Dame refugio

Incluso las plantas necesitan protección cuando llueve a cántaros. La lluvia, al caer, puede dañar o llevarse consigo al polen, el cual es crucial para el trasvase de esperma de unas flores a otras. Así el árbol de los pañuelos (Davidia involucrata), hace algo sensato: forma un paraguas sobre su polen curvando unas hojas blancas llamadas brácteas. La estrategia funciona; cuando los investigadores eliminaban las brácteas, en un solo día de lluvia la planta perdía el 8% de su polen. El color blanco de las brácteas sirve también para atraer a los polinizadores, tal y como informan los investigadores en la edición de enero de la publicación The American Naturalist, sugiriendo que este artilugio arbóreo contra la lluvia también ayuda en la reproducción con tiempo seco. (Foto: Shuang-Quan Huang)

Visto en ScienceShots

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr