La teoría del gran cerebro ¿han perdido la cabeza los cosmólogos? (2 de 3)

[Viene de parte I] La inflación es un auténtico principio cosmológico de fertilidad. Las fluctuaciones en el campo que dirige la inflación podrían haber sembrado también el universo de grumos que finalmente crecieron hasta convertirse en galaxias, estrellas y personas. Según la versión más extendida, llamada inflación eterna, una matriz infinita de burbujas, o universos “de bolsillo”, se ramifican los unos desde los otros a un ritmo vertiginoso que se incrementa de forma exponencial. Estos universos podrían tener propiedades diferentes y quizás, incluso sus propias y diversas leyes de la física, de modo que la historia continúa.

En la actualidad, una forma de antigravedad diferente, aunque tal vez relacionada, apodada de forma embaucadora “energía oscura”, parece que mueve el universo y es la culpable y responsable de los cerebros de Boltzmann.

La expansión del universo parece estar acelerándose, haciendo que las galaxias se alejen entre si cada vez más rápido. Si resultan ciertas las sospechas de que es esta energía oscura la que conduce este proceso (una fuerza universal de repulsión a la que Einstein llamó constante cosmológica), este proceso de huida durará para siempre, y las galaxias distantes terminarán por alejarse tan rápidamente entre si que no podrán comunicarse entre si. Estar en un espacio así sería como estar rodeado de un agujero negro.

En lugar de ponerse todo negro, como en el final de “Los Soprano”, el horizonte cósmico relumbraría, emitiendo un débil rocío de partículas elementales y de radiación, con una temperatura de una fracción de mil millonésima de grado, cortesía de la incertidumbre cuántica. No obstante, ese baño de radiación sería objeto de fluctuaciones aleatorias, al igual que en el universo eterno de Boltzmann, y de vez en cuando, al menos una vez cada mucho, mucho tiempo, una de esas fluctuaciones podría ser lo bastante grande como recrear el Big Bang. Llegado el momento, este proceso podría conducir a una serie infinita de universos recurrentes. Nuestro universo presente, podría ser parte de esa cadena.

No obstante, en una configuración recurrente como la comentada, el doctor Susskind de Stanford, Lisa Dyson (ahora en la Universidad de California en Berkeley), y Matthew Kleban, (ahora en la Universidad de Nueva York), señalaron en el año 2002 que la idea de Boltzmann también podría funcionar correctamente, llenando el megauniverso con más cerebros de Boltzmann que universos o personas reales.

Del mismo modo que las probabilidades de que se muestre una palabra real, cuando se agita una caja con letras del Scrabble, son mayores que las de que se forme una frase completa, o un párrafo, estos universos “normales” podrían verse superados vastamente en número por los universos raros, incluyendo las variaciones defectuosas de nosotros mismos y así todo el camino hasta llegar a los cerebros desnudos; un resultado anticipado por Martin Rees, cosmólogo de la Universidad de Cambridge, en su libro de 1997 “Antes del comienzo”.

Las conclusiones de la doctora Dyson y sus colegas fueron retadas en seguida por Andreas Albrecht y Lorenzo Sorbo de la Universidad de California en Davis, quienes emplearon un enfoque distinto. Ambos descubrieron que la probabilidad del Big Bang era en realidad superior a la de un cerebro de Boltzmann.

“Al final, la inflación nos salva del cerebro de Boltzmann”, comenta el doctor Albrecht, a pesar de que admite que sus cálculos son discutibles. En realidad, la “invasión de los cerebros de Boltzmann”, tal y como una vez llamó a este asunto el doctor Linde, acaba de empezar.

En una entrevista, el doctor Linde describió a estos cerebros como una forma de reencarnación. A lo largo del transcurso de la eternidad, dijo, cualquier cosa es posible. Después de varios Big Bangs, en el futuro lejano, comentó “es posible que tu, en persona, vuelvas a re-emerger. Finalmente aparecerás con tu mesa y con tu ordenador”.

Pero es más probable, prosiguió, que te reencarnes en forma de cerebro aislado, sin el equipaje de estrellas y galaxias. En términos de probabilidad, comentó, “es más barato”.

Podrías preguntarte si hay algo malo en que haya unos pocos cerebros – o incluso en que haya una preponderancia de ellos – flotando por los alrededores del espacio. Por un lado, como observadores, estos cerebros verían un universo extraño y caótico, a diferencia del nuestro, que parece persistir en sus promesas y decepciones.

Otra cosa es que una de las ortodoxias centrales de la cosmología afirme que los humanos no ocupan un lugar especial en el cosmos, que nosotros y nuestras experiencias somos seres cósmicos corrientes. Si las probabilidades de que nosotros seamos reales y no cerebros de Boltzmann, son digamos, de una entre un millón, despertarse cada día sería como salir a caminar por la calle y descubrir que todo el mundo en la ciudad está de pie cabeza abajo. Uno esperaría que hubiera alguna razón para ser la única persona que se apoyase sobre los pies.

Traducido de Big Brain Theory: Have Cosmologists Lost Theirs? (autor: Dennis Overbye para The New York Times)

Sigue en parte III

6 Comentarios

  1. 1 PEDRO PEDRO 16 Ene 2008 0 (0 Votos)

    Vale . Necesito una cerveza mientras tenga garganta…

  2. 2 wyr3x wyr3x 16 Ene 2008 0 (0 Votos)

    che maikelnai, te recomiendo leer “hacedor de estrellas” de Olaf Stapledon.
    Cuenta la historia de quien viaja por el tiempo y espacio de manera accidental, a modo “astral”, para encontrarse con quien (o que) seria “dios”.
    Lo interesante, es que Stapledon establece que desde el bigbang toda la materia eran seres vivos enormes. Al principio eran grandes masas de gases simples, con materia caliente y demas. Luego estos seres mueren y pasan a ser seres vivos mas chicos (galaxias…). Luego las galaxias “mueren” y empieza el reinado de la vida “organica” como la conocemos. Los soles tienen vida a su vez.
    No se, es interesante que haya leido un libro escrito durante 1937 posea ideas que se discuten como “reales” en un articulo y ambito cientifico.
    Veremos como sigue el post ..

    Saludos!

  3. 3 Neo_Von Neo_Von 16 Ene 2008 0 (0 Votos)

    Lo de la infinita expansión del universo siempre me ha intrigado, que hay delante del universo entonces?? Y si siguera expandiendose no se llegaría a una muerte térmica??

  4. 4 wyr3x wyr3x 16 Ene 2008 0 (0 Votos)

    che, ya que estamos .. si pensamos que formamos una pequeñisima parte de un gran cerebro “pensante” .. ese “TODO” y “NADA” a la vez .. no seria dios? :P.

  5. 5 Qfwfq Qfwfq 17 Ene 2008 0 (0 Votos)

    Esto cada vez se parece más a un relato de Philip K. Dick, con todos esos cerebros percibiendo universos extraños. ¿Son también los cosmólogos consumidores habituales de LSD?

  6. 6 Alacran Alacran 18 Ene 2008 0 (0 Votos)

    Todas las cosas que nosotros vemos o conoscemos, todas las disciplina que el hombre aya invetado son cosas creadas de nuestro cerebro; como por ejemplo la matematica; conseguencias logicas de un linguaje, pare que el, horgano sutil del “encefalo, tenga razon, manifestando que ante de esos, el cerebro tiene unas pre-cognicion intrinseca(nascida en nosotros)el portador es el:ADN.Que no es solo los que pensaban asta haora, de los cuales hacia solamente parte de la estrutura fisica de el hombre,NON SOLO”. mas bien: en el ADN es intrinsecamente aportador de precognicion intuitiva, e nel aprendimientos de nuestro cerebro.- ADN las cuales desciernes y elabora, las atìntas necesidades.-
    Todos los demas, son pura incongruencias;
    El mundo Fisico(se dice: mundo Fisico, a todos aquellos de que es, afuera de el cuerpo Umano),existen solamentes: energeticas hondas silentes frias englobantes y at empujes;
    Si la matematica non esistera; Pienzan de que Los Universos se perderian?
    Si el mismo Hombre no esistera mas, pienzan de que los Universos desaparecerian?
    Si por magia: agan atencion a la pregunta?(le quitamos todos los conoscidos (por nuestro cerebro), a los Universos, que es los pasaria?
    Quedarian los Universos como verdaderamente son, y non comos nuestros cerebros los clasifica y elabora,a sus entender.– Entender: los que entiende nuestro cerebro, es producto, de sus inseñansas de aprendimientos, y para hacer esos: en cerebro, recurre y necesita, de todas las disciplinas de que el, atrabes del asimilados estudios,a segun de los estudios apropiado, nos dà unas respuesta cuantica y de imediato de los que el cree de ver.-
    Esto nos demuestra de como a un hombre, yo le ablo en ingles , y el me entiende, pero si le ablo en español, en cerebro de aquel señor no entiende de los que yo le estoy ablando, porque non tiene cogniciones de causas,(porque no ha aprendido el Español)desconosce las causales.-
    *
    le hago un ejemplo:
    Se un grueso bote cargado con las maximas tecnologias actualmente a disposiciones, pero, para semplificas decimos: pero solo puede viajar a una velocidad de un pequeño bote a remos;
    Entonces hagamo partir el bote grande de España, para llegas a New York, i sucessivamente a vista de ojo, hacemos parti un pequeño bote a remos, con una tripulacio de personas de que, no han tenido nunca,instruciones, y se le dice de seguir el bote grande, para llegar a New York; El bote grande es manejado de ultimas tecnologias, y al partir ya sabe adonde vas, el bote pequeño remando los pobres escavo ignorantes los cuales saben solamente que deben seguir ese gran bote yendoles por detras, para llegan los mismo a New York.-
    Este paradojo es necesario pare entender, de que los UniversoS que nosotro miramos son proyeciones eleboradas de nuestro cerebro y non la realidad.
    Los Universos son: lleno de energias energeticas, ondulatorias et ad impulsos, sin sabor sin olor,obscuros”, y frios”.-
    Att.
    Alacran.

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr