Misteriosas ondas de radio podrían indicar la existencia de océanos subterráneos en Titán

Cuando hace dos años la sonda europea Huygens se liberó de su nodriza Cassini y descendió sobre el más fascinante de los satélites de Saturno, Titán, los científicos advirtieron que tardarían años en descifrar la información recopilada durante el descenso.

Esta semana, los científicos europeos que analizan la valiosa carga de datos capturados por la Huygens se han encontrado con una sorpresa, y nos han hablado de la detección de una “misteriosa” fuente de ondas de radio cuyo origen desconocen, pero cuyos efectos les han ayudado a sacar conclusiones interesantes.

Reconozco que en cuanto oigo la palabra “misterioso” se activa de forma automática mi “modo de alerta”, pues soy consciente del poder de persuasión hipnótica que ejerce en muchas personas con problemas de imaginación desbocada. Así pues, aunque es inevitable que algunos hayan pensado inmediatamente en que estas ondas son el fruto de aparatos radiotransmisores alienígenas, la realidad (cuando la ciencia la encuentre) seguramente será mucho más prosaica, aunque fascinante de todos modos.

En la Tierra, la humanidad no es la única culpable de las ondas de radio. De hecho, durante las descargas de rayos, los electrones de la atmósfera oscilan liberando estas ondas, que luego rebotan arriba y abajo entre la superficie de la Tierra y la ionosfera, la región que se ubica en lo alto de la atmósfera y que está repleta de partículas cargadas electricamente.

Pero volvamos a Titán, según los datos de la Huygens, allí no hay (o se dan muy rara vez) evidencia de rayos que provoquen ondas de radio y además la superficie de este satélite no es sólida (lo ideal para que reboten las ondas) sino arenosa. Así pues, el culpable de estas ondas debe ser otro proceso. Los científicos, deben antes de sacar conclusiones precipitadas, revisar de nuevo los datos recopilados por la Huygens para descartar cualquier tipo de error sobre su origen, pero mientras tanto ya están empezando a extraer consecuencias. Creen que las ondas han debido rebotar en algo más duro y ubicado por debajo de la superficie arenosa de Titán. Probablemente este “frontón” para ondas sea en realidad el borde helado que cubre un océano líquido subterraneo compuesto por agua y amoniaco. Ago que por otro lado, ya habían predicho algunos modelos teóricos.

Así pues, quedan muchos interrogantes en el aire, pero de lo que no cabe duda es de que cuanto más sabemos sobre Titán – al que muchos ven como un clon de la Tierra primigenia – más interesante nos parece.

Inspirado en Radio wave on Saturn’s moon hints at hidden ocean.

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr