La “increíble” historia de la estatuilla egipcia que giraba sola

Imagen de previsualización de YouTube

Esta noticia cumple todos los requisitos para llamar la atención de los fanáticos de programas de chorras-misterios como el presentado por Friker. Habla de una estatuilla egipcia de 3.800 años de antiguedad y 30 centímetros de alto, expuesta en una vitrina del museo de Manchester, que se pasaba el día rotando (sin motor) de forma lenta pero segura, aunque a un ritmo imperceptible para el observador. Vamos, que los visitantes tan pronto se la encontraban el lunes mirando al frente, como la hallaban el jueves dándoles la espalda, sin que aparentemente nada ni nadie mediase en el movimiento, claro.

¿Fuerzas telequinésicas, un Caballero Jedy en la plantilla del museo con ganas de tomarle el pelo al público, una prueba más del poder de Isis, la maldición de una momia Derviche? Nada de eso me temo, aunque la verdad es que el vídeo a cámara rápida que han grabado los responsables del museo es ciertamente “molón”.

En el Independent cuentan la historia de Campbell Price, el egiptólogo del museo, que cree que la institución puede ser víctima de una antigua maldición, ya que él es el único que tiene la llave de la vitrina donde la estatuilla se va “de gira”.

Y es que el pobre hombre estaba anonadado, puesto que cada día tenía que recolocar la dichosa estatuilla discotequera. Para resolver el misterio ubicó una cámara que tomase una instantánea de la figurilla cada cierto tiempo, y con ello creó el vídeo time-lapse que ilustra este post. Así fue como se dio cuenta de que la estatuilla, que por cierto fue encontrada en el interior de un sarcófago acompañando a una momia egipcia, se pasaba el día (pero no la noche) girando por sus propios medios.

Y aquí viene lo bueno (y “para-anormal”). Al parecer para los antiguos egipcios, si la momia resultaba destruida, entonces el doliente podía tomar la estatua como vaso en el que introducir su espíritu. ¿Sería eso acaso lo que provocaba el movimiento? Cuesta creerlo, pero para este hombre esa debía ser la explicación (supongo que lo hace de forma interesada, de lo contrario estamos ante un caso de estupidez supina).

Obviamente el fenómeno no tiene nada que ver con maldiciones milenarias. Tal y como explican en io9, lo más probable es que el movimiento se deba al diferencial de fricción. Cuando dos superficies lisas diferentes (la planta de la estuilla y la estantería de cristal) se frotan la una contra la otra bajo ciertas fuerzas (en este caso a medida que los pasos de los viandantes crean vibraciones sobre el suelo del museo) ambas superficies tienden a resbalar la una sobre la otra. Eso explicaría que el en vídeo, la estatua se eche “a dormir” por la noche, en ausencia de visitantes.

Conociendo a los británicos, y a su afición por las historias de fantasmas, es lógico que los responsables del museo no crean la explicación física y científica, y estén encantados con la alternativa (mucho más “espiritual”) del egiptólogo Frikeriano. Si yo fuera el mandamás del Museo de Manchester lo despedía fulminantemente, pero claro, a lo mejor las visitas (y los donativos) se han disparado desde que la lisa superficie de la estatua gira “misteriosamente”. ¡Habemus negocio!

Tendría gracia que las maldiciones egipcias se solucionasen revistiendo estanterías de cristal con un poco de parafina ¿verdad? Los surferos lo hacen constantemente para no caerse tan fácilmente de la tabla. Y es que… con perdón, menuda mierda de misterio que se arregla con un quítame allá esa fricción. En fin, si en Belmez tenemos “caras” en la pérfida Albión no van a ser menos.

Me enteré leyendo The Independent.

4 Comentarios

  1. 1 Çhuffo Çhuffo 24 Jun 2013 0 (0 Votos)

    O algo de fieltro si eso de la silicona es muy moderno.

  2. 3 Ruth Ruth 25 Jun 2013 0 (0 Votos)

    Hola:
    ¿Podrías pasarme tu correo electrónico para poder pasarte notas de prensa a Maikelnai’s Blog?
    ¡Muchas gracias!

  3. 4 juan pablo juan pablo 30 Jun 2013 0 (0 Votos)

    Qué duda cabe que la explicación más sencilla será la correcta. Probablemente un montaje o una coincidencia improbable de múltiples factores físicos. Suena muy bien eso del diferencial de fricción, aunque sinceramente yo no lo he oído en mi vida. Teorizar desde el punto de vista científico o paranormal, lo mismo da. En este tipo de cosas, usualmente, nunca se llega a saber la causa concreta si no se realiza un estudio riguroso. Y no sé si el esfuerzo pueda merecer la pena. Ahora bien, no estaría de más que la explicación teóricamente “científica” explique por qué las otras estatuillas no se mueven ;)

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr