Breve historia del ascensor

Hay tres grandes razones que impulsaron el nacimiento de los rascacielos en Estados Unidos, a saber: 1) Aumento en el precio del suelo. La única forma de sacar rendimiento a las caras parcelas del centro era construir más plantas en los mismos metros cuadrados. 2) Descenso en el precio del acero como consecuencia del creciente desarrollo industrial del país. El acero permitió abandonar las pesadas estructuras de ladrillo y hormigón, y dió paso a edificios más ligeros pero igualmente resistentes. 3) Invención del ascensor.

Como este es un blog eminentemente tecnológico, me gustaría centrarme en esta última. Pese a que hace siglos que existen relatos de artilugios elevadores destinados a mover cargas, movidos por potencia animal (su esquema era básicamente una polea, una plataforma atada a un extremo de la cuerda, y unos caballos – o humanos – tirando del otro extremo) los ascensores mecánicos para pasajeros, tal y como hoy los conocemos son un invento del siglo XIX. Aún así, cuando nacieron, subirse a aquellos primeros ascensores de vapor era una especie de ruleta rusa. Los periódicos hablaban con demasiada frecuencia de elevadores que se desplomaban, lo cual no contribuía demasiado a su popularización. Pero como sabemos a día de hoy, todo esto cambió, y los ascensores llegaron a dominar el mundo. Esta es una breve historia del modo en que lo consiguieron.

El primer paso en firme se dio con el invento en 1852 (por parte de Elisha Otis, el fundador de la empresa que lleva su nombre) del primer freno de seguridad para ascensores. En el año 1857, Otis instaló el primer ascensor de vapor con freno de seguridad en un edificio de cinco plantas. En 1872, C. W. Baldwin, que trabajaba para la compañía Otis, inventó el elevador hidráulico de engranajes, los cuales retiraron de circulación a los de vapor. Los ascensores hidráulicos funcionaban gracias a la presión del agua que suministraban directamente las tuberías de la red de abastecimiento municipal, o mediante la fuerza de una bomba de agua instalada en un tanque de almacenamiento ubicado en lo alto del edificio. Otis comenzó a producir ascensores hidráulicos en 1874. Después de instalar este tipo de elevadores en unos cuantos edificios, las compañías comenzaron a pagar sumas cada vez más sustanciales por las plantas de altura en detrimento de las bajas, las preferidas hasta entonces. Esto supuso un vuelco radical en las operaciones inmobiliarias. De pronto, las “cómodas” plantas bajas accesibles fácilmente por escaleras, comenzaron a ser vistas como demasiado ruidosas y polvorientas.

Un elevador de esta clase empleaba típicamente un motor hidráulico consistente en un pistón dentro de un cilindro. La cabina del ascensor se suspendía de cables. La imagen que ilustra el post muestra un ascensor Otis de 1881 de este tipo. El motor hidráulico del ascensor se controlaba tirando de las cuerdas que pasaban a través de la cabina de pasajeros. Una segunda variación del ascensor hidráulico consistía en una plataforma ubicada directamente sobre un pistón rígido. Esta variedad, que podéis apreciar en esta foto era más utilizada como montacargas. El problema de estos últimos era que el eje tenía que enterrarse en la tierra a una profundidad igual a la de la altura que debía alcanzar en su subida. Esto por supuesto limitaba mucho la altura máxima que podía conseguirse, aunque en 1902 Otis instalaba montacargas de esta clase en edificios de hasta 25 plantas.

Hasta 1904, los elevadores hidráulicos fueron el sistema dominante en los edificios altos. No obstante, a finales de la década de 1880 comenzaron a instalarse los primeros ascensores eléctricos de engranajes, los cuales eran solo aptos para edificios de poca altura debido a su extremada lentitud. Este hecho, les impedía competir en igualdad de condiciones con los hidraúlicos, y así fue hasta que llegó el cambio de siglo. En el año 1904, la empresa Otis Elevator Co. instaló sus primeras máquinas con tracción eléctrica sin engranajes, las cuales inmediatamente convirtieron a los hidráulicos en obsoletos. Estos ascensores, rápidos y con límites de altura muy elevados, revolucionaron la construcción de los rascacielos y permitieron la llegada en los años 20 de rascacielos de más de 100 plantas de altura como el mítico Empire State Building. Su funcionamiento era tan óptimo que en el año 1948 seguían siendo considerados el estándar.

Casi toda la información la encontré en OfficeMuseum.com

15 Comentarios

  1. 1 McMardigan McMardigan 19 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Blog “tecnolgógico”? creo que me he equivocado de sitio…jajaja
    Es una bromilla, sigue así, no perderás a este lector

  2. 2 Cobalt Cobalt 20 Nov 2008 0 (0 Votos)

    ¿Los actuales ascensores almacenan de alguna forma la energía que se puede generar cuando bajan?

    Algo así como una dinamo y una batería que se cargue en las bajadas y luego asista al motor en las subidas.

    • 3 NICOLAS NICOLAS 23 Dic 2012 0 (0 Votos)

      JAJAJAJA

  3. 4 cruzki cruzki 20 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Cobalt, sospecho que la bajada es igual de “costosa” para un ascensor que la subida, asi que poco va a poder almacenar (el ascensor no se “deja” caer… sería muy divertido si lo hiciera, pero no creo que la gente repitiera la experiencia…)

  4. 5 lvthor lvthor 20 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Como bien dice Cobalt, hay en los ascensores modernos muchos recursos para ahorrar energía. Uno de ellos es almacenar la energia dinámica que se produce en la bajada para utilizarla en la subida. Pueden leer más respecto a los Ascensores Sostenibles en

    http://www.ascensoresxp.com/ascensores-sostenibles/

    • 6 marialasteniagrande marialasteniagrande 22 Oct 2009 0 (0 Votos)

      esas bobadas que creo que esta muy viejo

      • 7 NICOLAS NICOLAS 23 Dic 2012 0 (0 Votos)

        SI JAJAJA

  5. 8 josema josema 20 Nov 2008 0 (0 Votos)

    nunca te acostarás sin saber dos o tres cosas más

    XP

  6. 9 pelaka pelaka 25 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Vaya, será que hoy estoy perfeccionista, pero según afirmaba Asimov en su Historia de la Ciencia, los ascensores habían terminado triunfando gracias al invento de los “frenos inerciales”, que se activan cuando la velocidad de bajada es demasiado elevada y que son sumamente seguros.
    Según recuerdo, Asimov relataba incluso cómo el inventor asombró a una numerosa congregación arriesgando su vida una y otra vez en cierta Exposición Universal en los USA, cortando el cable de un ascensor abierto montado para la ocasión.
    No he podido encontra la referencia en nuestro amado Google, pero si es menester podría intentar precisar esta información.
    Saludos.

  7. 10 Artemio Artemio 24 May 2009 0 (0 Votos)

    Hola! Buen post…
    Tengo una duda que no consigo resolver. He visto en televisión, hace ya años, unas imagenes de un edificio de madrid que tenia un sistema de elevación que era continuo, es decir, en cada planta habia dos huecos de ascensor, sin puerta, y continuamente iban pasando una serie de “peldaños” a los que subirte/bajarte en marcha. Algo así como una cinta sin fin de transporte vertical de personas
    ¿Sabeis que tipo de ascensor era? ¿Alguna fotografía? ¿El nombre del edificio…?

  8. 12 camila andrea camila andrea 4 Jun 2009 0 (0 Votos)

    ke vakano me enkanto la pagina era lo que yo buskaba ke loko nenes esta pagi esta xuper

  9. 13 Ascensores Ascensores 3 Ago 2009 0 (0 Votos)

    Para completar la historia, podríamos agregar que ahora se estan fabricando ascensores que logran un ahorro energético importante. Tambíen la electrónica permite que realicen un recorrido inteligente y si se cuenta ocn más de un ascensor, el que esta más próximo al llamado acude y no otro más alejado. La historia se sigue escribiendo con más avances y más competidores que fabrican y piensan nuevos ascensores

  10. 14 macarena macarena 21 Ene 2010 0 (0 Votos)

    Tengo una duda, por favor ¿ alguien me puede decir dónde se instaló el primer ascensor en España? Y sobre todo, hacia qué año fue eso. Me refiero, ¿ vosotros creeis que en Madrid, hacia 1905, había alguna casa de pisos con ascensor? Gracias

    • 15 Diego Diego 8 Mar 2011 0 (0 Votos)

      Veinte años después de que Elisha Graves Otis pusiera en marcha, por primera vez, su ascensor de pasajeros en un edificio de 55 metros de altura de Nueva York, en 1857, a España llegaba la primera criatura del inventor americano. Vino de la mano de tres ingenieros, los señores Merly, Serra y Sevilla, según consta en el contrato firmado por los técnicos y el propietario de la vivienda situada en la calle Alcalá, 5, de Madrid, señor Valentín Morales.
      El documento, fechado el 15 de diciembre de 1877 y hoy en posesión del grupo español Zardoya Otis, especificaba que el ascensor daría servicio a los cuatro pisos de la casa, pudiendo elevarse y detenerse automáticamente en cada uno de ellos

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr