Un estudio reciente ha descubierto que el calentamiento global ha, por ahora, ayudado a los vinos permitiendo vendimias tempranas, lo que a su vez se correlaciona con la calidad. Lástima que esto no vaya a durar, y que esta relación sea cada vez menos estable.

Empleando registros de viñedos de 400 años de edad situados en ocho regiones vinícolas de Francia y Suiza, los investigadores analizaron cómo ha afectado el clima a las vendimias desde 1600 a 2007, y cómo se correlacionan esos factores con la calidad del vino. En general, una cosecha temprana de uva y por tanto un buen vino, dependen de una primavera húmeda, un verano caliente, y un poco de sequía hacia el final de la temporada.

Los investigadores descubrieron que las cosechas de uva han llegado (en promedio) 10 días antes desde 1981, gracias a las altas temperaturas del verano. En otras palabras, el calentamiento global ha sido bueno para el vino, tal y como acaba de publicarse en Nature Climate Change. Pero ojo, que no todo es bueno.

Antes de 1981, las altas temperaturas de verano por lo general se producían en años de sequía, y esta ausencia de lluvias era esencialmente un indicador de una vendimia temprana y de una buena campaña. Ahora, los veranos calientes llegan con o sin sequía, una señal de que la relación climática no se está manteniendo.

Existen estudios que ya sugieren que, si las temperaturas siguen subiendo, con el paso del tiempo las variedades de uva terminarán alcanzando su límite de tolerancia al calor. Eso hará que lugares hasta ahora con poco tradición vinícola a causa del clima, como Asturias, puedan acabar convirtiéndose en cuna de buenos caldos.

Me enteré leyendo ScienceMag.

Nano-bolas rellenas de fármacos borran la metástasis del cáncer en ratones

nano%20embed
Hoy la noticia más leída en Science tiene que ver con una prometedora técnica para atacar a la metástasis, que como sabéis e una especie de “spin-off” del cáncer original, que muchas veces es lo que termina por matar realmente a los pacientes.

El innovador tratamiento del que se habla en Science ha sido diseñado por Mauro Ferri, un experto en nano-medicina que preside el Instituto Houston Metodista de Investigación en Texas. Al parecer este investigador lleva varios años trabajando en el diseño de nano-partículas porosas de silicio, que puedan emplearse como “mulas de carga” de fármacos, para llevarlas allí donde son realmente efectivas.

En algunos casos los doctores cuentan con fármacos sumamente efectivos contra los tumores, como es el caso de un agente llamado dox (doxorubicina), capaz de unirse al ADN presente en el núcleo de las células cancerosas y detener su división incontrolada. El problema es que cuando se inyecta dox al torrente sanguíneo, el fármaco puede ir a parar a un sitio no deseado, como el tejido cardíaco, donde puede matar a las células y provocar una parada del corazón. Por ello, muchas veces los médicos tienen que reducir las dosis o incluso suministrarlas de forma discontinua en prevención de que el remedio sea peor que la enfermedad.

Bien, pues el enfoque de Ferri pasa por crear nano-partículas de silicio poroso, con forma de disco, y rellenarlas de dox. Cuando se inyectan estas nano-partículas (a escala micrométrica) en el torrente sanguíneo, estas son capaces de rebotar en las paredes de las venas y arterias sanas. Sin embargo, si entran en los vasos sanguíneos que alimentan a los tumores, que normalmente tienen malformaciones y sufren ‘perdidas’ (como si tuvieran goteras), las nano-partículas logran salir de la circulación y se depositan cerca del tumor.

Ferri descubrió que esto por si solo no bastaba. Cuando las nano-bolas liberaban el dox, incluso aunque una pequeña porción accediera a las células tumorales, a menudo se estrellaba contra la membrana de proteínas que actúa como una bomba diminuta que expulsa los fármacos fuera de las células, antes de que estos puedan provocar daños. ¿Solución? Hacer llegar más cantidad de fármaco, para lo cual lo mejor era unir las moléculas de dox entre si formando una especie de ‘ristra’, o para ser más técnico, un polímero.

Cuando consiguieron hacer estos polímeros de dox y rellenar con ellos las nano-bolas, decidieron probar su eficacia inyectándoselas a ratones a los que se les había implantado tejido metastásico de tumor de hígado y pulmón humano. Los investigadores descubrieron que de este modo, las micro-partículas de silicio se congregaban en las zonas tumorales, y que una vez allí se iban degradando a lo largo de un período que iba de 2 a 4 semanas.

En Science leo literalmente:

Mientras lo hacían, las partículas de silicio liberaban las hebras de polímero de dox que transportaban. En el ambiente acuoso alrededor de las células tumorales, las hebras se enrollaban formando pequeñas bolas, cada una de sólo 20-80 nanómetros de diámetro. Que sean de ese tamaño, dice Ferrari, es ideal, ya que este es el mismo tamaño que tienen las vesículas diminutas que se intercambian comúnmente las células vecinas como parte de su comunicación química normal. En este caso, las células tumorales se ‘tragaron’ sin problema las bolas de polímero de dox. Una vez allí, una gran fracción logró internarse y evitar las bombas que expulsan el dox de la membrana celular, hasta alcanzar el núcleo. Ferrari dice en este punto que su equipo no está seguro exactamente del por qué las bolas cargadas de dox son transportadas hacia el núcleo, aunque esto es exactamente lo que querían lograr.

¿Y qué pasó con los ratones? Por lo que puedo leer, hasta el 50% de los roedores que portaban cáncer, respondieron al tratamiento y no mostraron señales de tumores metastásicos 8 semanas más tarde, lo que en escala humana equivale a un período libre de cáncer de 24 años. ¡Sin duda muy esperanzador! Aunque conviene recordar que los resultados con ratones no siempre son extrapolables a humanos, y que falta un largo proceso de pruebas intermedias hasta que veamos ensayos con humanos en marcha.

Me enteré leyendo Science.

¿Puede un bebé nacer con dientes?

bebé nace con dientes
De tanto en tanto leemos noticias de bebés que vienen al mundo con dientes (aquí un ejemplo del Daily Mail), pero lo cierto es que pese a ser poco común, no es una cosa endemoniadamente rara.

De hecho, según acabo de comprobar en un artículo sobre hechos extraños relacionados con el embarazo, uno de cada 2500 bebés viene al mundo con dientes natales. Lo curioso es lo que hacen los médicos entonces: quitárselos.

Al parecer estos dientes no tienen raíces fuertes, por lo que la extracción no supone mucho problema. Dejarlos en su sitio, en cambio, si que podría traer problemas tanto para el niño como para la madre. Cuando a un bebé no se le extraen los dientes natales, estos pueden provocarle cortes en la lengua, dañar a la madre durante la lactancia, y dar más de un susto cuando finalmente se les caen (ya que se los pueden tragar).

Así que si tu hijo nace con dientes y en el hospital no han tenido la precaución de extraérselos, lo mejor es que busques un dentista para que se los quite en cuanto empiecen a moverse un poco.

Y ahora la pregunta del millón. ¿Si le extirpamos esos dientes al bebé, le nacerán más tarde los dientes de leche, y los de adulto después? La respuesta es si, a su debido tiempo estos bebés comenzarán la dentición como cualquier otro niño, así que como vemos algunos humanos “disfrutan” de tres pares de incisivos de forma natural a lo largo de su vida.

En la web MedlinePlus dan algo más de información sobre esta curiosidad:

Los dientes natales son infrecuentes y se presentan en aproximadamente 1 de cada 2,000 a 3,000 nacimientos. Los dientes natales generalmente aparecen en la encía inferior, donde surgirán posteriormente los dientes incisivos centrales. Estos dientes tienen poca estructura radicular, están adheridos al borde de la encía por medio del tejido blando y a menudo son poco firmes.

Nadie cierra la boca como la hidra verde

Cuando la hydra cierra la boca, esta desaparece
La naturaleza a veces es más imaginativa que la ficción. Estoy pensando en el Gato de Cheshire, famoso personaje de Lewis Carroll capaz de desaparecer ante tus ojos dejando solo a la vista su maléfica boca sonriente, flotando en el aire. Bien, pues eso no es nada en comparación con lo que hace con su boca el animal de la fotografía superior, un pólipo conocido como hidra verde (Hydra viridissima).

Natural de las aguas dulces de Norteamérica, este pólipo diminuto (mide menos de 1,5 cms de largo) es muy común en los manantiales, donde se los observa desde comienzos de primavera hasta finales de otoño. Su color verde proviene de la presencia de seres fotosintéticos (algas unicelulares de la especie Chlorella) atrapadas en el interior de las células de la hidra. En esto, se parece bastante al caracol marino Elysia chlorotica, un “animal planta” del que os hablé en este mismo blog allá por 2008.

Pero me estoy yendo por las ramas, y debo “cerrar mi boca” para volver a dirigirme al tema central de este post. ¿Por qué los científicos simplemente alucinan con la Hydra viridissima? Porque al contario que nosotros, que incluso cuando cerramos la boca apretando los labios firmemente, seguimos contando con un orificio de entrada, la hydra es capaz de hacer desparecer su boca a nivel celular.

Lo cuenta Ed Yong en su blog de National Geographic, de un modo muy ilustrativo gracias a este vídeo:

En 1987, Richard Campbell de la Universidad de California Irvine, descubrió por qué la boca de la hidra verde no está permanentemente abierta. En realidad su boca está constantemente formándose y desvaneciéndose. Cuando se cierra, un gran anillo de células situadas alrededor del borde de la boca colapsa en un pequeño túmulo llamado hipóstoma, que cuenta con una roseta de entre 6 y 12 células en su centro. Estas células están grapadas entre si por pequeñas juntas, de modo que no queda entre ellas ni siquiera un poro diminuto. En muchos modos, escribió Campbell, para esta criatura cerrar la boca es como cicatrizar una herida.

Neo-enmudece
Como vemos la naturaleza se adelantó a los Hermanos Wachowski, y es que a la hidra verde le pasaba mucho antes que a Neo.

¿Se encuentra la oncología ante su momento ‘eureka’?

jimmy carter
A estas alturas todo el mundo sabe que el cáncer no es una enfermedad, sino cientos, muchas de cuyas variedades se consiguen ya curar en porcentajes muy elevados. Otros, como el melanoma maligno, tienen mucho peor pronóstico. O al menos así era hasta ahora, cuando una nueva terapia aún en fase de ensayo a la que llaman inhibidor de puntos de control inmunitario parece estar cosechando resultados espectaculares.

A finales del año pasado, al ex presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter se le detectó un melanoma en fase avanzada en su cerebro. En 2013, incluso con los mejores tratamientos a su disposición, este político habría sobrevivido seis meses. Sin embargo el fármaco de inmunoterapia que se le administró, llamado pembrolizumab (un inhibidor de puntos de control inmunitario) hizo que el tumor desapareciera, hasta el punto de que los escáneres cerebrales realizados con resonancia magnética tras el tratamiento, no han encontrado señales del cáncer original ni nuevos tumores.

En la web Cancer.gov publican una esclarecedora entrevista con el doctor James Gulley, especialista en tumores genitourinarios y jefe de la sección de inmunoterapia del Centro para Investigación del Cáncer, laboratorio dependiente del Instituto Nacional del Cáncer, el equivalente estadounidense a nuestro CNIO.

Le preguntan:

Suele describirse a los inhibidores de punto de control como terapias que liberan los frenos del sistema inmunitario. ¿Es esa la mejor descripción?

Si, esa es una buena manera de explicarlo. Pero también es verdaderamente importante comprender que los inhibidores de punto de control inmunitario no van dirigidos directamente contra el tumor. No tienen propiamente una actividad antitumoral, por lo que si antes de su aplicación no existe actividad del sistema inmunológico contra el tumor, estos fármacos no tendrán ningún efecto. Estas drogas solo liberan los frenos de la respuesta inmunológica si previamente esta se ha producido.

Pero es difícil de decir si ya hay una respuesta inmunológica, y si por tanto un paciente responderá al fármaco ¿verdad?

Si, solo estamos recibiendo respuesta de una minoría de pacientes que reciben estas terapias. Pero uno de los factores que ha despertado tanta excitación alrededor de estos fármacos ha sido la rápida, duradera y profunda respuesta a los agentes anti PD-1 como el pembrolizumab y el nivolumab. Y estamos apreciando respuestas a estas terapias en un amplio espectro de tipos de tumores, pero de nuevo, los pacientes necesitan mostrar una respuesta inmunológica ya en marcha.

Una forma posible de obtener una respuesta inmune subyacente es que exista alguna mutación en el tumor. Ciertos tumores (los de pulmón, el melanoma, el de vejiga) tienen más probabilidades de sufrir mutaciones y por tanto son más susceptibles de provocar una respuesta del sistema inmunológico.

En la mayor parte de los pacientes con cáncer colorectal, por ejemplo, no vemos verdaderamente una actividad inmunológica demasiado fuerte. Sin embargo, ahora sabemos que si los tumores colorectales tienen algo a lo que llamamos inestabilidad microsatélite, lo cual produce muchas mutaciones, el reconocimiento de la existencia del tumor por parte del sistema inmune se incrementa. Esa es la razón por la que también hemos visto funcionar a los inhibidores de punto de control inmunitario en pacientes con cáncer colorectal.

En New Scientist, el periodista Andy Coghlan cree que la oncología se encuentra en estos momentos ante lo que él llama su “momento penicilina”, tan altas son las esperanzas de que esta clase de fármaco sea capaz de desatar la fiera acción del sistema inmunológico contra los tumores. Lo cierto es que por lo que leo, los ensayos realizados hasta la fecha están ya dando años extra de vida a aquellos que hasta hace bien poco no tenían ninguna esperanza. Tal es el grado de optimismo que Coghlan se pregunta si los inhibidores de puntos de control inmunitario no estarán por fin pagando al cáncer con su propia moneda.

El caso clínico del que se habla en el artículo de New Scientist, el de Vicky Brown, es realmente asombroso. A esta mujer británica se le detectaron melanomas en la garganta y pecho. Tras el terrible diagnostico en 2013, propusieron a Brown su participación en unas pruebas experimentales realizadas en el Hospital Royal Marsden de Londres, pruebas que cambiaron su vida por completo. De una muerte casi inevitable, en cuestión de semanas tras iniciar el tratamiento, sus tumores se desvanecieron. Brown sigue viva a día de hoy, tres años después de su diagnístico. Los doctores que la atendieron afirman que no habían visto unos resultados tan rápidos en su vida.

El caso de Jimmy Carter, dado el grado de conocimiento mundial del personaje, ha situado a esta nueva generación de fármacos en la primera línea de la atención mediática. Hasta hace muy poco el melanoma o el cáncer de pulmón eran equivalentes a una condena a muerte, pero gracias a los inhibidores de punto de control inmunitario esto está empezando a cambiar. Para Gordon Freeman, del Instituto Oncológico Dana-Farber de Boston: “Son una revolución, y esto es solo el comienzo”.

Desde este blog estaremos atentos e informaremos de esta nueva y esperanzadora herramienta médica. El optimismo se nota en el ambiente.

Descubren células de niño viviendo en el cerebro de sus madres

tamano-barriga-embarazo
Parece claro que la conexión entre las madres y sus hijos podría ser mucho más profunda de lo que intuíamos. Un nuevo trabajo de investigación publicado recientemente en PloS One, sugiere que existe una conexión física basada en el intercambio de células. Los profundos lazos fisiolóficos y físicos que comparten madres e hijos comienzan de hecho durante la gestación, cuando la madre lo es todo para el feto en desarrollo, al que aporta calor y sostén. El ritmo cardíaco constante de la madre contribuye también a dormitar al futuro niño.

La conexión física entre madre y feto sucede a través de la placenta, un órgano construido por células tanto de la madre como del embrión, que sirve de conducto para el intercambio de nutrientes, gases y residuos. Las células pueden migrar a través de la placenta entre ambos organismos, estableciéndose en algunos casos en múltiples órganos del cuerpo ajeno, incluyendo pulmones, tiroides, músculos, riñón, corazón, hígado y piel. Todo esto podría tener un amplio rango de impactos que ahora solo podemos imaginar. Podrían ir desde la reparación de tejidos a la prevención de cáncer, pasando por una incitación a la aparición de trastornos del sistema inmune.

Lo que resulta notable es que esta migración de células de un individuo, que se integran en los tejidos de otro, resulte tan común. Tendemos a pensar en nosotros mismos como individuos autónomos y singulares, y estas células “extranjeras” parecen desafiar esa noción y sugerir que la mayor parte de las personas llevan consigo remanentes de otros individuos. Esta chocante y asombrosa conclusión es lo que se desprende del trabajo científico antes mencionado, que muestra que nuestro cerebro también da albergue a células venidas de otros seres humanos. En el caso concreto del estudio, se descubrieron células masculinas en el cerebro de una mujer que habían estado viviendo allí, en algunos casos, durante varias décadas.

¿Qué impacto pueden tener estas células en el cerebro que les da alojamiento? Es algo en lo que por el momento solo podemos especular, pero este estudio reveló además que esta clase de células eran menos frecuentes en los cerebros de mujeres que padecían la enfermedad de Alzheimer, lo que podría sugerir que en cierto modo esta forma de quimerismo está ligada a la salud del cerebro.

Mas información sobre quimerismo en este viejo post de 2007.

Me enteré leyendo Scientific American.

Scott Kelly regresa a casa tras casi un año en el espacio

scott kelly
Hace un año en mi blog de Yahoo! escribía yo sobre los gemelos Kelly y su experimento espacial. Uno de ellos, Scott, de 52 años, subía por cuarta vez a la Estación Espacial Internacional, aunque en esta ocasión para su misión más larga: casi un año en órbita baja. Hoy mismo ha regresado a Tierra, donde la inmisericorde gravedad le esperaba para recordarle el nivel de deterioro que el cuerpo humano experimenta en su ausencia.

La cápsula descendió sauvemente a través de la estratosfera aferrada a un gran paracaidas. Poco antes de que la Soyuz alcanzase el suelo de Kazajistán, seis motores se activaron simultaneamente para amortiguar el impacto. Trescientos cuarenta días después de zarpar hacia la E.E.I. Scott regresaba a casa, donde el gélido aire frío le pareció una bendición. Tras recibir la asistencia de los técnicos de Roskosmos, que lo sacaron de la cápsula en volandas, bromeó con los ateridos periodistas, preguntándoles por qué llevaban tanta ropa. Luego cerró su puño en señal de victoria y lo levantó con dificultad (véase foto superior). Sin duda sus músculos necesitarían un período de adaptación para volver a ser lo que fueron.

CcbOejXUAAE6SS8.jpg large

Durante esos 340 días en órbita, Scott Kelly se ha convertido en una celebridad en su país. Junto a su colega ruso Mijail Kornienko, ha recorrido 230 millones de kilómetros, orbitando al planeta en 5.440 ocasiones. Por tanto, al contrario que el resto de los mortales, este último año los privilegiados Kelly y kornienko han disfrutado de 10.880 amaneceres y puestas de sol. En el caso de Kelly, sumando estos días a su historial de vuelo espacial, su cuenta alcanza los 520 días en órbita, por lo que se convierte en el estadounidense que más tiempo ha pasado jamás en el espacio.

La actitud amable y su buena actitud para conversar con quien le buscara, le han hecho un pesonaje amado por sus compatriotas. Ha dado caminatas espaciales arriesgadas, ha cultivado (y se ha comido) lechugas en órbita, ha perseguido a un colega disfrazado de gorila, y ha hablado con mucha gente, desde el presidente Obama hasta niños de una escuela. Sin embargo su buena prensa viene principalmente (al menos en mi caso) de las maravillosas imágenes que ha tomado en órbita y compartido en su cuenta de Twitter. Más de 1000 fotos asombrosas del planeta que sus seguidores en esta red social (casi un millón) hemos agradecido especialmente.

Como dicen en el Washingyon Post, su regreso nos deja un poco confusos a pesar de ser indudablemente una gran noticia. Puede que hayamos recuperado un terrícola pero hemos perdido a un vigilante destacado y colorista en las alturas.

Os recomiendo que echéis un vistazo a alguna de sus imágenes. La segunda de este post es una de las últimas que tomó antes de iniciar la operación retorno. ¡Grande Scott Kelly!

Corduroy, el anciano gato que no necesita siete vidas

Corduroy
Siempre he sido más de gatos que de perros. Mi adolescencia se vio traumáticamente alterada cuando mis padres decidieron que mi gata Meli tenía que tomar las de Villadiego por culpa de la alergia que me provocaba. Yo me miraba cada mañana en el espejo y me recordaba a Shrek, pero era feliz jugando con ella a pesar de mis estornudos constantes. En fin, a mi gata se le buscó otra casa y seguramente vivió una larga vida (quiero creer), pero esa es otra historia.

Hoy me he acordado de ella al leer sobre un mestizo de Maine Coon llamado Corduroy, que nos contempla desde la foto superior con sus 26 primaveras a cuestas. Por lo que puedo leer, es ahora mismo el gato documentado y vivo con mayor edad del planeta, como atestigua el Récord Guinnes Mundial que ostenta – suponemos que orgulloso.

Corduroy fue adoptado de cachorro en un albergue para gatos de Oregón en 1989 por su actual propietaria, Reed Okura, cuando esta era una niña de 7 años. Hoy, cuando Reed tiene 33, dice no recordar como era su vida antes de la llegada del felino. En su opinión, el secreto de la longevidad de su mascota radica en que ha llevado una vida activa, con innumerables saltos y deslizamientos desde la encimera o las escaleras.

Importante ha sido también, en opinión de su dueña, no haber cometido la aberración de extirparle las garras. Esto ha hecho que el gato no perdiera su instinto cazador, de modo que en sus excursiones (porque el gato es libre de salir a dar un garbeo) siempre ha podido defenderse. Por lo que puedo leer sigue en muy buena forma para la edad que tiene, aunque para proteger sus gastados riñones, Corduroy sigue una dieta baja en proteínas.

Su dueña afirma de hecho que sigue cazando bichos, aunque ya no es tan bueno como cuando era más joven. Reed afirma sin complejos que ha sido un verdadero honor compartir su vida con una compañía tan maravillosa, y que solo espera poder seguir dándole una vida feliz por muchos años.

¿Es el gato más anciano del que se tiene constancia? Pues no, por lo que dicen en Bored Panda, a pesar de que si trasladásemos su edad a parámetros humanos Corduroy tendría unos 121 años, aún los ha habido más longevos. De hecho el récord lo ostenta Creme Puff, una felina que alcanzó la friolera de 38 años.

Estoy convencido de que este post hará las delicias de muchas amigas “gatunas”, como Paula y Nieves. ¡Va por ellas! A ver si Lola o Canu siguen el ejemplo.

Por cierto, si queréis seguir a este venerable anciano en instagram esta es su cuenta.

Me enteré leyendo Neatorama.

Ya es primavera en el Valle de la Muerte

ya es primavera en el valle de la muerte
En 1849, un grupo de 30 aventureros estadounidenses intentó cruzar un valle desértico en busca de un camino más corto hacia los ricos yacimientos auríferos californianos, solo 18 sobrevivieron y uno de ellos llamó a aquel infierno el Valle de la Muerte, nombre con el que lo conocemos en la actualidad. Situado por debajo del nivel del mar, esta vasta extensión salina es uno de los lugares más hostiles de la Tierra. Baste con decir que el 10 de julio de 1913 se registró en este lugar una temperatura de 56,6ºC.

Por ello me he quedado asombrado al constatar el hermoso aspecto que tiene ahora mismo, en febrero de 2016, el temible Valle de la Muerte (que forma parte del desierto de Mojave). Como podéis observar por la foto superior (tomada del Flickr de Marc Cooper) el valle es ahora mismo un vergel de flores. Cada año por estas fechas, las escasas lluvias hacen que algunas plantas disfruten de una primavera exprés en este seco rincón de sudeste de California. Sin embargo el año pasado se produjo una inundación en octubre, seguida de unas breves lluvias lo bastante fuertes (para la zona) como para provocar un auténtico boom floral.

Los guardas forestales dicen que no han visto una ‘súper floración’ como esta en años, ya no solo por la cantidad de flores que han aparecido sino por el tamaño que algunas alcanzan. Bajo estas líneas podéis escuchar a uno de ellos, llamado Alan Van Valkenburg, hablando de esos breves momentos en el que el valle de la muerte se convierte en el valle de la vida, y en lo afortunado que se siente al contemplar mares de flores en el desierto.

Estas son algunas de las especies que aparecen en el vídeo: Geraea canescens, Atrichoserus platyphylla, Eremalche rotundifolia y Phacelia crenulata.

Me enteré leyendo Popular Science.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr