El pavo que se cansó de Acción de Gracias

Desconocemos si este plumífero había leído a Orwell o si simplemente estaba harto de ver a sus hermanos, sacrificados por miles, como plato fuerte del menú de los estadounidenses cada día de Acción de Gracias. El caso es que navegando por la red en busca de material, llegué a una curiosa reseña sobre un pavo valiente que se hartó del abuso de los humanos y dijo “basta”. La nota en cuestión la leí en la web de un paciente (y algo flipado) muchacho llamado Igor Eximel, quien por afición, dedica su tiempo a recopilar noticias relacionadas con ataques de animales a humanos (lo contrario tristemente no es noticia).

Me llama la atención que este muchacho (en un perfecto arranque de conspiranoia), llame a su página web Top Secret Animal Attack Files, cuando de secreto tiene bien poco… las noticias las consigue en periódicos que publican sus contenidos en abierto. De todos modos, no deja de ser entretenido ojear sus archivos, en los que encontraréis episodios relacionados con los clásicos ataques de tiburones y cocodrilos, pero también otros con osos, coyotes, ciervos, jabalís, leones marinos, leopardos y ¿cómo no? el temible pavo salvaje de Norteamérica (también llamado en México Guajolote Silvestre).

Cabe recordar que el pavo salvaje es oriundo de Norteamérica y que de él desciende el pavo doméstico (o de corral) extendido a día de hoy por todo el mundo.

En fin, volvamos a nuestro emplumado héroe. Desde los “archivos secretos” de Igor se enlaza a una noticia publicada en el StarTribune de Minneapolis donde, en efecto, leo que una tal señora Sandy Cobbs recibió el ataque de un pavo salvaje el día de Acción de Gracias. El “enorme” pavo (de entre 60 y 90 centímetros) irrumpió en el salón de la familia a través de la ventana y creó un caos en el interior del hogar. Me pregunto, por lo simbólico de la fecha, si tal vez el pavo trataba simplemente de devolverle a su especie parte del orgullo perdido.

Curiosamente la señora Cobbs (que ya ha pasado largamente la edad del pavo) comenta que no es la primera vez que esto sucede, ya que en 2004 sufrió un ataque similar que resultó en una reclamación a su seguro por valor de 10.000 dólares en desperfectos.

Esperemos que no cunda el ejemplo, y estas navidades suframos en España una oleada de ataques perpetradas por bandas de langostinos cabreados.

2 Comentarios

  1. 1 albert_san albert_san 7 Dic 2006 0 (0 Votos)

    Pues el que se come el Bush en el dia de acción de gracias ya podría rellenarse el culo de goma 2 e inmolarse en sus proximidades.
    Sería todo un héroe

  2. 2 Maikelnai Maikelnai 8 Dic 2006 0 (0 Votos)

    Joer que bruto ere Albert :-D

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Fresqui.com
  2. Fresqui.com

Deja una respuesta

Tu correo nunca será publicado. Los campos obligatorios están marcardos con *

Obligatorio
Obligatorio

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr