Viven bajo el suelo, no conocen el sol, son…. los extremófilos atómicos

¿Verdad que parece la entradilla a una película de serie B de los años 50? Pues no, gracias a un trabajo de investigación en el que participaban las universidades de Princeton (véase nota de prensa) e Indiana, entre otras, aquella frase de “la vida siempre se abre camino” deja de ser solo una cita curiosa de Parque Jurásico, y se convierte en un hecho increíble. Estos investigadores descubrieron bacterias extremófilas enterradas bajo 3,2 kilómetros de suelo formado por rocas sólidas, allá donde el sol dador de vida nunca alcanza. La mayoría de las especies de seres vivos de la Tierra dependen de la energía del sol, pero en lugar de eso, estas bacterias encontraron otra fuente de energía: ¡la radiación!

Estos duros organismos poseen una biología única con un paladar muy refinado, consumen los subproductos de la desintegración radioactiva para sobrevivir. El uranio al decaer rompe moléculas de agua, recombinándolas en forma de peróxido (sustancia a la que tal vez conozcas con el nombre de lejía). Esta se combina con la pirita (oro del tonto) para liberar iones, de los cuales los metabolismos especializados de la célula extraen energía. Resumiendo: estos seres se asientan sobre el uranio, beben lejía y comen roca sólida, lo cual deja a cualquier “estómago de acero” humano a la altura del betún.

No te preocupes, los monstruos atómicas de las películas tipo Godzilla pueden haberte hecho pensar que esta clase de criaturas crecen de tamaño 50 veces inmediatamente, pero estas bacterias apenas crecen hasta alcanzar su tamaño regular. Sus procesos nucleares no son las fuentes de energía que suponen nuestros reactores, y estas bacterias subterráneas crecen y se dividen cientos de miles de veces más lentas que sus primas de la superficie, de hecho solo se dividen una vez cada trescientos años. Son una loa simple y pura al poder de la vida, a la habilidad de continuar viviendo agarrado a un figurativo clavo “atómico”, sin más razón que la de simplemente ser y existir. Piensa en ello la próxima vez que te sientas desgraciado.

El descubrimiento de esta clase de organismos tiene implicaciones muy profundas, más allá del simple asombro, por ejemplo en la búsqueda de vida extraterrestre, donde su mera existencia incrementa las posibilidades de localizar formas de vida en otros mundos, y nos recuerdan que no deberíamos asumir que la vida precisa de lo que nosotros precisamos. Y es que si la vida puede existir en una pila nuclear perpetuamente desinfectada, puede existir en cualquier parte.

Adaptado de un texto de Luke McKinney para Dailygalaxy

Fuente: National Science Foundation

17 Comentarios

  1. 1 Cabezón Cabezón 6 May 2008 0 (0 Votos)

    Hay un error en el texto, y proviene del original, no es culpa de Maikel. Y es que la lejía no está formada por peróxidos, sino por hipoclorito de cal. Evidentemente, también se usa como decolorante, igual que los peróxidos (agua oxigenada), así que tal vez venga de ahí la confusión.

  2. 2 Maikelnai Maikelnai 6 May 2008 0 (0 Votos)

    Cabezón, creo que se refiere al peróxido de calcio, que también funciona bastante bien como lejía.

  3. 3 Bloody Bloody 6 May 2008 0 (0 Votos)

    Perdonad, pero, ¿la lejía no era hipoclorito de sodio?

    De todas maneras es algo extremadamente curioso que haya vida por esos lares.

    Leí una vez un libro, para mi interesantísimo (debo aclarar que mis conocimientos en biologia son muy básicos) llamado “Amalur. Del átomo a la mente” [Arsuaga y Martínez ISBN: 84-8460-191-9] donde se toca un poquito de todo.

    PD: Revisándolo parece spam, aclarar que no lo es.

    Un saludo

  4. 4 Bloody Bloody 6 May 2008 0 (0 Votos)

    Perdón, revisándolo de nuevo veo que no tiene sentido. Quería decir que el libro habla largo y tendido profundizando hasta cierto punto sobre la evolución y el origen de la vida, y lo ejemplifica con, por ejemplo, plantas que viven de azufre, calor y agua ¡sin ver la luz!

    Reconozco que a mi me abrió bastante la mente, me culturizó acerca de la biologia, de la lucha constante entre bacterias y hongos, y me defraudó el capítulo de termodinámica…

    Nada, ya no os doy mas la lata.

    Un saludo

  5. 5 guillirojo guillirojo 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Interesante artículo. Es sorprendente hasta donde puede llegar la vida. Una pregunta que se me ocurre ¿Que lugar es más inhospito para la vida? ¿Los polos, o los desiertos? Se que en los dos hay vida, pero supongo que uno será mas “límite” que el otro.

  6. 6 MacCano MacCano 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Jajajaja, lo mejor del articulo “Piensa en ello la próxima vez que te sientas desgraciado”.

    XDDDDDD

    PDpedo:Teniendo en cuenta que el sol es un gran horno nuclear, ¿no nos alimentamos indirectamente igual que estas bacterias?

  7. 7 Lupi Lupi 7 May 2008 0 (0 Votos)

    ¿Si comen radiación lo mismo se podría usar algo de este estilo para ‘desradiar’ chernobil, y sitios así?

  8. 8 Fauchelevent Fauchelevent 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Osea, que si pudiésemos esperar lo suficiente para que evolucionasen éstos organismos, lo mismo una civilización de hombres-topo acababa por invadir la superficie. Claro que el sol no va a vivir tanto ;)

    N del A: Esto SÍ que es el concepto de una peli de los años cincuenta.

  9. 9 pitpan pitpan 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Sólo apuntar a que la lejía es hipoclorito sódico. Cuando hablamos de peróxido sin indicar nada más, en general nos referimos al peróxido de hidrógeno, que es otro producto bastante común: el agua oxigenada. Tiene más sentido que el agua (H2 O) se convierta en agua oxigenada (H2 O2) por la acción nuclear a la aparición de sustancias más complejas, como son la lejía (Na Cl O).
    En cualquier caso, el funcionamiento de estas bacterias es el “habitual”, es decir, su fuente de energía interna es puramente química. Lo que me gustaría saber – y no queda especificado en el artículo – es si comparten la morfología básica con el resto de bacterias o si son distintas en estos aspectos. Es decir, ¿es una forma de vida propia o una forma de vida previa adaptada a un entorno hostil?

  10. 10 French French 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Interesante y esclarecedor, pero en ínglés, el enlace a la fuente (al final del artículo).

    SalU2

  11. 11 Cabezón Cabezón 7 May 2008 0 (0 Votos)

    Maikel, como podrás ver por otros comentarios, la referencia a los peróxidos es errónea, pues la lejía es otra cosa. Al menos lo que entre nosotros se llama lejía. Y ya sé que no es culpa tuya, pues es la traducción lógica del término “bleach”. O para el autor existe otro tipo de lejía (blanqueante) que no es el hipoclorito) o bien cometió un error al hablar de lejía en vez de , por ejemplo, agua oxigenada. De hecho, lo más probable es que el mecanismo que emplee esta bacteria come-radiación sea formar peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) a partir del agua, pues este proceso es una de las formas de absorber la radiación. De hecho a nivel industrial se usa radiación electromagnética (corriente eléctrica) para producir el agua oxigenada.
    O sea que lo único incorrecto es la mención de la lejía…

  12. 12 Valar Valar 7 May 2008 0 (0 Votos)

    “Sin más razón que ser y existir”; creo que está frase resume el único propósito de la vida, :).

  13. 13 aldato aldato 8 May 2008 0 (0 Votos)

    eso, hipoclorito s@dico! y mira que apesta…

  14. 14 Bruns Bruns 8 May 2008 0 (0 Votos)

    Los perosxidos es Agua oxigenada, y la legia es hipoclorito de sodio i no de calcio
    Muy buen post

  15. 15 monotema monotema 8 May 2008 0 (0 Votos)

    ¿se dividen cada cuando?
    ….de hecho solo se dividen una vez cada trescientos años….
    nose que parte del post me sorprende mas , el entorno hostil donde permanecen estas bacterias, de lo que se alimentan o su longevidad.
    increible noticia,
    un saludo

  16. 16 Fran Fran 9 May 2008 0 (0 Votos)

    Hola gente, mirando un día por ahí encontré esto:
    http://www.eyeofscience.com/eos2/engli....y/bakvir/bsp5.html

    Se supone que es esta bacteria con el estómago de acero :) saludos.

    Maikelnai’s felicidades por tu Blog

  17. 17 Pedro E. Pedro E. 21 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Hasta donde se, existen tres tipos de extremofilos: los que viven en las profondidades de la tierra, del agua y en la atmosfera, y forman tres tipos de biomasa totalmente diferente

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr