Another Place, el tiempo y Antony Gormley

another-place-header.jpg

Entre tanta ciencia y tecnología me gusta escaparme de vez en cuando a mundos más oníricos y simbólicos, como el de la poesía o el de las artes plásticas. Ayer me encontré de lleno con el trabajo de Antony Gormley, un escultor inglés cuyo trabajo “Another Place” simplemente me dejó fascinado.

Su obra (Otro Lugar) consiste en la ubicación de 100 esculturas de hierro, moldeadas de su propia figura, desplegadas a lo largo de tres kilómetros de playa. En este momento el conjunto se expone cerca de Liverpool, y la impresión que debe causar “in situ” debe ser espectacular.

another-place-2.jpgHe encontrado algunos datos sobre el conjunto escultórico en Visit Liverpool, donde he podido enterarme que cada pieza pesa 650 kilos, y que se exponen siempre mirando hacia el mar y a diferentes distancias de la orilla, mar adentro. De este modo cuando la marea sube algunas piezas (convenientemente elevadas para poder sobresalir del agua en función a la altura de la marea) quedan completamente rodeadas de agua.

El resultado es el de una muchedumbre umbría contemplando el horizonte en silenciosa expectación. Antes de Liverpool, la muestra visitó Cuxhaven en Alemania, Stavanger en Noruega y De Panne en Bélgica.

Según el autor, Another Place aprovecha la subida y bajada de la marea para explorar la relación del hombre con el mar. En sus propias palabras “La costa es un buen lugar para hacer esto. Aquí el tiempo se mide por las mareas, la arquitectura por los elementos, y la prevalencia del cielo parece cuestionar la sustancia de la tierra. En este trabajo la vida humana se compara con el tiempo planetario. Esta escultura expone a la luz y al tiempo la desnudez de un cuerpo peculiar en particular. No es un héroe, no es un ideal, es simplemente el cuerpo reproducido de manera industrial de un hombre de mediana edad intentando permanecer de pie y respirar, enfrentado a un horizonte lleno de barcos ocupados en mover por todo el mundo materiales y productos fabricados”.

another-place3.jpg

Si os pasáis por Crosby Beach en Liverpool, no hace falta que os llevéis el bañador pues la playa no es apta para el baño por el peligroso cambio de mareas, las arenas movedizas y el lodo. Además deberéis contemplarla a una distancia máxima de 50 metros con respecto al paseo marítimo, por lo que no podréis caminar hasta las figuras más alejadas de la orilla. Confiemos en que la muestra llegue a España, sería un placer caminar entre las esculturas cámara en mano…

Más información (en inglés) y fotos en Wikipedia

2 Comentarios

  1. 1 Saha Saha 9 Abr 2008 0 (0 Votos)

    Tb las puso en Londres (en Waterloo Station) el año pasado. Había una en el puente, pero las demás estaban encima de los edificios y venía a representar que la gente no miraba nunca más allá de donde piisaba.

    Durante ese tiempo la policía recibió un montón de llamadas por la noche porque algunas daban la impresión de ser una persona que iba a saltar.

    Estuvo curioso ir encontrándolas y tropezarse con ellas donde menos lo esperabas.

  2. 2 josebd josebd 16 Nov 2008 0 (0 Votos)

    Me ha interesado mucho este artículo, me gusta el Land Art y estudio de la relación entre el ser humano y el medio natural. ¿Tienes más información de este autor?. He buscado en su página web y no tiene buscador. El artículo de Wikipedia ofrece una mayor información. Espero que el encuentro de Sevilla haya ido bien, yo este fin de semana estoy fuera pero me hubiera gustado ir, aunque hubiera sido como mero observador. Saludos y enhorabuena por tu página,

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr