Dejad tranquilo al pez durmiente

¿En qué se parece un pez a un oso? Bueno, si hablamos del bacalao antártico (Notothenia coriiceps), en que a los dos les gusta hibernar. En respuesta al descenso de la luz diurna, el balao ralentiza su metabolismo hasta un 58%, reduciendo a la mitad su ritmo cardíaco y perdiendo la respuesta al tacto – algo similar a lo que sucede con los mamíferos que hibernan. No está muy claro el por qué el N. coriiceps ha desarrollado este comportamiento, tal y como explican los investigadores en la edición del 5 de marzo de la revista online PLoS ONE. Si acaso, el descubrimiento envuelve a este inusual pez – ya conocido por las proteínas “anticongelantes” de su sangre y por su exiguo ritmo cardíaco – en otra capa de misterio. (Foto: Hamish Campbell)

Visto en ScienceShots

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr