¿Existieron realmente los circos de pulgas?

Imagen de previsualización de YouTube

El noble arte de los criadores de pulgas cirquenses está en completo declive. De hecho, muy probablemente ninguno de vosotros (entre los que me incluyo) haya visto una actuación en directo en su vida. Hubo un tiempo en que pensé que los circos de pulgas eran en ralidad un timo, donde los propietarios del negocio movían con hilos los carros o las pelotas de sus “artistas”, y dejaban que la imaginación del altamente sugestionable público hiciera el resto, pero no… los circos de sifonápteros existieron realmente como negocio. Es más, puede que en algún remoto lugar aún exista un Angel Cristo pulgoso.

Buscando información he visto que en Straigtdope, Cecil Adams menciona que los primeros circos surgieron probablemente en la Inglaterra del siglo XVI, aunque alcanzaron su edad dorada en la década de 1830 de la mano de un emprendedor llamado L. Bertolotto, quien realizó fastuosas exhibiciones en Londres que incluían orquestas completas, compañías de baile, pulgas a bordo de barcos en miniatura e incluso retratos de pulgas caracterizadas como Napoleón y el Duque de Wellington. ¡Aquello debió ser el Ringling Brothers de los circos de pulgas!

El trabajoso arte de entrenar pulgas empezaba siempre del mismo modo. Se buscaba a un chucho pulgoso y se le “pedían prestadas” algunas pasajeras. Estas primeras pulgas no eran directamente entrenadas (supongo que por cuestiones higiénicas) sino que se las empleaba como criadoras. Sus hijas serían las verdaderas artistas. Durante los primeros 6 meses de vida de las pulguitas (la mitad de su esperanza total de vida) cuando aún eran inmaduras para trabajar, simplemente se las dejaba crecer. Luego, comenzaba la fase trimestral de entrenamiento, para lo cual había que echarles al cuello un lazo – hecho generalmente de hilo de oro. El resto de su vida (otros tres meses) la pulga demostraba sus habilidades ante su “exquisito” público. Para convencerlas de que debían darle patadas a los balones, por ejemplo, se los rociaba previamente con sustancias insecticidas como el alcanfor… de este modo las pulgas los pateaban con ganas.

Las habilidades atléticas de estos parásitos son bien conocidas: levantan 30 veces su propio peso y sus flexibles patas les permiten saltar 350 veces la longitud de su cuerpo. Además de ser bastante longevas, eran bastante fáciles de mantener, ya que los sueldos de los artistas eran muy bajos, y en cuanto a las dietas… pues bastaba con posarlas un ratito sobre el brazo del “domador” cuando apretaba el hambre. En fin, nobles oficios en vía de desaparición. Se me ocurre que aquellos empresarios – y no los de hoy en día – si que podían quejarse con razón de que sus empleados les chupaban la sangre.

Para acabar, si eres científico y te apasionan las pulgas, procura estudiar comportamientos que no incluyan comparativas en la potencia de salto entre las especies que asolan a gatos y perros, tres estudiantes franceses ya lo han hecho, y el trabajo les ha valido un IgNobel este mismo año. ¡Qué malas pulgas tiene el jurado!

Además de Straightdope consulté la Wikipedia.

5 Comentarios

  1. 1 Milú el Bárbaro Milú el Bárbaro 24 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Un par de cositas:

    -Son “Sifonápteros”, no “sinonápteros”
    -Lo de la alimentacion significa que usaban pulgas de hombre, porque las pulgas son parásitos específicos, solo pueden digerir la sangre del huesped adecuado, por lo que yo se

    Nada más, muy curioso, como es habitual

  2. 2 Esther Esther 24 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Mi hermano y yo de pequeños jugábamos a circos de pulgas imaginarios… hasta usábamos una lupa de juguete para el público. Teníamos a mi madre alucinada con el invento, lo vimos en algún tebeo… y siempre decía que no existían de veras. !Le haré leer este post!
    ;-)

  3. 3 Maikelnai Maikelnai 24 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Milú perdona, tienes razón son sifonápteros.

    En cuanto a la pulga humana, en efecto también se usaba en espectáculos, pero a medida que los hábitos de higiene mejoraron se hizo más dificil de encontrar. Había que ir a buscarla al mundo rural. En cambio nuestros amigos cánidos se duchan menos veces ;-) Te recuerdo que la pulga del perro y la pulga del gato (dos de las especies más comunes) también parasitan al hombre, a las aves de corral y al ganado.

  4. 4 Milú el Bárbaro Milú el Bárbaro 24 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Pues ya está, arreglado :P

  5. 5 cxs cxs 10 Dic 2008 0 (0 Votos)

    Los circos de pulgas todavía existen http://circodepulgas.blogaliza.org/

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr