Un giro oculto en la paradoja de la pérdida de información en los agujeros negros

El profesor Sam Braunstein, del departamento de informática de la Universidad de York y el doctor Arun Pati, del Instituto de Física de la Escuela Sainik en Bhubaneswar, India, han establecido que la información cuántica no puede “ocultarse” en las formas convencionales, o por usar las palabras de Braunstein: “la información cuántica puede correr, pero no puede esconderse”.

Este resultado da un nuevo y sorprendente giro a uno de los grandes misterios relativos a los agujeros negros. La información convencional (clásica) puede desaparecer de dos maneras, moviéndose a otro lugar (p.e. a lo largo de Internet) o “ocultándose”, como en los mensajes codificados. El famoso criptograma de Vernam ideado en 1917, o su pariente cercano el código criptográfico de contraseñas de un solo uso (OTP), son ejemplos de esta ocultación clásica de la información. En ellos la información no reside ni en el mensaje codificado ni en la clave secreta empleada para descifrarlo: sino en las correlaciones entre ambos. Durante décadas, los físicos creyeron que todos estos mecanismos eran aplicables también a la información cuántica, pero el profesor Braunstein y el doctor Pati han demostrado que si la información cuántica desaparece de un sitio, es porque debe haberse movido a cualquier otro lugar.

En un trabajo publicado en la última edición de la revista Physical Review Letters, Braunstein y Pati derivan su ‘teorema de no-ocultación’ y lo utilizan para estudiar los agujeros negros que, en la teoría de la relatividad de Einstein, son descritos como objetos que se tragan todo lo que se les acerca demasiado.

A mediados de la década de los 70, Stephen Hawking demostró que los agujeros negros, finalmente se evaporan en un flujo continuo de radiación sin rasgos distintivos y que no contiene información. Pero si un agujero negro se ha evaporado por completo ¿a dónde se ha ido toda esa información? Esta pregunta lleva largo tiempo atormentando a los físicos, que llaman a esta cuestión la paradoja de la pérdida de información en agujeros negros.

Ahora, el profesor Braunstein y el doctor Pati han descartado la posibilidad de que la información pueda escapar del agujero negro, y sostienen que en lugar de eso, se esconde de algún modo en las correlaciones entre la radiación de Hawking y el estado interno del agujero negro. El resultado de Braunstein y Pati demuestra que la paradoja de la pérdida de información en los agujeros negros es aún más grave de lo que se pensaba anteriormente.

El doctor Pati comentó: “Nuestro resultado demuestra que o bien la mecánica cuántica, o bien el análisis realizado por Hawking es incorrecto, pero no se decanta por ninguna de las dos posibilidades”.

Braunstein explicó que: “El teorema de la no-ocultación aporta nuevos elementos de entendimiento sobre las diferentes leyes que gobiernan la información clásica y la cuántca. Muestra que ahí fuera debe existir una nueva física aún por descubrir”.

Traducido de A Hidden Twist In The Black Hole Information Paradox (Fuente Universidad de York – 10/03/2007)

1 Comentario

  1. 1 Jmav Jmav 15 Mar 2007 0 (0 Votos)

    La energía, materia o cualquier tipo de información no debería poder desaparecer.
    En teoría lo que no se esta apoyando y diciendo es que si pudiéramos acercarlo todo al campo de acción del agujero negro, podríamos eliminar todo y todos los universos (materia y energía incluidos).

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr