El láser hace que otros metales parezcan oro

De izquierda a derecha: aluminio color oro, titanio color azul, y platino dorado.

No todo lo que reluce es oro, podría ser aluminio, o tungsteno, o cualquier otro metal que Chunlei Guo eligiese.

En una proeza de la química óptica, el doctor Guo (profesor en la Universidad de Rochester) y Anatoli Y. Vorobyev, (investigador de postdoctado), emplearon destellos de lásers ultracortos para marcar la superficie de un metal de un modo imperceptible para el tacto – sigue pareciendo liso al pasar el dedo sobre él – pero que altera la forma en que el metal absorbe y refleja la luz.

El resultado es que el aluminio puro parece oro, y su apariencia es literalmente superficial.

“Yo no puedo decir que no sea oro”, comentó el doctor Guo. “Se parece demasiado”.

Los doctores Guo y Vorobyev informaron de su hallazgo en la edición online de la revista Applied Physics Letters el pasado jueves.

El alumínio dorado sigue a otro logro conseguido hace más de un año, cuando Guo y Vorobyev informaron haber logrado hacer lucir al oro, y a otros metales, de color negro. En realidad se trataba de un negro mucho más negro que el habitual, puesto que la superficie marcada con láser lograba absorber casi toda la luz que bañaba al metal.

Las estallidos láser – cada uno de los cuales solo dura 60 millonésimas de una mil millonésima de segundo – funden y vaporizan átomos del metal cercanos a la superficie, que luego se reensamblan en forma de estructuras minúsculas, incluyendo hoyos, esferas y barras, cuyo tamaño es de apenas una fracción de millonésima de metro.

Alterando la longitud, potencia y número de pulsos, los investigadores descubrieron que podrían variar el color resultante.

En algunos casos, el cambio provoca que las estructuras absorban un rango de colores que no puede ser visto. Pero los colores que no se absorben se reflejan y por tanto son visibles, dando como resultado el aluminio dorado o el tungsteno azul oscuro.

En otros casos, los pulsos del láser crean una matriz periódica de estructuras que hacen que la luz reflejada interactúe e interfiera con si misma, produciendo un refulgente arco iris iridiscente – una cosa parecida a lo que sucede con as alas de mariposa, dice el doctor Guo.

El doctor Guo se imagina un caleidoscopio de usos potenciales, desde el práctico (un filtro reflectante) al caprichoso (grabar la fotografía de la familia en la puerta metálica de una nevera, por ejemplo). Otra posibilidad es la de variar (a la moda) el color de las bicicletas o los coches, sin necesidad de pasar por el taller de pintado.

“Es realmente robusto, porque forma parte del propio metal, y no se va a caer”, comenta el doctor Guo.

Aún no puede lograr todas las tonalidades con todos los metales, pero cree que descubrir la receta correcta para cada permutación es simplemente una cuestión de prueba y acierto.

Con su descubrimiento del metal negro, el doctor Guo sugirió la posibilidad de anillos de oro negro. Se sorprendió cuando empezó a recibir llamadas de joyeros. “Están muy interesado en las joyas de colores”, comentó.

En su nuevo artículo, sugiere que tal vez vemos prontos anillos de oro azul a juego con los ojos de la novia.

Traducido de Lasers Make Other Metals Look Like Gold (autor: Kenneth Chang)

4 Comentarios

  1. 1 Cabezón Cabezón 4 Feb 2008 0 (0 Votos)

    No se si es más interesante hacer que el oro se vea negro que el que cualquier otro metal parezca oro ;)

  2. 2 Prats Prats 5 Feb 2008 0 (0 Votos)

    Osea.. K cambian el color pigmento de los metales???

  3. 3 Cabezón Cabezón 5 Feb 2008 0 (0 Votos)

    Prats, no veo el motivo para extrañarse. El color es una propiedad óptica, que depende de como un cuerpo absorbe y refleja la radiación que recibe (en este caso, la luz visible).
    En el caso de las sustancias compuestas, el color depende de ciertas características químicas que no vienen a cuento; pero para cambiar el color de un cuerpo hay que modificar su composición (o al menos la composición de su superficie).
    Sin embargo, los metales son sustancias simples, relativamente. Incluso aleaciones como el acero o el bronce no son propiamente compuestos, sino mezclas en el sentido químico del término. Por lo tanto, el color de un metal no depende tanto de su composición.
    Supongo, por lo que indica el estudio, que el color depende de la estructura microscópica de los cristales del metal. Por tanto, modificando la estructura cristalina de la superficie (algo fácil de hacer con láser) se cambia el color.

    • 4 Maria Roman Maria Roman 24 Dic 2010 0 (0 Votos)

      Oye Cabezon deberias unirte al doctor Guo, Anatoli Y. Vorobyev,, para ayudarlos a conseguir esa formula para lograr todas las tonalidades con todos los metales a gusto del comprador., Seria maravilloso porque el metal no perderia nunca el color ya que no es capa sobrepuesta… Waooo me ha fascinado el articulo
      ADELANTE ESPERO QUE PRONTO LO LOGREN…:) TAL VEZ CON LA AYUDA DE ‘CABEZON’ LO CONSIGAN MAS RAPIDO.

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr