¿Es seguro alimentarse de sangre?

bebe sangre
Recuerdo lo impactado que quedé la primera vez que vi a los Masái sangrar a una vaca con arco y flecha para alimentarse con ella. No es que en España le hagamos asco a la sangre, ingrediente fundamental de cualquier buena morcilla, pero de ahí a beberla líquida cual aprendiz de vampiro hay un trecho. Por cierto que hace unos pocos años, un chalado de Texas fue arrestado por colarse en la habitación de una mujer para morderle el cuello y alimentarse. Se llamaba Lyle Monroe Bensley y solo tenía 19 años, aunque él creía ser un vampiro que llevaba pululando por la Tierra más de 5 centurias.

¿Pero de verdad es seguro alimentarse únicamente de sangre? En LiveScience se han hecho esta pregunta y la respuesta, salvo que seas una sanguijuela, seguramente te sorprenda.

En cantidades pequeñas (digamos unas pocas cucharaditas de postre) y si la sangre esta libre de patógenos, beber sangre no te hará daño. Pero en más cantidad sí que pueden aparecer problemas. Lo más extraño es que la sangre, cuando se bebe, es tóxica. Cuando se la confina en los lugares en los que se supone que tiene que estar, es decir: el corazón, las venas, arterias, etc., la sangre es dadora de vida. Pero cuando se la ingiere la cosa cambia. Por supuesto, como todas las toxinas, la dosis resulta fundamental y cuanto más bebes más riesgo corres.

Dado que la sangre es tan rica en hierro - y debido a que el cuerpo tiene dificultad para excretar el exceso de este elemento – cualquier animal que consume sangre regularmente corre el riesgo de sufrir una sobredosis de hierro. Si bien el hierro es necesario para todos los animales (de hecho para la mayor parte de las formas de vida), en dosis altas puede ser tóxico. Esta afección, llamada hemocromatosis, puede causar una amplia variedad de enfermedades y problemas, tales como daños en el hígado, acumulación de líquido en los pulmones, deshidratación, presión arterial baja, y también trastornos nerviosos.

A pesar de ello, lo de que los humanos se alimenten de sangre parece ser más común de lo que uno podría esperar. John Edgar Browning del Instituto Tecnológico de Georgia (EE.UU.), que ha investigado la práctica, sugiere en un artículo en la BBC que miles de personas en los Estados Unidos beben sangre por diversas razones. Algunas de estas personas dicen que esta sustancia rica en oxígeno y hierro les da energía, y ninguno de los bebedores entrevistados por Browning ha experimentado ningún efecto negativo a causa de su comportamiento, de modo que tal vez no se hayan excedido en la cantidad ingerida: “Ningún vampiro de los que he entrevistado se ha quejado de haber sufrido complicación médica alguna a consecuencia del consumo de sangre”, afirmó Browning en la BBC.

A diferencia de los humanos, los cuerpos de los animales que digieren la sangre han desarrollado mecanismos digestivos especializados. Según Katherine Ramsland en su libro ” La Ciencia de los Vampiros“, el murciélago vampiro “requiere un enorme consumo de hierro, que le ayuda a producir hemoglobina para transportar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo”. Sin embargo, la ingesta de hierro es generalmente más alta de lo que necesita el murciélago, por lo que cuenta con un proceso especial para secretar el exceso. Cuando la ingiere, la sangre pasa a través de un tubo que está adaptado para la extracción de nutrientes. Los trabajos de investigación sobre este sistema sugieren que los murciélagos cuentan con una membrana mucosa a lo largo del tracto intestinal que actúa como una barrera para evitar que el exceso de hierro se introduzca en su torrente sanguíneo”.

Sin embargo tu no eres un murciélago vampiro, y por tanto no has desarrollado un sistema especializado en extraer el hierro, por lo que beber sangre en cantidad puede matarte. Así que si estás pensando en cambiar tu dieta mordiendo cuellos aquí y allá, asegúrate de que tienes cerca un centro médico (y ya de paso pídele vez al psiquiatra).

Me enteré leyendo Life’s little mysteries.

Cargarse un valioso reloj en un museo es posible si te aplicas lo suficiente


Si la semana pasada explicaba yo por qué prohíben usar flash en las fotos dentro de un museo, hoy me he quedado de piedra cuando veo que algunos se pasan por el forro repetidamente incluso el cartel de “no tocar”. Este hombre ha querido dejar claro que lo de destruir obras por torpeza no es algo que solo le suceda a Mr. Bean en las películas, sino que puede pasarle a cualquiera… si es un descerebrado, claro.

En fin, este desgraciado “ecce homo” de la relojería se dio hace apenas tres días en el Museo del Reloj de Columbia, estado de Pennsylvania (EE.UU.). Como vemos, no le bastó tocar los péndulos, moverlos a su antojo, tirar de aquí y empujar de allí durante más de un minuto. Hasta que no lo tiró al suelo y lo desarmó del golpe no se quedó tranquilo.

Por lo que puedo leer, el reloj (en realidad casi una escultura móvil) es obra del artista de Iowa James Borden. Por fortuna, los daños no son definitivos y el reloj podrá repararse, según acaba de afirmar el director del museo, Noel Poirier. De hecho, es una suerte que el artista que creó el reloj siga vivo, ya que será él mismo quien realice la reparación.

El autor del desaguisado, del que la dirección no ha querido dar datos, ha tenido mucha suerte ya que no se presentarán cargos criminales contra él. Eso si, si tenéis pensado invitarle a vuestra casa para enseñarle la vajilla deminonónica de la abuela, mejor os lo pensáis dos veces.

Me enteré leyendo Artnet.

¿Por qué no dejan usar el flash en los museos?

no-flash-cjr
¿Te has preguntado alguna vez porque en los museos no permiten sacar fotografías con flash a las obras expuestas? La respuesta nos la da Carl Grimm, conservador pictórico del Museo DeYoung en San Francisco.

En general, un aumento de 12ºC en la temperatura duplica la velocidad de las reacciones químicas, de modo que cualquier alza en la temperatura – incluso aunque sea breve – acelera el deterioro. El calor se produce justo más allá del extremo rojo del espectro de luz visible, en las longitudes de onda más largas e invisibles conocidas como infrarrojo. Las longitudes de onda cortas y de alta energía, en el otro extremo del espectro de la luz visible (azul), y en especial la radiación ultravioleta invisible que está más allá de la luz visible, son muy eficaces a la hora de romper enlaces químicos, lo cual también produce deterioro. Este efecto se puede ver muy rápidamente en un papel de periódico que se haya quedado expuesto al sol, cuyas páginas comienzan a ponerse amarillas y quebradizas hasta convertirse finalmente en polvo. La fotografía con flash produce un estallido de luz que emite radiación en forma de ondas de longitud tanto largas como cortas, lo cual daña la obra. Es por eso que en los museos se solicita a los visitantes que tomen fotografías usando la propia luz de las instalaciones.

Me enteré leyendo Straightdope.

Crean robot-insecto capaz de posarse (y despegar) en todo tipo de superficies

Una vez que hemos conseguido que un pequeño robot vuele como un insecto, el siguiente paso es econtrar una forma de que se pose en alguna superficie (incluso cabeza abajo) y que después se libere y prosiga el vuelo. ¿Cómo hacerlo? Existen varias posibilidades en el mercado de soluciones: almohadillas adhesivas, imanes, e incluso pequeños pinchos, todo puede ayudar. Con lo que no contaba yo es con una solución tan “eléctrica” como la que acaban de aplicar científicos de la Universidad de Harvard a su diminuto robot volador, RoboBee, de solo 84 miligramos (una abeja pesa 100 mg).

Todos sabemos que si frotamos un globo contra nuestra ropa atraerá a nuestros cabellos a causa de la electricidad estática. Bien, pues es precismente esta fuerza, que hace que los objetos con carga opuesta se atraigan entre sí, lo que permite que este pequeñín de 36 milímetros de envergadura alar sea capaz de adherirse a todo tipo de superficies.

¿Y cómo manejan los investigadores a voluntad esta fuerza para pegar y despegar al mini-robot? Por lo que puede leer, este pequeñín posee unos diminutos electrodos flexibles de cobre con los que logra alterar la carga eléctrica de la superficie a la que va a adherirse, haciendo que esta sea contraria a la del propio robot. Eso le permite pegarse a cualquier tipo de superficie, desde un panel de vidrio a la hoja de una planta.

Sin duda la capacidad de posarse resulta fundamental para el ahorro energético de este robot, que solo consume 7 microvatios de electricidad cuando se encarama a algún lugar, en contraposición a los al consumo energético cuando vuela, que es unas 2700 veces mayor.

Cada vatio cuenta, y si estos robots del tamaño de un insecto logran un día volar fuera del laboratorio y desenchufados, tendrán que llevar incorporada su propia fuente de energía.

El trabajo de los investigadores de Harvard acaba de publicarse en la revista Science.

Me enteré leyendo Science.

Martin Couney, el hombre de negocios que salvó a una generación de bebés prematuros

Martin Couney y su espectáculo con niños prematuros
La Parada de los Monstruos (en realidad titulada Freaks), es una película de culto que trata sobre un fenómeno común en los Estados Unidos a comienzos del siglo XX: los zoos humanos.

Cuando una persona nacía con deformidades extremas, era demasiado grande, demasiado pequeño, o demasiado alejado de los cánones de belleza (pensad en la típica mujer barbuda), solía terminar aparcado en un espectáculo itinerante donde la gente pagaba por observar a estos “monstruos”.

Hoy no he podido evitar recordar aquella película, de estética impactante y prodigiosa, al conocer la historia de Martin Couney, un hombre a la par que hacía negocios con la desgracia ajena salvó a toda una generación de bebés prematuros..

Veréis, por aquellos tiempos los hospitales carecían de instalaciones adecuadas para el tratamiento de los bebés prematuros. A comienzos del siglo pasado, tener un hijo en Estados Unidos cuya gestación se veía interrumpida antes de los siete meses solía implicar la condena a muerte del neonato. No era de extrañar entonces, que muchos padres desesperados, se negasen a aceptar la muerte de sus hijos y prefiriesen entregarlos al cuidado de Martin Couney, un hombre “avispado” que había desarrollado una incubadora de cristal calentada por una caldera de agua.

Os traduzco un trocito del estupendo artículo De cómo un hombre salvó a una generación de bebés prematuros (en inglés) publicado en la web BBC NEWS.

Cada incubadora que tenía una altura de más de 5 pies (1,5 m), estaba fabricada con acero y vidrio y se apoyaba en el suelo mediante unas patas. Una caldera de agua situada en el exterior suministraba agua caliente a una tubería que corría por debajo de un lecho de malla fina sobre el que dormía el bebé, mientras que un termostato regulaba la temperatura. Otro tubo llevaba aire fresco del exterior del edificio a la incubadora, haciéndolo pasar primero a través de lana absorbente suspendida en agua mezclada con antisépticos o medicamentos. Después el aire se hacía pasar a través de lana seca, para filtrar las impurezas. En la parte superior, un dispositivo con forma de chimenea que incluía un ventilador hacía escapar el aire consumido hacia arriba, fuera de las incubadoras.

Cuidar de un bebé prematuro era caro. En 1903, costaba alrededor de 15 dólares al día (el equivalente a unos 360 EUR actuales) mantener a un niño con vida en las instalaciones de Couney.

Pero Couney no cobraba ni un centavo del importe de los cuidados médicos a los padres, era el público el que pagaba. Venían tantos espectadores, que Couney cubría fácilmente los costes operativos, pagaba un buen sueldo a sus trabajadores y obtenía un beneficio que le permitía planificar nuevos espectáculos. Con el paso del tiempo, su actividad terminó por hacerle rico.

Por lo que puedo leer, Martin Couney hacía más por los bebés que poner las incubadoras, lo cual sin duda ya era bastante. Además de eso, creía en el poder de la leche materna y de los mimos, antes de que los expertos médicos pudieran siquiera sospecharlo. No obstante, seguía siendo un hombre de negocios, por eso solía vestir a los bebés con ropas enormes para hacerlos parecer aún más pequeños.

El crédito de la imagen que abre este post es de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Me enteré leyendo Neatorama.

Asturias se sube al carro del Pint of Science

pintas de ciencia logoEn 2012, dos científicos del londinense Imperial College organizaron un evento con el que pretendía mostrar el trabajo que realizaban en su laboratorio a personas afectadas por enfermedades neurodegenerativas. Ante el éxito de la iniciativa, pensaron que tal vez sería mejor idea llevar la ciencia (a aquellos que no quisieran visitar su laboratorio) a un lugar en el que estos se sintieran realmente cómodos. ¿Y que mejor lugar que un pub, entre pintas de cerveza? Así nació Pint of Science en mayo de 2013 únicamente en el Reino Unido. Dos años después la iniciativa había saltado a 51 ciudades de 9 países diferentes, entre ellos España, que se sumó con 8 ciudades, 25 bares, 150 investigadores y 2500 asistentes.

pintas de ciencia mapa españaPor desgracia entre esas 8 ciudades no había ninguna urbe asturiana, pero afortunadamente eso ha cambiado en 2016. Gijón y Oviedo se han subido a la ola de las pintas de ciencia, y entre hoy, mañana y pasado mañana organizan seis interesantes jornadas de charlas (tres por ciudad) en los siguientes locales:

Lunes 23 – 20 horas

(OVIEDO)
“Mente Maravillosa”
Bar: Secreto a Voces
Manuel Pedregal 8

(GIJÓN)
“De los átomos a las galaxias”
Bar: El Coleccionista
C/Melquiades Álvarez 29

Martes 24 – 20 horas

(OVIEDO)
“Nuestro cuerpo”
Bar: Vinoteca Caprichos
Avenida de Galicia 16

(GIJÓN)
“Mente maravillosa”
Bar: Toma 3
C/Marqués de Casa Valdés 27

Miércoles 25 – 20 horas

(OVIEDO)
“De los átomos a las galaxias”
Bar: Rocket Rock Club
Calle Oscura 27

(GIJON)
“Nuestro cuerpo”
Café Dindurra
Paseo de Begoña 11

La gran responsable de que en Asturias podamos disfrutar durante tres días de esta iniciativa es la gran científica (y mejor persona) Teresa Valdés Solís, quien después de padecer una sana envidia el año pasado al ver como varias ciudades del estado se unían a la iniciativa, decidió que Asturias no podía quedarse al margen.

Si os animáis, nos vemos en los bares. Yo mañana iré al Toma 3 de Gijón para ver lo que nos cuentan Carmen Perillán, Juan Argüelles, Paula Núñez y J. Ángel Menéndez.

Tenéis toda la información sobre las charlas en la web de Pint of Science.

pintas de ciencia cartel

Las 10 cosas más extrañas del universo

El universo es un lugar extraño que los físicos intentan aún comprender. Si quieres manejarte con cierta soltura a la hora de leer artículos recientes sobre cosmología y astronomía, más vale que te familiarices con los siguientes conceptos:

antimateria

Antimateria

Como Bizarro, el ater-ego de Supermán, las partículas cuentan con versiones opuestas de si mismas. El electrón (carga negativa) por ejemplo, tiene su contrapartida en antimateria, el positrón (carga positiva). La materia y la antimateria se aniquilan entre si cuando entran en contacto, y su masa se convierte en energía pura conforme a la ecuación de Einstein, E=mc2. Los amantes de futurismo imaginan naves propulsadas por motores de anti-materia.

mini-agujero-negro

Miniagujeros negros

Si la nueva y radical teoría de la gravedad llamada “mundo de branas” es correcta, entonces debemos creer que nuestro sistema solar está plagado por miles de diminutos agujeros negros, cada uno del tamaño de un núcleo atómico. Al contrario que sus parientes más grandes, estos mini-agujeros negros son fundamentalmente restos del big-bang y afectan al espacio-tiempo de un modo diferente a causa de su cercana asociación con una quinta dimensión.

radiación cósmica de fondo

Radiación cósmica de fondo

Esta radiación son los restos primordiales dejados por el Big Bang que dio lugar al universo. Se detectó por primera vez en la década de los 60 en forma de ruido de radio proveniente de todas las direcciones del espacio. Se la considera una de las evidencias más fuertes a favor de la teoría del Big Bang. Recientes mediciones precisas realizadas por el proyecto WMAP determinaron la temperatura de esta radiación en -270º Celsius.

materia oscura

Materia oscura

Los científicos creen que constituye la mayor parte de la materia del universo, pero ni se la puede ver ni detectar con nuestra tecnología actual. Los candidatos a explicar su naturaleza varían desde neutrinos ultra-ligeros a agujeros negros invisibles. Algunos científicos se cuestionan incluso que la materia oscura exista, y sugieren que los misterios que esta ha ayudado a solucionar podrían explicarse mediante un mejor entendimiento de la gravedad.

EXOPLANETAS

Exoplanetas

Hasta comienzos de la década de los 90, los únicos planetas conocidos en el universo eran los de nuestro sistema solar. A día de hoy, los astrónomos han identificado a más de 500 planetas extrasolares. Varían en sus características desde colosales bolas de gas similares a estrellas pequeñas, hasta pequeñas bolas rocosas orbitando a enanas rojas. Sin embargo, la búsqueda de una segunda Tierra aún no ha dado sus frutos. Los astrónomos creen generalmente que las mejoras en tecnología nos ayudarán finalmente a revelar mundos similares al nuestro.

ondas gravitacionales

Ondas gravitacionales

Las ondas gravitacionales son las distorsiones en el tejido del espacio-tiempo predichas por la teoría de la gravedad general de Einstein. Estas ondas viajan a la velocidad de la luz, pero son tan débiles que los científicos esperan poder detectar solo aquellas creadas durante un evento cósmico colosal, tal como la fusión de dos agujeros negros. Para encontrarlas, los científicos han puesto en marcha proyectos como LIGO y LISA.

Nota 18/05/2016: ¡Lo que cambia la ciencia en un lustro! Como os comenté este mismo año, los científicos han logrado por fin detectar estas esquivas ondas.

canibalismo galáctico

Canibalismo galáctico

Al igual que los seres vivos en la Tierra, las galaxias pueden “comerse” las unas a las otras a largo del tiempo. Nuestra vecina galaxia Andrómeda, está en la actualidad merendándose a uno de sus satélites. De hecho, en su interior existen más de una docena de cúmulos estelares, los cuales son los restos cómicos de otras tantas comidas. Se estima que la Vía Láctea y Andrómeda terminarán por colisionar dentro de 3.000 millones de años.

neutrinos

Neutrinos

Los neutrinos son partículas elementales, virtualmente carentes de masa y eléctricamente neutras, que pueden pasar a través de tu cuerpo (e incluso a través de kilómetros de plomo) sin la menor dificultad. Estas partículas “fantasmas” se producen en el interior de las estrellas sanas y saludables, y también en las explosiones de estrellas gigantes moribundas, más conocidas como supernovas. En la actualidad, contamos con detectores de neutrinos tan espectaculares como IceCube, enterrado a 2.500 metros bajo la Antártida.

Quasar

Quasars

Son los brillantes faros que nos iluminan desde los confines del universo visible y que suponen para los científicos un recordatorio de lo caótica que fue la infancia de nuestro universo. Los quasars liberan más energía que cientos de galaxias combinadas. El consenso general sobre su naturaleza indica que son monstruosos agujeros negros ubicados en el corazón de galaxias distantes.

energía del vacío

Energía del vacío

La física cuántica establece que, en contra de las apariencias, el espacio vacío es un campo burbujeante de partículas subatómicas “virtuales”, que se crean y se destruyen constantemente. Estas fugaces partículas dotan a cada centímetro cúbico de espacio de una cierta energía que, de acuerdo a la relatividad general, produce una fuerza anti-gravitatoria que hace que el espacio se expanda. No obstante, lo cierto es que nadie sabe en realidad qué está provocando la expansión acelerada del universo.

* Publiqué este artículo en Yahoo! News el 09-03-2011, pero el enlace está roto y ha desaparecido de la red.

Así será el verdadero fin del mundo

fin del mundoCualquier momento es bueno para idear un fin del mundo. Recordad el Apocalipsis de San Juan, la amenaza del cometa Halley, las cuartetas de Nostradamus, el efecto 2000, el dichoso calendario maya, etc. Todas erradas, si, pero el caso es que la Tierra no va a estar siempre aquí, ¿verdad?

En efecto. Aquellos que creen que la Tierra durará para siempre (al igual que los que pensaban que el valor de los pisos nunca iba a bajar) se equivocan. Nuestro planeta pasará a mejor vida algún día. ¿Y qué clase de catástrofe conducirá al fin del mundo? Estudiemos las posibles “soluciones finales” que la naturaleza podría emplear para acabar con nosotros.

impacto meteoritoImpacto de Meteoritos

Cada día la Tierra recibe el impacto de pequeño objetos que se desintegran por el rozamiento contra el oxígeno de la atmósfera. Pero el caso es que cada 100 años, en promedio, un meteorito de 10 metros de longitud impacta contra la Tierra liberando la energía de un pequeño artilugio nuclear. Esto fue lo que sucedió en 1908 en Tunguska, zona por fortuna poco poblada.

Pero sigamos estudiando las estadísticas. Los científicos estiman que una vez cada 100.000 años, un proyectil de cientos de metros de longitud impacta contra la Tierra con la fuerza del total del arsenal nuclear humano. El cráter resultante de la devastación tendría el tamaño de Inglaterra, creando grandes tsunamis por todo el planeta y levantando tanto polvo a la atmósfera que el sol quedaría oculto durante meses, acabando con buena parte de la vegetación. Eso ya son palabras mayores.

Y luego está el clásico “pepino a lo grande“. Me refiero a ese impacto que se da de media cada 100 millones de años y que involucra a una roca del tamaño de un asteroide (kilómetros de longitud). Un impacto de ese tipo crea terremotos globales, mareas con olas de un kilómetro de alto, y la muerte inmediata de casi cualquier animal terrestre grande. Las criaturas marinas también terminan por perecer puesto que la evaporación de billones de toneladas de roca ocultan el sol, provocan un enfriamiento dramático de las aguas, y culminan con la destrucción de la cadena trófica que comienza con la fotosíntesis.

Esto fue lo que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años.

Posibles soluciones:

Hoy en día contamos con oficinas de observación que tienen vigiladas las órbitas de los objetos de más de 100 metros que se encuentran más cercanos. Puestos a pensar estrategias a la hora de defenderse contra una de estas futuras amenazas rocosas, la opción nuclear no parece la más inteligente, puesto que así no se conseguiría evitar el impacto sino simplemente desmenuzar una gran roca en metralla igualmente mortífera.

Los expertos creen en cambio que tendría más éxito enviar una nave para que “remolcase” ligeramente al meteorito empleando la gravedad, desviándolo lo suficiente como para evitar el choque.

sol engulle tierraEl sol nos engulle

Si no conocéis el fúnebre futuro del sol leed un poquito más y os ahorraréis unos euros en pitonisos. Nuestra amarilla estrella acabará por agotar su combustible nuclear y en unos 5.000 millones de años, crecerá en tamaño, se enfriará y adquirirá un tono rojizo. Cuando esto pase la Tierra simplemente se evaporará.

Posibles soluciones:

Algunos fanáticos de la ciencia ficción creen que también podríamos emplear la gravedad a nuestro favor. La técnica consistiría en atraer voluntariamente a un asteroide cuya órbita pasase cerca de la Tierra. A cada pasada, el asteroide “remolcaría” un poquito a la Tierra hacia el exterior del sistema solar. Con millones de años por delante, y la paciente e incesante repetición del proceso, nuestro planeta partiría a la fuga evitando de forma gradual que el sol moribundo le alcanzase.

Claro que hay quien piensa que es mucho más fácil habilitar a Titán como nuestro segundo hogar. Viajamos hasta allí, le añadimos un poco de oxígeno y ¡tachán! Bienvenida Tierra 2.

Añadido: Hoy mismo (16/05/2016) he leído un interesante artículo sobre las posibilidades reales que tendrán las lunas heladas de Júpiter cuando la zona habitable se haya movido hacia las afueras del sistema solar, por el crecimiento de nuestra estrella a medida que envejezca. Los cálculos estiman que Europa o Encélado podrían convertirse en un entorno habitable y estable durante al menos 500.000 años. (El trabajo de Ravi Kumar Kopparapu, Remses Ramirez et al., acaba de publicarse en The Astrophysical journal.)

supernova destruye tierra
Supernova en el vecindario

Cuando las estrellas mucho mayores que nuestro sol, agotan su combustible nuclear, estallan en una titánica explosión llamada supernova. Si uno de estos evento se da en la vecindad de nuestro sistema solar (hablamos de una cicunferencia de 30 años luz), las partículas disparadas podrían destruir la capa de ozono de la zona expuesta a la explosión. Algunos científicos creen que fue esto (y no los cazadores humanos) lo que pudo haber provocado la desaparición de la megafauna norteamericana hace 41.000 años.

Y si las supernovas te dan “yuyu” mejor no hablar de las hipernovas. El colapso de provocado por este extraño suceso crea chorros gigantescos de gas y partículas altamente energéticas que viajan a casi la velocidad de la luz, cegando por unos instantes al universo entero con sus rayos gamma. Si un tremendo infortunio hiciera que uno de estos fenómenos sucediera a 1000 años luz de la Tierra, el planeta simplemente estallaría sin remisión.

Posibles soluciones:

En el caso de la supernova, podría intentarse despoblar la zona de afectada mientras se nos ocurre algo para restituir la capa de ozono. Pero si hablamos de hipernovas la respuesta simplemente es: “huíd insensatos“.

Y en fin, sea como sea… si tenemos pensado sobrevivir como especie, convendría ir inventando ya el salto al hiperespacio para, llegado el caso, poder mudarnos a las jóvenes estrellas en formación en Orión y Tauro. ¡Una nueva edad dorada para los promotores inmobiliarios!

* Publiqué este artículo originalmente en Yahoo! News el 19 de junio de 2010, pero por desgracia el enlace está roto y la noticia ha desaparecido de la red.

Orígenes – El universo, la vida, los humanos

portada origenes
Esto podría comenzar como un chiste autonómico, ahora que están de moda las historias de apellidos vascos, catalanes, o de donde sean. ¿Qué sucede si juntas a un biólogo madrileño, a un químico burgalés y a un físico asturiano? Pues pasa que a lo mejor deciden colaborar para escribir un libro sobre divulgación redondo y fundamental, capaz de responder por el precio de uno solo, a tres misterios sobre el origen del hombre, que recordemos vino precedido de otros dos orígenes que le engloban como matrioskas rusas, el origen del universo (que creó el escenario, el campo de juego) y el origen de la vida (que dejó en manos de la evolución, nuestra irrupción).

Carlos Briones
Tengo la inmensa suerte de conocer personalmente a uno de los tres autores del libro, titulado por cierto “Orígenes – El universo, la vida, los humanos” (Editorial Crítica), el químico burgalés Carlos Briones Llorente, quien es además el coordinador de la obra. Carlos trabaja en el CAB de Madrid (Centro de Astrobiología) que como sabréis es el único centro asociado a la NASA que no tiene su sede en los Estados Unidos, y es un especialista en el origen y evolución de la vida. Como podéis imaginar, es el autor de la parte del libro dedicada a desvelar el origen de la vida.

Además de un enorme científico (aún recuerdo la admiración con la que hablaban de él en San Francisco los miembros del NAI en 2005), Briones es todo un humanista, responsable de la organización de actos culturales en su Madrid de adopción, y por aquello de demostrar una vez más que la cultura no entiende de división entre ciencias y letras, añadiré que fue galardonado con el Premio Hiperión de Poesía en 1993. Por ello suelo bromear con él llamándole “hombre del renacimiento”, solo le falta pintar para ser como Leonardo.

Podría decir muchas cosas sobre el libro que han mecanografiado a seis manos, pero voy a permitir que sean las propias palabras de Carlos Briones las que despierten en vosotros la curiosidad. Este párrafo está extraído de la introducción a la segunda parte del libro, dedicado al origen de la vida, página 147.

Todos los seres vivos que nos rodean, los que vemos y los que por su tamaño escapan a nuestra percepción directa, los humanos todas las criaturas fascinantes que aparecieron y desaparecieron a lo largo de los tiempos geológicos, todas las especies futuras a las que nunca conoceremos, tenemos nuestro origen en un puñado de moléculas gaseosas muy sencillas, formadas por no más de cinco átomos cada una. Reflexionar sobre este hecho mientras buceamos en un arrecife de coral o nos abrimos paso por la selva amazónica resulta realmente sobrecogedor. Ante ellos nos surgen multitud de interrogantes, además del cómo ocurrió, y todos ellos son de gran calado: ¿cuándo se produjo el origen de la vida?, ¿se inició una o más veces?, ¿en qué lugar de la Tierra tuvo lugar?, ¿o su inicio fue extraterrestre? Y también podemos preguntarnos si el origen de la vida fue fruto de la necesidad, del azar, o de su combinación.

Si un párrafo así no hace que sientas una necesidad acuciante de hacerte con el libro, (que por cierto va ya por su segunda edición) entonces es que tu sentido de la curiosidad ha comenzado a atrofiarse, o bien que eres el propio Carlos Briones.

Jose María Bermudez de CastroLos otros dos autores del libro son el biólogo madrileño José María Bermúdez de Castro, profesor de investigación en el CSIC y director de las excavaciones de la sierra de Atapuerca. Como podéis imaginar suyo es el tercio del libro dedicado al origen del hombre. Ha recibido entre otros, el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y es Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos.

Alberto Fernandez SotoEn cuanto a la primera parte del libro, dedicada al origen del universo, corre a cargo del astrónomo y cosmólogo asturiano Alberto Fernández Soto. Doctorado en física, Alberto es (como los otros dos autores) científico titular del CSIC. Su campo de investigación es la cosmología observacional y el estudio de los objetos más lejanos y antiguos del Universo.

¿Eres de los que adoras tener ejemplares de tus libros favoritos firmados por sus autores? Pues si vives en Asturias estás de enhorabuena, este próximo viernes 13 de mayo de 2016, dos de los autores del libro: Carlos Briones y Alberto Fernández Soto estarán en Oviedo presentando su libro en la feria LibrOviedo 2016 (Plaza Transcorrales) a las 19:00 horas.

¿Te lo vas a perder? Si lo haces ese será el “Origen” de tus remordimientos.

De como Georges Cuvier mandó al diablo al propio diablo

Georges_Cuvier_large
El barón de Cuvier, fue un naturalista francés que vivió a caballo de los siglos XVIII y XIX, y que ocupó cargos de importancia en la educación gala en tiempos de Napoleón.

Fue un gran especialista en anatomía, y de hecho impartió esta disciplina durante su estancia en el Museo Nacional de Historia Natural de Francia en París.

Cuvier dedicó parte de su vida a investigar la diversidad animal, y de hecho fue el primer naturalista en clasificar el reino animal en cuatro familias desde un punto de vista estructural o morfológico. (Si bien su clasificación no prosperó.)

Una vez puestos en perspectiva sobre el barón de Cuvier, os contaré una anécdota sobre él que me ha resultado divertida, y que me ha hecho admirar la templanza y el conocimiento de este sabio francés.

Una noche Georges Cuvier fue visitado por el demonio. Uno de sus alumnos se vistió con cuernos en la cabeza y zapatos con forma de pezuña hendida. Esta aparición aterradora se presentó en el dormitorio de Cuvier cuando este estaba agotado de sueño y le espetó: “Despierte, oh hombre de catástrofes, soy el diablo y he venido para devorarle”. Cuvier estudió la aparición cuidadosa y críticamente y dijo, “Dudo mucho que pueda hacerlo. Tiene usted cuernos y pezuñas. Solo come plantas”.

La anécdota la encontré en Quora.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr