Material caliente

La hembra del macaco de Berbería (el conocido mono de Gibraltar) no es nada tímida. Conocida por su promiscuidad, solicita sexo meneando sus cuartos traseros sin ningún pudor frente a las caras de sus posibles pretendientes. Pero su lascivia no concluye aquí: una vez que el macho la monta, la hembra comienza a gritar, marcando los tiempos y el rimo para que el macho alcance la velocidad idónea y de este modo mejorar la probabilidad de la eyaculación. El hallazgo, del que se informa en la edición del 18 de diciembre de la revista Proceedings of the Royal Society B, sugiere que en lugar de ser un anuncio de fertilidad, tal y como antes se pensaba, los gritos son la forma que tiene la hembra de conseguir todo el esperma del mayor número de machos posible. (Foto: Dana Pfefferle)

Visto en ScienceShots

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr