El LHC encuentra a Higgs

Y lo han hecho antes incluso del día del botón rojo. ¿Cómo es posible tamaña proeza? Pues muy fácil, el propio Peter Higgs, con sus 78 años a cuestas, se dejó caer en el último día de puertas abiertas que el CERN organiza antes de cerrar sus instalaciones al público.

Anil Ananthaswamy, consultor de New Scientist, (en la foto junto a Higgs) pudo hacerle una minientrevista, la cual os traduzco a continuación.

AA – ¿Qué se siente cuando se construye una máquina multimillonaria como el LHC encaminada principalmente a encontrar una partícula que lleva su nombre?

PH – “Ciertamente esto es asombroso. La escala de los detectores es abrumadora, mucho más impresionante de lo que me imaginé viendo las fotos”.

También señaló que el LHC buscaría muchas otras cosas aparte del Higgs, por ejemplo señales de la física más allá del modelo estándar, dimensiones extra y partículas de materia oscura, por nombrar unas pocas.

No deseando cargar con todo el protagonismo, Higgs recordó que la física tras el campo y el mecanismo que llevan su nombre, fueron desarrolladas simultáneamente por otros dos físicos que trabajaban en Bélgica: Robert Brout y Francois Englert. “Las relaciones con ellos son de amistad”, dijo Higgs. “Pero hubo un tiempo en que estaba preocupado porque pensé que no estaban obteniendo el crédito que merecían”.

El trío ya ha compartido en el pasado dos premios prestigiosos por dilucidar los mecanismos que da a todas las partidas su masa. El único crédito que Higgs está dispuesto a aceptar en solitario es el de la propia partícula.

El descubrimiento teórico de partícula llegó cuando envió un documento sobre el mecanismo Higgs a la revista Physics Letters a comienzos de la década de 1960. El editor, que entonces trabajaba en el CERN, lo rechazó. Entonces Higgs volvió a enviar el trabajo a Physical Review Letters en los Estados Unidos, pero esta vez mostró como el mecanismo podría dar lugar a la aparición de una partícula que podría ser hallada en los aceleradores de partículas.

“La única razón por la que tal vez merezco que le hayan dado mi nombre a la partícula es porque le presté atención”, comentó Higgs. “Pero le presté atención después de que mi trabajo fuese rechazado por no haber hecho ningún esfuerzo por indicar las consecuencias experimentales”.

Higgs, todo un ateo, afirmó que considera “embarazoso” que al bosón de Higgs le hayan llamado “la partícula de Dios”.

“Es una especie de uso incorrecto de la terminología que podría llegar a ofender a algunas personas”.

Higgs aclaró también que el físico Leon Lederman, galardonado con el premio Nobel, y responsable de acuñar este “mote” tenía originalmente la intención de llamarle la “partícula maldita sea” (goddamn particle), pero lo cambió por partícula de Dios (God particle) tras las protestas de su editor.

Higgs afirma estar seguro en un 90% de que el LHC descubrirá el bosón que lleva su nombre. Espera que este hecho se produzca antes de cumplir 80 años, lo cual sucederá el 29 de mayo del 2009. Si no es así, Higgs dice, con gran sentido del humor, que le pedirá permiso a su médico de cabecera para que le deje vivir un poquito más.

AA – “¿Y qué piensa hacer si el LHC encuentra el bosón de Higgs?”

PH – “Abriré un botella de algo”, comentó Higgs.

AA – “¿Whisky o Champán?”

PH – “Champán”, respondió Higgs. “Para beberme una botella de Whisky necesitaría un poquito más de tiempo”.

Genio y figura….

Visto en New Scientist

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr