Calamar y pico…

El calamar de Humboldt (Dosidicus gigas) debería tener grandes problemas a la hora de comer. Liquida a sus presas con un pico realmente afilado que recuerda al de un loro, pero al contrario que en el caso del plumífero, el pico del calamar no tiene esqueleto al cual poder aferrarse. Entonces ¿por qué no se desprende este punzón ultraduro del resto de su gelatinosa carne cuando come? La respuesta, tal y como informan los investigadores en la edición del 28 de marzo de la revista Science, es que la base del pico es 100 veces más flexible que la punta de este. El gradiente está gobernado por una proteína y por la concentración de agua en el pico; un truco que los ingenieros esperan poder imitar algún día para facilitar los límites entre elementos duros y blandos, algo que sería muy útil, por ejemplo, en la elaboración de prótesis. (Imagen: © 2008 Science)

Visto en ScienceShots

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr