Inteligencia artificial de Google aprende a jugar al Space Invaders

Google Deep MindHace apenas unas semanas os hablaba yo del pánico que algunos gurús como Stephen Hawking les entra cuando poensan en la llegada de Inteligencias Artificiales que podrían patearnos el culo. Bien, pues hoy mismo me entero de que esa mega-organización a la que llamamos Google, que cuenta entre sus filas con algunos de los científicos más dotados en el campo de la inteligencia artifical, acaba de anunciar que uno de sus artilugios, llamado DQN, es capaz ya de ganar a la mayoría de los humanos con 49 videojuegos ochenteros (tipo Pong, o Space Invaders) de la mítica videoconsola ATARI 2600.

Lo que de verdad me ha sorprendido es que la DQN, no es un programa pre-programado para ser el mejor en algo, como sucedió con el computador Deep Blue IBM, que ganó jugando al ajedrez al campeonísimo Gary Kasparov en 1997, sino que en esta ocasión hablamos de un software (que puede ser ejecutado en tu ordenador de sobremesa) capaz de aprender por si solo.

A DQN simplemente le pasaban los datos de los pixels de cada pantalla, y los del contador que almacenaba las puntuaciones. Por tanto, básicamente el programa comenzó moviendo teclas al azar y aprendiendo de los progresos. Cuando “descubría” movimientos útiles, los memorizaba para repetirlos en las siguientes partidas. Tras semanas de pruebas y error se alcanzaba la maestría, y pese a que este no pueda considerarse un modo “creativo” de aprender a jugar, ¿quién le niega la efectividad?

Como podéis ver en el vídeo que incluyo bajo estas líneas, los progresos comenzaron a apreciarse enseguida. Por ejemplo en el Pong, tras 600 partidas, el software aprendió que la mejor estrategia era intentar colar la bola por un lateral hasta la parte superior de la pared, donde los rebotes ayudaban a pasar antes el nivel destruyendo los ladrillos más rápidamente.

En general, tras un par de semanas DQN rendía igual de bien que un profesional humano en muchos de los juegos. Además la Inteligencia Artificial alcanzó puntuaciones del 75% de la media humana en más de la mitad de los videojuegos. En ocasiones, como en el caso de un juego llamado Seaquest, en el que el hay que controlar a un sumbarino para recoja objetos y esquive obstáculos a diferentes profundidades, la I.A. descubrió estrategias que los programadores desconocían, por ejemplo que mantener el submarino justo bajo la superficie del agua le mantenía vivo sin asumir riesgos.

Al menos a mi, esta demostración no me ha hecho cogerle miedo a las I.A. (a pesar de las alertas de Hawking) sino más bien todo lo contrario, me ha parecido realmente fascinante. Los sabios de la empresa fundada por Larry Page y Sergey Brin ya están pensando en enfrentar a su criatura a retos más complejos. Según leo quieren enfrentar a DQN con videojuegos más avanzados, diseñados ya en la década de los 90 y en 3D. Especialmente si cuentan con temáticas de carreras de coches. Creen que si su I.A. aprende a jugar bien con uno de estos videjuegos, estarán un paso más cerca de alcanzar su sueño: coches conducidos de forma segura por inteligencias artificiales.

Hawking tal vez no deba temer a estos entes informatizados todavía, pero si yo fuera taxista…

El trabajo acaba de publicarse en Nature.

Me enteré leyendo LiveScience.

Ya es posible hacerse un selfie sobre un frisuelo

Tu cara en un frisuelo
A uno su abuela le hacía unos frisuelos maravillosos, que no necesitaban ir rellenos de chocolate, nata, ni demás nimiedades. Bastaba un puquitín de azucar, enrollarlos calentinos, y p’al buche. Para disfrutarlos no hacía falta WiFi, bluetooth, ni vitrocerámica, ni inducción, ni ná de ná. Los hacía en la cocina de carbón y le quedaban de cine, pero se ve que a las nuevas generaciones eso ya no les vale. El creppe, la tortita, o el frisuelo de toda la vida ya no molan así sin más… “hay que actualizalo, ¿oyisti güela?”

¿Y qué mejor actualización posible, en la era del selfie, que una impresora que plasme sobre la masa calentita tu cara de maizón? No te creas que es broma, la compañía británica Kinneir dufort acaba de crear una máquina que aplica diferentes capas de mantequilla sobre la tortita, y la cocina a diferentes temperaturas, para así replicar en amarillos y naranjas tu careto comestible.

Si no te haces una idea de como va el asunto, lo mejor es que veas el vídeo que incluyo bajo estas líneas para que captes el principio, aunque en este caso con dibujo manual. Cómo veis, cuanto más tiempo pasa la masa en contacto con la plancha, más cocida (y roja) se pone. Y al reves, a menor tiempo de cocinado más amarillo, claro y luminoso el resultado.

La máquina de Kinneir usa una cámara digital, y software de reconocimiento facial. Además. emplea tecnología CNC (control numérico computacional) para capturar la cara y dispensar la masa en los lugares exactos. En opinión de los creadores de esta impresora, muchos restaurantes podrían en el futuro solicitar esta tecnología para personalizar las tortitas, tartas de cumpleaños, o incluso tortillas francesas.

Para ser un prototipo no es del todo lenta, por lo que puedo leer en Petapixel el proceso completo dura menos de 5 minutos, aunque seguramente el tiempo podría mejorarse a poco que se invierta en la idea.

¿Te ves dibujando frisuelos sobre la sartén para ver si ese crío que no come ni a tiros te engorda unos graminos? Si te sale bien manda unas fotos (o mejor unos frisuelos) y te las publico sobre la marcha.

Detienen al HIV con una proteína artificial

Vista aérea de las proteínas superficiales del HIV muestran como el eCD4-Ig puede enlazarse al virus y neutralizarlo
En un alarde de creatividad, un equipo de investigadores acaba de mostrarle al mundo que la mejor forma para prevenir el contagio del SIDA podría venir de una molécula creada en un laboratorio, capaz de imitar a un anticuerpo de nuestro sistema inmune. La molécula “artificial” está demostrando ser capaz de proteger al sistema inmune mejor de lo que ningún anticuerpo “natural” es capaz de hacer. Las pruebas con monos así parecen indicarlo, ya que ninguno de los cuatro ejemplares a los que se les facilitó esta defensa se contagió con el virus HIV, a pesar de habérseles inyectado en grandes dosis.

Para entender como está molécula ha sido capaz de frenar la temible acción del HIV, antes hay que entender el modo en que este virus ataca e infecta a nuestras células. El virus causante del SIDA, infecta a nuestros glóbulos blancos (los ejecutores de nuestra respuesta inmunitaria) en una maniobra que consta de dos pasos secuenciales. Primero, una proteína del virus llamada gp120 se acopla a un receptor del glóbulo blanco llamado CD4. Esta unión, permite que gp120 se retuerza de un modo tal, que termina por dejar expuesta una región del virus capaz de unirse a un segundo receptor celular, el así llamado CCR5.

Bien, pues la molécula artificial creada por el equipo que dirige el inmunólogo Michael Farzan, del Instituto de Investigación Scripps (con sede en Júpiter, Florida, EE.UU.) combina una copia del receptor CD4 con un pequeño trozo del segundo receptor CCR5, y une ambos receptores a un trozo de anticuerpo. A esta especie de pseudo-leucocito “Frankenstein”, el equipo de Farzan lo ha bautizado como eCD4-Ig.

¿Cómo funciona el engaño? Bien, por lo que puedo leer, lo que sucede básicamente es que el virus HIV se enlaza a eCD4-Ig completamente “convencido” (pido perdón por asignar rasgos humanos a un virus) de que en realidad se ha unido a un glóbulo blanco. Esto obviamente conduce a la neutralización del HIV, ya que la molécula artificial no se infecta (y por tanto no permite que el virus se replique) sino que simplemente le saca de circulación conduciéndole a una vía muerta.

Las pruebas en tubos de ensayo con el eCD4-Ig mostraron que su rendimiento era avallasadoramente superior al de cualquier anticuerpo natural generado por nuestro sistema inmune a la hora de evitar que las células se infectaran con el virus. Y dado lo esperanzador del resultado, se realizaron trabajos con monos. En los ensayos, se colonizó el organismo de cuatro monos con un virus inocuo que portaba el gen de la molécula artificial. Esto hizo que los organismos de los monos fabricaran en masa al caballo de Trolla eCD4-Ig que les había sido introducido.

Tras esto, sometieron a los cuatro monos (y a otros que no habían sido tratados) a dosis repetidas y siempre crecientes del virus causante del SIDA durante 34 semanas. ¿El resultado? Ninguno de los monos “infectados” benignamente con la molécula eCD4-Ig sufrió mal alguno por su exposición al HIV, mientras que todos los monos que no fueron tratados se contagiaron del SIDA.

El prometedor trabajo del equipo dirigido por Farzan acaba de publicarse en Nature.

Me enteré leyendo Science.

¿Qué sistema de numeración anual se usaba en tiempos de Jesús?

Calendario 1925
A pesar de que prácticamente todas las religiones y grandes culturas tienen su propio calendario, basado en los nacimientos de sus profetas (como el musulman) o el de algún renombrado emperador (caso del calendario chino), lo cierto es que el sistema occidental ha terminado por imponerse en todo el mundo como una especie de “calendario oficial universal“. Así, por ejemplo, cualquier árabe (que vive en 1437 según su propio calendario), chino (que vive en 4714), o hebreo (su año es el 5775) pueden quedar entre si un día/año concreto y salvar las enormes diferencias que sus respectivos calendarios presentan.

Esto es así no por el hecho de que Jesús sea el dios más grande (de hecho ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuando nació) sino porque el calendario gregoriano se basa pura y simplemente en ciencia, y es más sencillo de aplicar. Por cierto, podemos sacar pecho, España fue uno de los primeros paises en los que comenzó a emplearse en el año de 1582, y de hecho los estudios científicos en los que se basa el calendario gregoriano se realizaron en la universidad de Salamanca.

Antes del gregoriano se empleaba el calendario juliano, y lo cierto es que abandonar un sistema y adoptar el otro trajo como contrasentido que haya diez días que nunca existieron, como ya os conté en su día. Sin embargo hoy quiero hablaros del sistema que se empleaban en tiempos de Jesús para contar los años, para lo cual me basaré en un artículo de mi admirado Cecil Adams, alma mater de la famosa web Straight Dope, a la que tantas veces he mencionado en este blog.

Antes un poco más de historia. Lo cierto es que la nomenclatura AD (Anno Domini, en latín ‘año del señor’) no solo NO comenzó a emplearse en tiempos de Cristo, sino que de hecho empezó a usarse en el año 525 AD gracias a la labor del monje y matemático Dionisio. Básicamente, la gente le pidió que aclarase un poco el calendario para poder calcular con exactitud cuándo comenzaba la semana santa. Lo más curioso es que el calendario de Dionisio era cualquier cosa excepto exacto, ya que de hecho conducía a un contrasentido en su inicio, ya que según él, Cristo habría nacido en el año 4 antes de Cristo (WTF!). Aunque ya sabemos que el mejor escribano echa un borrón.

El método cristiano AD comenzó aplicarse mucho tiempo después de la propuesta de Dionisio, de hecho los propios papas católicos no comenzaron a usarlo de forma rutinaria hasta el siglo X, y los griegos todavía tardaron cuatro siglos más en adoptarlo. Pero vamos al grano. Está claro que en tiempos de Jesús, la gente no decía: “Oh si, este barbas que va con su grupito de amigos pescadores es el hijo de Dios, vamos a empezar a usar su nacimiento como referencia para el año 0″. ¿Pero entonces qué método se empleaba en aquellos tiempos para referirse a los años pasados y por venir? Por lo que puedo leer, los romanos empleaban por aquel entonces otra referencia temporal importante, la del año de la fundación de la ciudad de Rómulo y Remo (“anno urbis conditae” o AUC para abreviar), de modo que se da la circunstancia que Cristo nació alrededor del año 750 AUC.

También se usaron métodos más extraños. Por ejemplo, se sabe que en el siglo IV los romanos adoptaron un sistema (probablemente llegado de Egipto) llamado indicción, que estuvo en uso hasta la edad media. Se trataba de un ciclo rotatorio de 15 años, que una vez finalizado, volvía a iniciarse en el año 1 (el cero es un invento posterior que le debemos a los árabes). Debía de ser todo un lío para aquellos que tenían la fortuna de vivir varios períodos de indicción, algo a lo que la esperanza de vida de la época no ayudaba, pero al menos como dice Adams con su habitual retranca, hizo que la gente no se preocupara mucho con la nostalgia por los sesenta.

PD. Si este año no te han regalado calendario, busca entre los viejos. Si tienes uno atrasado de 2009, 1998, 1987 o 1981 también podrás reutilizarlo. (Me enteré gracias a WhenCanIReuseThisCalendar). Haz la prueba con el de 1925 que aparece en la foto.

Vapear, incluso compuestos sin nicotina, también es perjudicial

Cigarrillos electrónicos para vapear
¿Abandonaste el tabaco tradicional por el “vapeo”? Tenemos malas noticias para ti. Según un estudio recientemente publicado en PLOS One, el vapor de estos cigarrillos puede provocar inflamaciones sustanciales en los pulmones. El citado estudio se basa en pruebas con ratones, y por lo que puedo leer los roedores que participaron en el experimento (y que fueron expuestos al humo de estos dispositivos durante dos semanas) se mostraron más susceptibles a sufrir infecciones por bacterias y virus, tales como el estreptococo y el virus de la gripe.

Los niveles de nicotina medidos en la sangre de los roedores eran, por otro lado, similares a los que se ven en personas que fuman, tanto tabaco como cigarrillos electrónicos. Pero es que además, los vapores de los e-cigarrillos: “produjeron efectos leves en los pulmones, incluyendo inflamaciones y daños proteínicos”, tal y como comenta Thomas Sussan, de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopking, autor principal del estudio.

La causa de dicha inflamación podía ser la inhalación de radicales libres (fragmentos moleculares biológicamente nocivos). El grupo de Sussan encontró que cada bocanada de vapor contiene 700 mil millones de radicales libres, que en última instancia desencadenan “un aumento significativo en el estrés oxidativo”.

Después de dos semanas vapeando, se expuso a algunos ratones a las bacterias Streptococcus o al virus de la gripe. En comparación con los ratones que no vapearon, los roedores del experimento se mostraron mucho menos capaces de resistir la infección. Muchos enfermaron, y algunos incluso murieron a causa de la gripe. En cambio, ninguno de los ratones que habían estado respirando aire limpio murió a causa de su exposición a la gripe.

El grupo de Sussan cree que el impacto del vapeo podría tener su origen en la nicotina. Sin embargo, el disolvente líquido utilizado para suministrar nicotina en cada bocanada del cigarrillo electrónico también puede ser tóxico para los pulmones. De este modo, los autores del trabajo concluyen que incluso aunque estés vapeando compuestos libres de nicotina, el uso del cigarrillo electrónico podría resultar perjudicial.

Lo dicho, vapear tampoco le sienta bien a tus pulmones. ¡Lo sentimos! (Crueldad innecesaria de ex-fumador, lo reconozco).

Me he enterado leyendo Science News.

Ratzilla, el roedor extinto que mordía como un cocodrilo

Ratzilla por James Gurney
¿Te dan aprensión las ratas? Pues estás de suerte, vives en una época en la que el tamaño de los roedores es realmente llevadero. Si hubieses vivido en al norte de Sudamérica hace 3 millones de años podrías haberte topado con roedores inmensos, del tamaño de un bisonte, cuyos incisivos tendrían un grosor mayor que el de tu dedo pulgar. Un nuevo estudio parece indicar que este roedor le daba a sus incisivos un uso similar al que los elefantes modernos le dan a sus colmillos.

Por lo que puedo leer, únicamente se ha encontrado un cráneo de este enorme roedor, y medía 53 centímetros de largo. Descrito hace una década y bautizado como Josephoartigasia monesi, los restos de esta criatura suponen el mayor fósil de roedor hallado hasta la fecha, e indican que podría haber llegado a pesar una tonelada.

Ahora, los investigadores han empleado un software sofisticado (el mismo que se emplea para analizár el estrés que afecta a los componentes de un avión) para estimar la fuerza de la mordida que esta bestia podría haber generado cuando masticaba.

Primero, emplearon un escáner de tomografía computerizada para crear un modelo detallado del cráneo fosilizado, luego añadieron un modelo de mandíbula inferior basada en la de la chinchilla, pero escalada al tamaño del fósil del J monesi. ¿El resultado? La fuerza de mordida del roedor gigante, o Ratzilla como ya la llaman algunos, sería de 4.165 newtons, es decir tres veces más potente que la estimada para un tigre o un cocodrilo de tamaño medio.

Si hubieramos podido medir la fuerza de la mordia en los extremos de los incisivos, siempre crecientes, probablemente el resultado habría sido solo de 1400 newtons. Sin embargo, por razones inexplicables, los investigadores creen que esos dientes son aparentemente capaces de resistir tres veces esa fuerza, señal de que eran empleados para algo más que roer. En opinión de los autores de la simulación, este megaroedor podría haber usado sus dientes frontales para excavar en busca de raices, para defenderse de los depredadores o incluso en luchas territoriales por las hembras, tal y como hacen los elefantes hoy en día.

Análisis futuros de los micropatrones hallados en la dentadura del ejemplar podrían aportar más información sobre los hábitos dietarios de Ratzilla.

Los resultados de la simulación acaban de publicarse en la revista Journal of Anatomy.

Me enteré leyendo Science.

La Casa Blanca apoya a la NASA para que viaje a Europa

Europa
La solicitud de fondos de la Casa Blanca para la NASA en 2016 es de 18.500 millones de dólares, y una gran parte de ese “dulce” dinero a invertir en el espacio, irá a parar a la financiación de una misión “al destino dentro del sistema solar con más probabilidades de albergar vida en la actualidad“: la luna helada de Júpiter, Europa.

El presupuesto solicita 30 millones de dólares para la misión a Europa, lo que indica que la Casa Blanca respalda el plan de la NASA de dedicar más tiempo a la exploración de los planetas exteriores de nuestro sistema solar. Este dinero se destinará a “la formulación de proyectos” para Europa, una misión que se lanzará a mediados de la década de 2020. Por supuesto, el Congreso aún tiene que aprobar el presupuesto final, pero eso no tiene por que ser forzosamente un impedimento. Si nos fijamos, de hecho para este año (2015) la Casa Blanca solicitó 15 millones de dólares para Europa, y el Congreso les dio mucho más, unos 100 millones.

La NASA cree que la luna “puede tener materia orgánica en su superficie” y tratará de explorar el océano líquido potencial que (según todo parece indicar) existe bajo su superficie.

La petición de presupuestos indica lo siquiente:

Europa, la luna de Júpiter, es uno de los lugares con mayor probabilidad para encontrar vida actual más allá de nuestra Tierra. Durante más de 15 años la NASA ha desarrollado conceptos destinados a explorar Europa y a determinar si es habitable en base a las características de sus vastos océanos (dos veces el tamaño de todos los océanos de la Tierra combinados), la interfaz entre la superficie del hielo y la del océano, la composición química de las intrigantes e irregulares áreas de color marrón de su superficie, y la actividad geológica que se da en el presente y que podría suministrar energía al sistema.

Por lo que puedo leer, para la misión se han centrado en un concepto basado en “sobrevuelos“. Es decir, enviarán una sonda similar a Cassini, accionada por energía solar, que de pasadas constantes sobre Europa. Puede parecer poco espectacular (todos soñamos con sondas que aterricen sobre el hielo de esta luna, e intenten abirse paso hacia el océano) pero obviamente la ciencia avanza a base de grandes “pequeños” pasos.

Los aficionados a la astrobiología como yo estamos pues de enhorabuena. Tal vez para el 2025, podamos contar con una nave que estudie a Europa desde una distancia corta mientras envía regularmente a la Tierra datos valiosísimos sobre esta fascinante luna. ¡Aún no se ha comenzado a construir y yo ya estoy deseando que la lancen!

Me enteré leyendo Space.com.

En el ojo del huracán

Ojo del ciclón Bansi iluminado por un rayo
Las altas atalayas son lugares proclives para la toma de fotos espectaculares, y pocos lugares elevados ofrecen vistas más espectaculares que la Estación Espacial Internacional (EEI). La imagen que veis sobre estas líneas, tomada por la astronauta italiana de la ESA Samamtha Cristoforetti el pasado 12 de enero de 2015 es una muestra impagable. La espectacular vista recoge la actividad de una tormenta impresionante: el ciclón Bansi, con tan buena suerte (para la fotógrafa) que su ojo aparece iluminado por obra y gracia de un oportuno rayo. (Podéis hacer clic sobre la imagen para verla a mayor resolución).

En el momento en que Cristoforreti tomó la foto, la EEI pasaba al este de Madagascar y el ciclón se encontraba azotando el sur del Océano Pacífico. La imagen capta así mismo a través del ojo del ciclón una porción de mar azul, aparentemente tranquila y ajena al caos que se producía a su alrededor. Aunque puede parecer pequeña, el área que vemos a través del ojo de la tormenta mide entre 32 y 64 kilómetros de diametro. La zona en la que se produce el rayo, llamada “pared del ojo“, es un anillo formado por elevadas nubes de tormenta eléctrica.

Antes de que se tomara esta foto, el ciclón Bansi era solo un disturbio tropical, es decir un grupo de lloviznas y tormentas eléctricas. Sin embargo la condiciones en la región eran idóneas para la formación de un ciclón. El agua del mar estaba caliente, el aire estaba húmedo, los vientos creaban turbulencias y la presión del aire variaba enormente con la altitud.

Los ciclones son el mismo fenómeno que los huracanes y los tifones, a estas tormentas se les llama de una manera u otra en función a la cuenca oceánica en la que se dan. A medida que crecían los vientos el disturbio tropical se fue organizando poco a poco, y el pasado 11 de enero alcanzó el estatus de ciclón tropical, con vientos que alcanzaron los 185 kilómetros por hora. En el momento de la foto, la tormenta estaba creando olas monstruosas de hasta 40 metros alrededor de su ojo. Sin embargo, si estuvieras navegando justo en ese punto, todo estaría extrañamente calmado, con cielos casi despejados y práctica total ausencia de vientos y lluvia.

Me enteré leyendo LiveScience.
Crédito imagen: Samantha Christoforreti, NASA.

La mortal hermosura del interior de un coágulo sanguíneo

Paisaje del interior de un coágulo de sangre II

Fraser MacRae, graduado en Medicina por la Universidad de Leeds (Reino Unido), y actual técnico en investigación en el mismo centro educativo, es el autor del paisaje surrealista del interior de un coágulo sanguíneo que podéis ver sobre estas líneas. Creada con la ayuda de un microscopio electrónico de barrido, la imagen de MacRae (en realidad un primer plano llevado al extremo) acaba de ganar el premio del jurado en el concurso de fotografía que organiza anualmente la Fundación Cardíaca Británica. Por si no lo sabéis, los coágulos son los principales causantes de los infartos y apoplejías (derrames cerebrales).

A primera vista, la imagen podría confundirse fácilmente con un arrecife de coral submarino aunque en realidad es, como ya he comentado, el interior de un monstruo que puede causar estragos en nuestras arterias. La masa gruesa de color gris (blanco y negro) es el verdadero coágulo, y sobre él podemos ver un conjunto de diversas células (coloreadas después para su resalte) atrapadas por este. Las células que aparecen en color rojo son eritrocitos (glóbulos rojos), las de color turquesa son plaquetas, y en púrpura, azul, verde y amarillo se aprecian diversos tipos de leucocitos (glóbulos blancos).

Los coágulos sanguíneos son masas que se presentan cuando la sangre se endurece pasando de líquida a sólida. Uno de sus “aliados” más conocidos es el colesterol, ya que cuando se acumula en el interior de una arteria puede reducir, e incluso detener, la circulación, facilitando la formación de coágulos.

A pesar de que la imagen ganó el premio por su belleza, visualizar el interior de los coágulos sanguíneos puede ayudar a entender por qué los que afectan a personas que padecen enfermedades cardíacas muestran estructuras poco usuales y más difíciles de disolver.

Me enteré visitando New Scientist.

Cómo saltar de un coche en marcha y sobrevivir

Nunca lo había pensado, pero se podría decir que los especialistas de cine en realidad son expertos en física práctica. Yo no intentaría hacer las cosas que ellos realizan ante las cámaras ni aunque me pagasen el sueldo de Cristiano Ronaldo, pero lo cierto es que algunos consejos pueden llegar a ser útiles si algún día – dios no lo quiera – uno se ve forzado a tomar una decisión temeraria para salvar la vida. ¿Por ejemplo? Saltar de un coche en marcha y sin frenos que se dirige hacia el abismo.

El consejo nos lo da Adam Kirley, un experimentado especialista cinematográfico que ha doblado entre otros a Daniel Craig en su papel de James Bond para el film “Casino Royale”. Lo dicho, espero que nunca llegues a necesitar este mini curso de física aplicada sobre disipación de la energía, per ahí te va igualmente por si las moscas:

Tienes que salir dándole la espalda al sentido en el que viajas. Salta sobre tu hombro derecho (recuerda, estás en el lado del conductor) lo más cerca posible del suelo y rueda sobre tu hombro izquierdo. Una vez que llegues al suelo, cuanto más tiempo pases rodando sobre la mayor área posible de tu cuerpo, mejor te irá. La clave es dispersar la energía sobre el área de superficie y el tiempo. Una vez que estés girando y rodando, habrá una gran cantidad de fuerza centrífuga de modo que trata de mantener tu cuerpo en tensión, evita que se te agiten las extremidades, y déjate rodar.

Si ya se, en teoría parece fácil, pero a la hora de la verdad el tortazo puede ser épico. No obstante, como en casi todo, una imagen vale más que mil palabras, así que tomo prestado este vídeo del especialista patrio, Javi Cornelio Stunt, para que memoricéis la técnica.

Me enteré leyendo Neatorama.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr