De Tatooine, Kepler-16b y la Tierra

Luke camina por Tatooine
Seguramente os habréis enterado del descubrimiento del primer exoplaneta “circumbinario”. Y seguramente en todas partes la comparación con el Tatooine de Starwars ha salido a relucir. Este mundo, llamado Kepler-16b, ortbita en efecto a dos soles muy cercanos entre si, lo cual ha llevado a algunos físicos a plantearse otra de esas preguntas de ciencia-ficción que tanto parecen gustarnos.

¿Qué pasaría si la Tierra orbitase a aquellas dos estrellas?

Para sacarnos de dudas, en la web de Life’s little Misteries se han puesto en contaco con Alan Boss, astrofísico de la Carnegie Institution for Science de Washington D.C., quien además es miembro del equipo que acaba de descubrir a Kepler-16b.

Esto es lo que les ha contado el experto:

“En primer lugar, olvidaos de Tatooine. Kepler-16b es un mundo pequeño y congelado. A pesar de estar más cerca de sus estrellas madre, de lo que lo está la Tierra de nuestro sol, las estrellas no son lo bastante brillantes, por lo que la temperatura en ese exoplaneta debe rondar los 200 kelvin (-100 ºC)”.

En un ambiente semejante, si la Tierra estuviera en aquella órbita toda su agua estaría congelada por lo que sería bastante improbable que evolucionasen formas de vida.

De orbitar a esas dos estrellas, el año en nuestro planeta sería algo más largo de los clásicos 365 días, aunque no demasiado. Una de las estrellas del sistema binario descubierto por el telescopio Kepler posee un 20% de la masa de nuestro sol, y la otra un 70%. Juntas, sus masas solo difieren en un 10% de la de nuestra estrella madre. La gravedad combinada sería menor y habría menos fuerza centrífuga por lo que la órbita sería más lenta.

La duración del día no tendría porque cambiar en tanto mantuviéramos a la luna. ¿Permanecería la luna en su sitio? No hay forma de saberlo. Hasta el momento sabemos muy poco sobre el proceso en que se forman los planetas circumbinarios y sus satélites. Aunque tras este descubrimiento, ahora sabemos que pueden existir mundos Tatooine.

Y sí, ciertamente lo mejore de vivir en un planeta así serían las vistas. Boss cree que los atardeceres podrían aprecerse mucho a los vistos en Star Wars episodio IV “Una nueva esperanza” (la primera en estrenarse de la serie).

En esa película Luke mira al cielo y ve a las dos estrellas ponerse en el horizonte. En el mundo ahora descubierto las estrellas no serían tan grandes como en la película, pero en efecto se verían dos estrellas de distinto color moverse por el cielo sin tocarse”.

Lo vi en Life lttle mysteries.

1 Comentario

  1. 1 Rufus Rufus 11 Oct 2011 0 (0 Votos)

    Un elemento interesante sería la ‘distancia’ entre las dos estrellas. Si es suficientemente grande nos encontraremos con diferencias de temperatura más extremas cada día (cuando una se ha puesto y la otra no) y tal vez cada año dependiendo de la rotación de ellas y del planeta (cuando el planeta y las dos estrellas estén alineadas sólo ‘calienta’ una).
    En alguna parte leí cálculos que si tuviéramos dos soles (como el nuestro) en una estrella doble, no sólo la Tierra estaria achicharrada (como Mercurio) sino incluso planetas exteriores.

1 Trackback / Pingback

  1. De Tatooine, Kepler-16b y la Tierra

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr