Los líquidos rebotan de nuevo

Los chorros saltarines se mudan del baño a la cocina

Tras hacer rebotar al champú, los físicos ahora intentan hacer saltar al aceite de tu cocina. Un equipo en Texas ha descubierto que el efecto trampolín de un chorro de líquido que cae sobre una balsa del mismo líquido, es más común de lo esperado.

El año pasado, un grupo en Holanda estudió este efecto rebote con un chorro de champú. El rebote, del que se informó por primera vez hace más de 40 años, sucede a causa de la peculiar naturaleza del champú, que se hace más ligero (o menos viscoso) a medida que fluye. Un chorro de champú que golpee sobre una superficie líquida se ve de este modo lubricado por la fina capa del punto de contacto, lo cual permite el rebote en lugar de la mezcla.

Pero los líquidos que estudian ahora Matthew Thraser y demás colegas de la Universidad de Texas en Austin, no poseen esta propiedad. Los aceites de silicona empleados en sus experimentos son viscosos pero tienen un comportamiento de fluidez “normal”, como el agua.

Los investigadores direccionaron un chorro de aceite para que cayese de forma vertical sobre la superficie de un contenedor con el mismo aceite. Descubrieron que el chorro podía sufrir al mismo tiempo un rebote “saltarín” y un extraño rebote “plano” en el que se desparramaba horizontalmente a lo ancho de la superficie líquida.

Esta clase de rebote se debe a la fina capa de aire que separa las dos superficies de líquido, comentan los investigadores en un artículo enviado a la revista Physical Review E.

Los científicos señalan que el efecto puede recrearse fácilmente en la cocina de nuestras casas empleando simplemente aceite de cocina. Para ello hay que llenar un plato llano de cristal con unos cuatro centímetros de aceite y luego dejar caer sobre este un hilillo de aceite desde una taza situada a unos 3 o 6 centímetros sobre el plato. Al mismo tiempo que se deja caer el líquido, hay que mover el chorrito dibujando un círculo cada dos segundos (tal vez sea más facil mover el plato si podés situarlo sobre un disco giratorio al estilo de los empleados en los restaurantes chinos). El efecto puede mejorarse haciendo pasar un palillo de madera por el chorro en calquier momento.

Podéis ver un vídeo sobre este fenómeno aquí.

Traducido de Liquids bounce again (20 julio 2007)

1 Comentario

  1. 1 wyr3x wyr3x 22 Jul 2007 0 (0 Votos)

    no me pude frenar, ya mismo voy a la cocina a ver si hay algo de aceite :p.
    Genial dato!

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr