Si la vida te da un ‘bocao’ tu tira p’alante

halibut
Lo que le sucedió al pescador Edward Grant ayer domingo es digno de contarse. Se encontraba disfrutando de su afición en Raritan Bay (entre los estados de Nueva York y Nueva Jersey) cuando sacó del agua el pez que podéis ver en la foto.

¿Cómo es que tiene esa forma? Pues todo parece indicar que un pez más grande (posiblemente un tiburón o una anjova) le arrancó de un mordisco un buen pedazo de la parte inferior de su aplanado cuerpo. De algún modo el pez logró sobrevivir a este encontronazo, sus heridas cicatrizaron, y continuó “vivito y coleando” hasta el encuentro con Grant.

El pescador quedó en shock al contemplar el aspecto del pez que acababa de capturar. Y pensó que si este pez de más de 45 cms de largo había sobrevivido a algo así, no merecía acabar en la cazuela, por lo que acabó devolviéndolo al agua vivo.

El pez en cuestión es un falso halibut del Canadá (Paralichthys dentatus) un pariente norteamericano de la platija, y como vemos un auténtico superviviente. Obviamente el “bocado” no debió afectarle a ningún órgano esencial.

Me pregunto cuales serán las probabilidades de sobrevivir a un bocado así, y a las manos de un pescador, para cualquier pez del océano. ¿Algún matemático en la sala?

Me enteré leyendo Arbroath.

¿Caimán folclórico? ¿Mariposas suicidas?

Caimán mariposas
La impresionante imagen que veis sobre estas líneas, acaba de lograr para el fotógrafo Mark Cowan una mención especial del jurado, en la competición fotográfica que cada año organiza la Royal Society. La imagen, se llama simplemente “mariposas y caimán”, y fue tomada por el autor durante una expedición al Amazonas organizada por la Universidad de Michigan.

Por cierto que el tema no es nuevo en este blog. En 2014 ya publiqué un vídeo en el que una abeja y una mariposa bebiendo las lágrimas de un caimán de anteojos. En aquel post os comentaba que probablemente los insectos realicen esta libación para obtener sales y proteínas, escasas en los trópicos.

Lo curioso de la imagen tomada por Cowan es el numeroso agrupamiento de mariposas, las cuales parecen esperar su turno para beber las sales oculares del reptil ordenadamente.
tortuga
Por cierto, si quieres optar a un galardón fotográfico en naturaleza no olvides esta temática, parece que las mariposas posadas sobre la cabeza de un reptil aseguran un premio casi seguro, porque en 2014 otra foto similar (aunque en aquel caso cambiando el caimán por una tortuga) se llevó el máximo premio organizado por Wikimedia Commons.

Me enteré leyendo Petapixel.

Recuerda: en inglés, el orden de los adjetivos cuenta

extraña gramática inglesa
Leo y comprendo el inglés escrito sin ninguna dificultad desde hace décadas (escribirlo y hablarlo ya es otra cosa) y sin embargo acabo de descubrir que hay una regla que los propios anglosajones parecen emplear “inconscientemente” y que aprenden con el uso del idioma, sin que al parecer sean capaces de definir la propia norma: los adjetivos deben seguir un orden.

Puedes poner todos los adjetivos que quieras antes del nombre, pero unos deben ir antes que otros. El orden es así: opinión, tamaño, edad, forma, color, origen, material, y propósito (seguido del nombre).

Por tanto uno puede tener una navaja “preciosa, pequeña, antigua, rectangular, verde, francesa, de plata y (empleada) para tallar” – en inglés: “lovely little old rectangular green French silver whittling knife”, pero si cambias el orden de algún adjetivo a un anglosajón auténtico la frase le rechinará.

En cambio, es bastante probable que un estudiante extranjero de lengua inglesa coloque esos adjetivos como le vengan en gana, lo cual delatará su origen. ¿Lo sabíais?

Lo más curioso por tanto es que algunas frases que a nosotros nos pueden parecer completamente normales en inglés: “los dragones verdes y enormes” (“green great dragons“) no son correctas, ya que el tamaño va siempre antes del color. Recuérdalo la próxima vez que quieras impresionar a tu profe de inglés del insti.

Me enteré leyendo Neatorama.

Al-Razi, o como usar el sentido común para ubicar un hospital

rhazes-islamic-scholar,1153939
El sabio persa del siglo IX Al-Razi, (Muhammad ibn Zakariya al-Razi) destacó prácticamente en todas las áreas del conocimiento de su época, bien fuera poesía, medicina, filosofía, física, e incluso química (entonces alquimia), ya que a este gran pensador del Islam le debemos el descubrimiento del ácido sulfúrico.

Rhazes, como también es conocido en occidente, fue además el primer médico que diferenció claramente dos enfermedades infecciosas que solían considerarse la misma: la viruela y el sarampión. Además, preparó lo que ahora se llama yeso de paris, un compuesto de sulfato de calcio que se utiliza para formar moldes para mantener los huesos fracturados en su lugar.

Puede que el método científico no estuviese ni siquiera en ciernes en la Bagdad en la que él vivió, pero cuando movido por su gran prestigio, consiguió que las autoridades le permitieron establecer un hospital en la ciudad, empleó un sentido común fuera de lo normal para elegir el mejor emplazamiento.

Lo que hizo fue colocar varios trozos de carne en otros tantos lugares candidatos a albergar el sanatorio. Finalmente eligió la localización donde la carne se mantuvo fresca durante más tiempo.

Conviene recordar que también ha habido invenciones originales del área islámica que cambiaron nuestro mundo, y que de hecho en tiempos de Al-Razi o del gran médico Avicena (en quien por cierto se inspira Noah Gordon en su famosa novela “El Médico”), el saber de los occidentales estaba absolutamente en pañales en comparación.

Lléneme este globito que lo necesito para el copómetro

Borrachómetro
Todos los que conducimos terminamos por encontrarnos algún día frente a un control de alcoholemia. Se sopla por esa especie de melódica sin teclas, y la pantallita nos devuelve el 0.0 (recuerda: si bebes no conduzcas). Pero ¿sabes qué hacían los agentes de policía en EE.UU. antes de que se inventara el alcoholímetro? Te hacían soplar en un globo.

El globito en cuestión formaba parte de un dispositivo llamado Harger Drunkometer, lo cual podríamos traducir como el “copómetro de Harger” (siendo copómetro = contador de copas), ya que su creador fue un bioquímico estadounidense llamado Rolla Neil Harger.

Inventado en 1931 tras el fin de la famosa ley seca en los Estados Unidos, el aparatito de marras obligaba a la policía a cargar con el globito, inflado por el presunto infractor, hasta que se llegaba a la comisaría y se descargaba su contenido a través de una cánula que hacía pasar el aire expirado a través del “copómetro” (véase foto).

Su creador, Rolla N. Harger, tuvo que esperar hasta 1936 (año en que se aprobó su patente) para ver a su dispositivo funcionando en las comisarías de policía. Gracias a su invento, la ley pudo por fin contar con una prueba física de la embriaguez de los conductores, sin necesidad de pasar por una clínica médica.

Por lo que puedo leer, la máquina no daba el contenido en alcohol del aire que se suministraba, sino que simplemente devolvía un código de color según la mayor o menor reacción del contenido del globo con una solución química. A partir de tantas copas, es decir de un color concreto, se consideraba que el conductor se había pasado. Y es que tras la famosa prohibición en los Estados Unidos y sus nefastos efectos (para casi todos menos para Al Capone, que hizo una fortuna) lo que la ley pretendía con este aparato no era convencer a la gente de que dejase de beber, sino simplemente marcar qué cantidad de bebida estaba bien.

El copómetro de Harger se mantuvo en las comisarías hasta la década de 1950, cuando llegó al mercado el alcoholímetro.

Me enteré leyendo Wikipedia, la imagen la encontré en Wikimedia.

Así te la meten doblada con las fotos del ‘antes’ y del ‘después’

antes y despues
Nunca he sido un fanático del gimnasio, y mucho menos del culturismo. Se necesita una alta dosis de narcisismo y – probablemente – de sacrificio que a mi me falta. ¡Por no hablar de esas dietas imposibles, ricas en proteínas y suplementos de dudosa procedencia!

En fin, el caso es que a pesar de todo esto, los anuncios de estos productos milagros (que acostumbran a venir ilustrados con la típica foto del “antes” y del “después” de su ingesta) suelen llamar mi atención. Más que nada porque siempre he creído que usaban a personas diferentes… ¡pero no!

En Petapixel he visto un vídeo del fotógrafo Rich Schaff, en el que desgrana los secretos de la manipulación de imágenes que realiza la industria de los suplementos alimenticios. En ocasiones las fotos del “antes” y el “después” pueden realizársela al modelo a lo largo de la misma jornada laboral.

¿El secreto? Un poco de juego de iluminación, la colaboración expresiva del modelo (que parece morirse siempre en la primera foto y acabar de ganar la loto en la segunda), algo de aceite, te depilo esto que sobra, te dibujo unos abdominales con software sobre esa grasilla, te estrecho la cintura con Photoshop y arreglado. Si no lo creéis ved la foto que abre este mismo post.

Moraleja: Tras ver el vídeo, fíate de un fofisano como yo y no le hagas ni caso a ese tipo de anuncios. Para bajar de peso solo hay una ecuación posible: abrir la boquita un poco menos (me refiero a comer) y mover el culo un poco más.

Me enteré leyendo Petapixel.

Continúa la plaga Pokemon


Estas vacaciones he observado a miles de niños y adolescentes perseguir Pokemons por las playas y calles de todo el país con su móvil pegado al careto. La plaga al parecer ha llegado a la casa de esta pobre anciana holandesa, quien no ha podido evitar salirse de sus cabales y emprenderla a golpes con estas criaturas armada de un matamoscas. Es cuestión de tiempo que los magufos comiencen a publicitar en sus consultas esotéricas, un servicio purificador mata-pokemon para exorcizar gimnasios. ¡Lo he visto claro en cuanto visualicé el vídeo de esta aturdida jubilada! XD

Por cierto, que el vídeo lo encontré en Tastefullyoffensive, donde informan que se trata de un comercial holandés de una compañía de seguros. Apuesto a que entre las novedosas coberturas de la póliza que ofrecen, se incluirá la desparasitación de criaturas digitales, la castración de unicornios en celo y probablemente hasta la limpieza espiritual de perfiles del Facebook. ¡Pa habernos matao!

El hombre que aprendió las normas de su deporte el día que ganó los juegos olímpicos

robert garrett
Estamos en plenos juegos olímpicos, así no he podido resistirme a tocar el tema aunque desde un punto de vista completamente inusual: el histórico. Retrotraigámonos a los primeros juegos olímpicos de la historia moderna, es decir a Atenas 1896. La idea de una competición multideportiva internacional estaba tan en pañales que no existían comités organizadores en las pocas naciones que se animaron a participar. Bastaba con que un atleta se trasladase hasta la ciudad que organizaba el evento, presentase su pasaporte y se inscribiese, para estar dentro. Algunos de hecho, ni siquiera tenían claras las especificaciones del deporte en el que se inscribían, que fue lo que le pasó a nuestro protagonista del día, el estadounidense Robert Garrett.

A este buen hombre (véase foto superior) le seducía participar en la competicón de lanzamiento de disco, aunque no tenía ni idea de cómo debía ser el artilugio en cuestión. Lejos de desanimarse, se presentó a un herrero local con un libro basado en antiguos manuscritos griegos para que le fabricase un buen disco con el que entrenar. Así fue como aquel herrero le fabricó un “pedazo” de disco de 30 centímetros de diámetro y 14 kilos de peso. Con aquel “momotreto inlanzable” Garret entrenó en su hogar antes de partir para Atenas.

Podemos imaginar la cara de sorpresa cuando el yanki llegó a la antigua cuna del olimpismo y se encontró a unos atletas griegos practicando el lanzamiento con el disco homologado. Ver aquel ligero artilugio debió de devolverle a la realidad de golpe, imaginamos que arrepintiéndose de su brillante idea de visitar a un herrero. En fin, sea como sea, Garrett se apuntó a la competición y aprendió la técnica del giro sobre la marcha. ¡Ya que estaba allí, por qué no intentarlo!

Los dos primeros lanzamientos fueron un desastre. El disco acabó boca abajo a corta distancia de Garrett y en la dirección equivocada, de hecho una de las veces estuvo a punto de golpear al público. Sin embargo con el tercer y último lanzamiento sucedió lo impensable. Acostumbrado a entrenar con una mole de 14 kilos, el disco homologado (que sólo pesa dos kilos) debió parecerle un frisbee de playa cuando salió disparado – esta vez si – en la dirección correcta. ¿Resultado? Garrett ganó la competición.

Años más tarde, otro de los atletas estadounidenses participantes en aquellos juegos recordó esta victoria inesperada afirmando: “creo que nadie se sorprendió más con aquel lanzamiento que el propio Robert Garrett”.

En fin. ¡Aquellos si que eran tiempos interesantes para el deporte!

Me enteré leyendo un divertidísimo artículo en Presurfer que recoge 10 historias extraordinarimente raras de aquellas primeras olimpiadas de finales del siglo XIX.

Heces de 2000 años muestran como se extendieron las enfermedades infecciosas a través de la ruta de la seda

Palos de higiene
Los anglosajones suelen usar una expresión para referirse a la importancia de la experiencia propia a la hora de juzgar cualquier cosa. Ellos dicen The proof of the pudding (is in the eating). Bien, pues parece que las pruebas no siempre están en lo que comemos, sino que a veces están en lo que defecamos. Esto es lo que ha pasado en el oeste de China, donde los científicos han encontrado parásitos intestinales fosilizados en excrementos humanos de 2000 años de edad.

Este escatológico dato, ha resultado ser la primera evidencia de que las enfermedades infecciosas se extendieron a lo largo de la ruta de la seda

Preservada por las paredes de piedra y el clima árido de la letrina en la que se encontraron, las heces se depositaron el “palos de higiene” como el de la foto. Estos precursores del papel higiénico, consistían en palos de bambú con tiras de tela atados, y como podéis imaginar se usaban para limpiar las regiones inferiores.
Los palos, se extrajeron en 1992 de una excavación arqueológica realizada en una letrina situada en una estación de relevo, un lugar donde probablemente los viajeros dormían y comían. Tras su hallazgo se mantuvieron olvidados en los archivos de un museo, pero su suerte cambió recientemente.

Tanto los palos como sus “guarniciones”, fueron transportados a la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, donde los investigadores examinaron las heces a través de microscopios. Los científicos descubrieron en ellos huevos de cuatro parásitos diferentes, incluyendo el de la duela hepática china, un gusano plano chino endémico de zonas pantanosas. Las personas contraen este parásito por el consumo de peces infectados.

Debido a que los palos se encontraron en el borde oriental del desierto de Taklamakan (seco y árido incluso en aquellos tiempos) los científicos concluyeron que el parásito debió haber sido recogido en las tierras pantanosas de lo que hoy es la provincia de Guangdong, a una distancia de alrededor de 2000 kilómetros.

Los resultados, publicados el pasado 22 de julio en la revista Journal of Archaeological Science sugieren dos cosas: que las enfermedades infecciosas se transportaron y extendieron a lo largo de la ruta de la seda, y que aquellos viajeros cargaban con muchas más cosas aparte del valioso tejido.

Me enteré leyendo Science.

Por fin un trabajo a la medida de un Ni-Ni (Pokemon Go)

Profesora Pokemon Go
La locura con el videojuego para móviles basado en realidad aumentada Pokemon Go sigue creciendo. Por si no pasásemos ya demasiado tiempo mirando a la pantallita de nuestro smartphone, este juego ahora hará que mucha gente deje de mirar lo que tiene alrededor directamente con sus ojos, para hacerlo a través de una pantalla que le transporta a un mundo virtual plagado de criaturas ridículas, con nombres aún más ridículos. Es cuestión de tiempo que los dentistas vean aumentar sus beneficios exponencialmente, y todo por culpa de las farolas que se comerán los jóvenes por no mirar para donde deben.

Mi propio hijo, de 9 años, sabe perfectamente que le toca esperar hasta finales de mes para poder bajarse la dichosa aplicación en su tablet iOS, ya que hasta ahora solo se descarga en plataforma Android. Él, que es igual que su padre pero a pequeña escala (grande y torpe) verá entonces su integridad física puesta en peligro, aunque no todo son malas noticias. En mi opinión, la aplicación de moda estimula la caminata, ya que al parecer los Pokemon se ocultan en lugares diferentes, entre los que se incluyen museos y bibliotecas. ¿Será esta la forma de que miles de Ni-Nis se animen a entrar a lugares productivos, aunque ni lo perciban?

Es más, vaticino que es probable que gracias a este juego muchos Ni-Nis encuentren por primera vez un trabajo estimulante, siempre que haya alguien con dinero lo bastante vago y estúpido (que los habrá) dispuesto a pagar a un Entrenador Pokemon. ¡No! No me lo estoy inventando, en Estados Unidos ya hay quien ha visto el negocio en ciernes. La chica de la foto de arriba, sin duda toda una emprendedora de 24 años llamada Alicia Thomas (a juzgar por el anuncio que puso en Craiglist Nueva York), alquila su tiempo a la nada desdeñable cifra de 20 dólares la hora, para que tu le dejes tu móvil (o al menos las credenciales de tu cuenta en Pokemon Go) y darse paseítos con él por la ciudad capturando a todas las criaturas digitales que se crucen en su camino, mientras tu trabajas, acudes a clase, o te quedas en casa echando la siesta.

En el anuncio la chica dice que trabaja a turnos, entre 1 y 4 horas máximo, que está en buena forma y no se cansa caminando, además “te ayudará a incubar los huevos de Pokemon” y te enviará informes cada hora con la lista de sus nuevos rehenes digitales. Alicia recorrer la Gran Manzana equipada con iPhone, tablets, cargadores varios y además es toda una experta que ya se encuentra en nivel 15 del juego. ¡Lo que se dice toda una profesional!

No se si morirme de la risa o admirar la visión de negocio que esta jovencita demuestra tener. ¿Será Pokemon Go el principio del fin de los Ni-Nis? ¿Acabarán los tanatorios llenos de cadáveres de adolescentes atropellados por autobuses, camiones y demás vehículos del mundo real? Interesantes y aterradoras preguntas que por el momento siguen sin respuesta…

PD. La repercusión de su anuncio en blogs de medio mundo ha sido tal, que el anuncio ha desaparecido.

Me enteré leyendo Neatorama.

Patrocinadores

Twitter

  • No public twitter messages

Flickr

  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr
  • Una foto de Flickr