El queso de Cabrales que llegó a Hollywood


Concluídas las actividades en el Foro Internet Meeting Point (FIMP) del sábado 20 de junio, los asistentes disfrutábamos de una Espicha en un local cercano, cuando empezaron a salir tablas de quesos asturianos, entre los cuales la estrella era el Cabrales, que ocupaba el centro del plato. El internacionalmente conocido blogger estadounidense Mark Frauenfelder (fundador de BoingBoing), que había dado esa misma tarde una clase magistral sobre el movimiento DIY (Háztelo tu mismo), se sorprendió al ver que en aquella cena no había sillas ni platos para los comensales. De hecho apenas había cubiertos, casi todo el mundo usaba palillos. También le resultó peculiar que los 6 culines de sidra que salían de una botella se sirvieran a personas diferentes ¡en el mismo vaso!, y que hubiera que beberse el contenido del vaso de un solo trago… pero pareció acostumbrarse enseguida a aquellos “bárbaros” rituales.

Deleitado entre empanadas, calamares, tortilla, chorizos a la sidra, croquetas y demás viandas, Mark llegó a la tabla de quesos y probó el Cabrales. ¡Delicioso! Devoró el contenido de varios platos. En ese momento le expliqué como se hacía el Cabrales en la zona de Picos de Europa, como había habido intentos de comercializar al por mayor la marca Cabrales y como el consejo regulador protegió al queso con una denominación de origen. También le dije que este queso se había convertido en símbolo de la calidad de los alimentos asturianos. Al finalizar la espicha me reconoció (y hablamos de un hombre que se ha recorrido medio mundo) que aquel era el mejor queso que había probado jamás. ¡Y claro, yo me quedé tan satisfecho que se lo conté orgulloso a todo el mundo!

El señor Frauenfelder es (a pesar de ser una de los gurús planetarios en esto de internet) un chico bastante tímido y poco hablador. A todos nos sorprendió su nivel de cercanía y su total ausencia de divismos. Se fotografió con todo aquel que se le acercaba, y a pesar del jetlag y su desconocimiento del castellano siempre escuchaba con interés y sonriendo lo que tuviéramos que contarle, lo cual por supuesto le valió el afecto de todos los asistentes al FIMP. “¡Un tipo así se merece un regalo!” pensé… ¿Pero qué le regalas a un tipo que lo tiene todo? Nada más oportuno que un queso de Cabrales.

No fui el único que tuve la idea, también Antonio Martinez (de Fogonazos) y Javier Pedreira (de Microsiervos) pensaron lo mismo. Antonio presume de haber sido el primero en tener la idea, cosa que ciertamente reconozco; y de Javier me consta que intentó hacer personalmente un pedido por internet a través de LaTienda.com. El problema con el que ambos nos encontramos resultó ser que esta conocida empresa, especializada en vender alimentos españoles fuera de nuestras fronteras (principalmente Estados Unidos) no tenía en aquel momento queso en stock. Javier desistió pero yo soy muy cabezota, así que me propuse seguir intentándolo. Podréis pensar que lo más cómodo habría sido comprar el queso en España y enviarlo directamente a California por mensajero o correos, pero lo cierto es que estos productos tienen que pasar un control aduanero y sanitario al entrar en EE.UU. por lo que forzosamente necesitábamos un cómplice americano si queríamos que Mark se comiera el queso en su casa de Hollywood.

Yo había leído varias referencias sobre LaTienda.com en prensa estadounidense. Medios como el New York Times o el Washington Post han hablado alguna vez de esta empresa fundada por una familia española que emigró a la tierra de Ford y Edison. Así que seguí insistiendo con el asunto del queso. Al otro lado una comprensiva y agradable madrileña afincada en Virginia llamada Raquel Nicholson me explicaba de nuevo que – por desgracia para mi y para Mark – ni quedaba stock de Cabrales, ni había intenciones inmediatas de hacer otro pedido. Llegué a ofrecerles mis servicios como agente de aduanas para gestionar la exportación desde Asturias de más queso para sus despensas pero ni así, ellos tenían sus propios circuitos.


Finalmente y ya con pocas esperanzas de éxito, usé el viejo truco de desvelar la identidad del receptor del queso. ¡Aquella información obró el milagro! Sin saberlo, la influencia del propio Mark había ayudado a desatascar la situación. Ahora, y de nuevo gracias a la inestimable ayuda de Raquel, que aunque lleva 22 años en Virginia sigue suspirando por España, el Cabrales ha vuelto a las alacenas de LaTienda.com. En la foto superior tenéis a una sonriente Raquel Nicholson (responsable del e-commerce y de las ventas por Amazon de LaTienda.com) con el queso que acabó en las manos de Mark pocos días después.

Así fue, el pasado 2 de julio Mark recibió su Cabrales, justo antes de marcharse de vacaciones a Colorado, su tierra natal. Me alegré mucho al ver las fotos que me envió agradecido (una de las cuales abre este post). Espero que haya seguido mi consejo de guardarlo en un tupperware y en el frigorífico para evitar problemas olorosos. Aunque después de verle disfrutar del queso en Gijón, lo más probable es que éste haya viajado también a Colorado con su dueño. Ahí los tenéis, la pareja perfecta: uno de los mejores quesos del mundo para uno de los mejores bloggers del mundo.

—————

Esta información apareció ayer en el suplemento culinario El Yantar del diario El Comercio.

12 Comentarios

  1. 1 Manuel Cernuda Manuel Cernuda 17 Jul 2009 0 (0 Votos)

    “También le resultó peculiar que los 6 culines de sidra que salían de una botella se sirvieran a personas diferentes ¡en el mismo vaso!,”

    Y amazing amazon cuando le eché los culetes mientras me grababa en HD xDD

  2. 2 Maikelnai Maikelnai 17 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Efectivamente Manuel, tu fuiste el que le hizo la demo 2.0 del “Cider escanciator HOWTO”. :-DDD

  3. 3 mallorca mallorca 17 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Si es que uno se acostumbre rápidamente a las buenas cosas.
    saludos

  4. 4 Fauchelevent Fauchelevent 17 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Joder Maikel, eres mi idolo. Entre esto y aquel asunto de la multa te estas definiendo como el perfecto “ingeniero social asturiano” ;)

  5. 5 Bala perdida Bala perdida 17 Jul 2009 +1 (1 Voto)

    Da gusto leer historias como esta. También blogs como éste, pero es que el tuyo lo vengo a visitar hace bastante y sería reiterativo decirlo.

    Me ha encantado.

  6. 6 joselito joselito 18 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Me resulta extraño, una de las pocas cosas que sé que puedo pasar por la aduana de USA en mi camino a México son los quesos, de hecho ayer abrí uno manchego que me supo a gloria… Lo que daría por un cabrales!!

  7. 7 Esther Esther 18 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Qué historia más estupenda! Propongo a la DO Cabrales que te nombren embajador honorífico. !La de hilos que tuviste que mover para que el queso llegara a su destinatario!
    PS.- Me dejo enviar un Cabrales, conmigo no hace falta ni tráfico de influencias ni aprovechar el conocimiento aduanero….;-)

  8. 8 Dean Dean 18 Jul 2009 +1 (1 Voto)

    Es lo mejor de lo mejor, bueno y el queso de cabra majorero.
    Un saludo.

  9. 9 clara clara 18 Jul 2009 0 (0 Votos)

    un blog de lo más entretenido, me gusta.

  10. 10 Cabezón Cabezón 18 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Lo malo de enviar un Cabrales por correo es que pueden saltar las alarmas de detección de bombas…
    Es una broma, que conste. A mí también puedes enviarme un queso de Cabrales.

  11. 11 tortadeaceite tortadeaceite 19 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Qué gran idea, y qué gran odisea. Un saludo!

  12. 12 sr.werty sr.werty 24 Jul 2009 0 (0 Votos)

    Para celebrar esta entrada voy a hacer hoy unos choricinos a la sidra.

    sau2

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr