Entrevista a Manuel Lozano Leyva (Nucleares ¿por qué no?)

Tras el polémico post en el que mostré mis preferencias pro-nucleares (y el que le precedió), provocados por mi total coincidencia con los puntos de vista del libro de Manuel Lozano Leyva titulado Nucleares ¿por qué no?, se me ocurrió que podría ser una buena idea entrevistar a este físico y divulgador sevillano. Le pedí una oportunidad, y me la concedió.

Pero el caso es que una entrevista entre dos personas que piensan de forma parecida al respecto de un tema tan polémico, podría ser tachada por los lectores de subjetiva, blanda, vehículo de lucimiento, etc. así que para evitar estas acusaciones le pedí ayuda al periodista (y no obstante amigo) Antonio Martinez Ron, más conocido como Aberrón – responsable del exitoso blog Fogonazos – para que asumiera el papel de fiscal acusador. Si se lo pedí a Aberrón fue porque precisamente a raíz del post que inició la polémica (él es abiertamente antinuclear) habíamos mantenido una civilizada disputa a pesar de nuestras posturas irreconciliables. (Nada que no podamos arreglar tomando unas cervecitas la semana que viene en el FIMP).

En fin, que esta es la historia previa y la razón por la que hoy podéis leer esta entrevista a tres bandas con este conocido escritor de divulgación. Tanto Aberrón (A.M. en la entrevista) como yo (M.A.) elegimos 5 preguntas (las mías francamente pro-nucleares, las de Aberrón poniendo el dedo en la llaga) y se las hicimos llegar al señor Manuel Lozano Leyva, quien muy amablemente acaba de enviarnos sus respuestas.

Entrevista a Manuel Lozano Leyva

A.M.- Objetivamente ¿qué está más cerca? ¿Encontrar una manera de deshacerse de manera limpia de los residuos radiactivos o de explotar y almacenar eficazmente la energía renovable?

M.L.L. – Si “objetivamente” se supiera lo que usted pregunta, el debate estaría resuelto porque no habría más que planificar ese futuro. Lo que hay que afrontar es que mientras se solucionan esos problemas, la energía nuclear impide que el carbón, el gas y el petróleo sigan contaminando y empeñando la soberanía e independencia de Europa y las renovables apenas contribuyen a ello.

M.A. – ¿Dónde encontraré más radioactividad, en la chimenea de una central térmica clásica de quema de carbón o en las de una central nuclear?

M.L.L. – Siempre sorprende que la respuesta sea que contamina radiactivamente más una central de carbón que una nuclear. En la naturaleza hay muchísimos más elementos radiactivos que estables. Están en todas partes. Por ejemplo, en un plátano hay potasio 40 que sufre unas 500 desintegraciones por segundo. El carbón que se saca de las minas no se purifica y por ello lleva un montón de elementos radiactivos que se esparcen en la atmósfera cuando se quema. Son cantidades muy pequeñas, pero el humo que sale de la torre de refrigeración de una central nuclear no es más que el vapor de agua del aire que contiene. Si la central se enfría con un río, un embalse o el mar, no sale ni eso.

A.M. – Si sumamos los costes de extracción y enriquecimiento del uranio y de las infraestructuras necesarias para que funcione una central ¿sigue siendo la energía nuclear una energía barata? En este sentido, ¿un crecimiento considerable del número de centrales no convertiría el uranio en un recurso demasiado caro?

M.L.L. – Sigue siendo extraordinariamente barata por más que la inversión inicial sea muy alta contando todo lo que usted apunta, lo cual, por cierto, no suele hacerse con las fósiles y, mucho menos, con las renovables. Le aseguro que construir un molino, transportarlo a lugares inhóspitos, cimentarlos de hormigón, construir caminos y sendas y conectarlos de cables de sección enorme, también cuesta mucha energía y dinero. El uranio puede aumentar de precio, pero sepa que el 95,6% de los residuos radiactivos son uranio que no se reprocesa y extrae porque el precio del nuevo es muy bajo. Si este aumentara, se reprocesaría. También están los ciclos nodriza o criadero, que producen más combustible del que se carga en el reactor. Por otra parte está el ciclo del torio, mucho más abundante que el uranio. La producción de electricidad con energía nuclear nunca tendrá un problema de combustible.

M.A. – Existe un miedo irracional hacia las nucleares, se diría que hay quien piensa que si algo sale mal en algún reactor, se podía encontrar de pronto con el temido hongo nuclear típico de las explosiones armamentísticas asomando en su jardín trasero. Esto no podría suceder jamás ¿verdad?

M.L.L. – Eso va tan en contra de las leyes de la física como decir que un avión comercial, por despiste del piloto, puede subir tanto como para ponerse en órbita primero y llegar a la Luna después. Lo más grave que le puede pasar a una central es lo que ocurrió en Chernóbil (ni eso, porque Chernóbil no tenía edificio de contención como tienen todas las centrales europeas y casi de todo el mundo) y fue un incendio, no una explosión.

A.M. – En su libro, usted enumera algunas situaciones en las que la seguridad estaba presuntamente garantizada al 100% y el factor humano terminó por provocar una situación de riesgo. Conociendo la ambición humana, ¿no es un poco ingenuo hablar de métodos seguros al 100% por mucha seguridad pasiva que se quiera poner? (Siempre habrá algún país o alguna empresa que descuide algún detalle por determinados intereses)

M.L.L. – Cierto, eso pasa con todas las industrias, piénsese en la química o la aeronáutica. Ciñéndonos a la industria de la energía, la nuclear se ha mostrado como la más segura con creces. En España, por ejemplo, en varias décadas que llevamos produciendo energía nuclear, jamás ha habido ningún afectado, no digamos heridos o muertos. Ninguno. En el Reino Unido se dice que la central de carbón de Didcot ha producido muchísimos más muertos que Chernóbil. Si cuenta los muertos en las minas de carbón, en los incendios de al menos dos plataformas petrolíferas, los ocasionados por el petróleo, etc., la energía nuclear gana la partida de la seguridad espectacularmente.

M.A. – ¿Cree usted que un horizonte energético totalmente dependiente de fuentes verdes o renovables es factible?

M.L.L. – ¡Ojalá! Lo que me fascina es que haya quien diga que para el 2050 será así. No tienen ni idea de lo que es la historia de la ciencia y la tecnología. ¿Predijo alguien el transistor? ¿Y los teléfonos móviles o Internet? ¿Por qué predicen ésos cosas como las que usted dice? En Alemania hay instalados diez millones de metros cuadrados de paneles fotovoltaicos para generar ¡el 0,4% de la electricidad producida! ¿Se hacen extrapolaciones en base a esto o a desiderandos tecnológicos no contrastados? Es pura ideología política sin nada de consistencia científica y menos tecnológica. Decir eso contra las nucleares es, sin ambigüedad ninguna, apoyar firmemente el carbón, el gas y el petróleo.

A.M. – Teniendo en cuenta que al final se trata de mover una turbina como en una vulgar máquina de vapor, ¿no son todo este tipo de energías una antigualla? ¿No nos saldría más a cuenta invertir e investigar más en materia de nuevas energías?

M.L.L. – Claro que hay que investigar siempre, pero mientras… ¿podría usted apuntar alguna alternativa aunque sea sacada de la literatura de ciencia ficción? La más moderna, eficiente y de más amplio futuro en cuanto a variedad de diseños, es la nuclear.

M.A. – Recientemente Charles Seife, un reconocido escritor y divulgador estadounidense, ha publicado un libro totalmente pesimista sobre la posibilidad de que la fusión nuclear llegue algún día a dominarse. En su opinión deberíamos dejar de invertir dinero en proyectos como el ITER porque “siempre faltarán 50 años para que la fusión sea factible como método de generación de energía”. ¿Es usted tan pesimista como él?

M.L.L. – El pesimismo en ciencia se ha de cuantificar, si no terminamos con brindis al sol. La investigación en fusión nuclear empezó a escala nacional: cada país desarrollado, incluida España, tenía su propio programa nacional y su instalación experimental. Los resultados fueron tan prometedores que se subieron las inversiones y escalas experimentales a nivel europeo con el JET (Joint European Torus). Los resultados de este junto con los japoneses, estadounidenses, etc. siguieron siendo tan prometedores que se ha pasado al nivel internacional: el ITER. Todo dependerá de los resultados que se obtenga con este experimento. ¿Quién puede decir cuáles serán? Lo del pesimismo u otros estados sicológicos no cuenta en ciencia a menos que se busque notoriedad. Por cierto, hasta ahora no había oído nombrar al tal Seife, y le aseguro, con toda modestia, que si fuera un experto en física o tecnología nuclear seguramente tendría noticia de él.

A.M. – Sobre los residuos nucleares, es posible que aún haya espacio suficiente para dejarlos en algún rincón que no moleste. Pero la Tierra tiene un espacio limitado, ¿cuál es el límite de almacenamiento de residuos tolerable? Es decir, ¿cómo de alejada en el futuro tiene que estar la primera generación que se enfrente al problema para que no nos afecte? ¿Nuestros biznietos quizá, nuestros tataranietos? Confiar en el hallazgo de un método para desactivarlo, ¿no es una apuesta en la que arriesgan otros?

M.L.L. – Un almacén del porte de un estadio de fútbol da para almacenar todos los residuos radiactivos de Europa producidos en siglos con muchas más centrales de las que hay ahora. Ya nos gustaría que esa localización, gestión y control fuera posible para los residuos de todas, absolutamente todas las demás industrias. Le recuerdo que el dióxido de carbono permanece en la atmósfera entre mil y dos mil años. ¿Esa herencia, incluido el posible cambio climático, no le preocupa? A mí tanto que el libro está dedicado a mi nieta: lo he escrito justo y exclusivamente porque prefiero que ella pertenezca a una generación dueña de la tecnología nuclear, tan culta y europea, a que permanezca en manos de los Putin, Buteflika y jeques del petróleo de turno en un planeta ambientalmente amenazado.

M.A. – ¿De verdad que podemos confiar en que los residuos nucleares pueden “reciclarse” para su reutilización como combustible nuclear? Por otro lado ¿Qué opina de las soluciones mixtas que aúnan un reactor de fisión para la generación eléctrica y uno de fusión como destructor de los residuos generados por el primero?

M.L.L. – Lo hacen ya Francia y Japón entre otros. Aún más, la incineración por transmutación nuclear con neutrones está científicamente resuelto y tecnológicamente hay avances realmente significativos aun siendo un problema extraordinariamente complejo. La solución que usted apunta de un reactor de fusión con varios satélites de fisión hace mucho tiempo que está diseñada. A mí ese tipo de centralización de la generación de electricidad no me gusta mucho por cuestiones de poder: quien domine un complejo de esos domina mucho. Si es un estado democrático, muy bien, pero si es una dictadura o vete a saber, es casi tan preocupante como los jeques y sátrapas del gas y el petróleo que le apunté antes.

— Fin —

Mi agradecimiento a Manuel Lozano Leyva y Antonio Martínez Ron por haberse prestado a este “experimento”.

51 Comentarios

  1. 46 Kais Toumi Kais Toumi 30 Jun 2009 0 (0 Votos)

    - Txilindrin: Toda la información que has dado, que deseo leer, espero que me haga conocer mejor la situación actual respecto al cambio climático. Cierto es que el metano y el vapor de agua son substancias que contribuyen al efecto invernadero y que hay confusión a cerca de los datos arrojados por los gobiernos y algunos grupos ecologistas, los cuales se aprovechan de la ignorancia de la gente para su beneficio.
    – Este tema requiere de un estudio profundo y, principalmente, de bastante tiempo para tener conclusiones sólidas. Estoy de acuerdo contigo en que se deben considerar otros factores y evaluar su impacto en el total.
    – Gran importancia cobran los sumideros de CO2. Hay una cosa que no he comprendido. Escribiste lo siguiente: “… el incremento observado en el último siglo puede haber sido la causa del incremento de materia verde en superficie terrestre, medida recientemente”. ¿Aumento de materia verde? ¡Pero si están desapareciendo los bosques del planeta de una forma preocupante! Los bosques son un gran sumidero de CO2 y, si desaparecen, se rompe el equilibrio, favoreciendo el aumento de la concentración de dicho gas. Quisiera que me lo aclarares, por favor.

  2. 47 Iván Ruiz Alarcón Iván Ruiz Alarcón 25 Oct 2009 0 (0 Votos)

    Hola Don Manuel, soy un alumno de la escuela de Caminos de Granada y residente del Colegio Mayor Albaycín.

    Hace unos días en una de nuestras tertulias-café que celebramos a menudo en el Mayor salía a relucir el tema de las centrales nucleare y desde entonces me propuese ponerme un poco al día de todo cuanto estuviese relacionado con las mismas.

    Justo en Septiembre me examiné de la asignatura de Presas y Aprovechamientos hidroelectricos donde muy someramente se trataba el tama, con lo cual parece llegar el momento de formarse en el tema para dar a la gente de la calle cuanta información sea posible al respecto…

    Posterioemente me encuentro en la gaceta con la entrevista que le hicieron a usted, de la cual darle mi mas sincera enorabuena, por ello aprovecho para ponerle en el compromiso, e invitarle a dar una tertulia al colegio mayor albayzin donde como le digo resido. Podriamos incluso estudiar la posibilidad de hacer una visita a la alhambra o algunos lugares caracterísiticos de la ciudad.

    Esperando su contestación Le Saluda

    Iván Ruiz Alarcón

    ivanruizalarcon@gmail.com

  3. 48 Salvador Salvador 30 Ene 2011 0 (0 Votos)

    Señores físicos si calculáis la cantidad de energía que nos llega del sol
    o mejor dicho ese gran reactor nuclear que nos ilumina y nos da calor
    No hace ninguna falta las centrales nucleares.
    Aunque estoy de acuerdo con seguir con la investigación, pero solo como
    Medio de conocimiento y no como negocio.
    Como medios energéticos tenemos en el norte las mareas. Los vientos
    En el sur el calor del sol las geotérmicas las olas. Y yo tengo una solución para
    Almacenar estas energías.

    • 49 Emilio Emilio 28 Ene 2013 0 (0 Votos)

      no mereces ni comentar tu post pero bueno….. hare como mi estimado profesor no coment

  4. 50 joaquin martinez aniorte joaquin martinez aniorte 15 Mar 2011 0 (0 Votos)

    ruegoles me digan donde puedo adquirir la flauta pulmon.gracias

  5. 51 Solaris Solaris 20 Abr 2011 0 (0 Votos)

    Cuando un generador de energía no nuclear sufre un accidente, solo hay que recoger los trozos.
    Cuando una nuclear sufre un “problema”, es cuando empieza el problema, que durará miles de años……..
    Y no aprendemos.
    ¿O quizá Fukushima es un sueño?
    No hace falta un terremoto y un tsunami, aqui en España, con un atentado terrorista bien planeado, tendríamos un problema para siempre.
    Y el sol sigue calentando.
    Sigamos apoyando las nucleares, es un buen futuro. Los niños de cientos de miles de japoneses y ucranianos así lo creen.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr